Corsair Vengeance K90

Cualquier buen aficionado a este mundo del Hardware conoce al fabricante Corsair, y es que desde hace bastante tiempo entraron con fuerza en el mercado gracias a, sobre todo, sus memorias RAM. No obstante la compañía ha crecido casi exponencialmente en los últimos años gracias a que no se estancaron en ese mercado, lanzando cajas de PC de gran calidad y sistemas de refrigeración para el procesador (destacando su serie Hydro, sistemas de refrigeración líquida todo en uno que no necesitan mantenimiento). No obstante Corsair no es que sea corto de miras precisamente, y también se ha metido de lleno en el mercado de periféricos, lanzando al mercado productos de gran calidad entre los que se incluyen sus teclados bajo la gama Vengeance.

Además de por la gran calidad de sus productos, Corsair destaca por un excelente servicio post venta, el cual trabaja sin intermediarios. Si tuviéramos algún problema con cualquier producto Corsair, la garantía y el soporte técnico nos lo facilitaría directamente el fabricante, sin tener que pasar por la tienda donde hubiéramos comprado su producto.

En este caso vamos a analizar el teclado gamer Corsair Vengeace K90, el actual tope de gama que ofrece Corsair en cuanto a teclados se refiere, así que podemos esperar que como mínimo sea un producto de calidad, como es habitual en Corsair.

 CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

El Corsair Vengeance K90 supone el actual teclado gamer tope de gama de Corsair, así que podemos esperarnos un buen producto. Para empezar, dispone de las famosas teclas de tipo mecánico Cherry MX Red, o lo que es lo mismo, los interruptores mas famosos del mercado por su precisión y durabilidad, ahí es nada. También se incluyen 18 teclas G completamente personalizables, podemos poner macros o funciones especiales, hasta un total de 54 funciones.

Siendo un teclado gamer no puede faltar la función anti-ghosting y en este caso de nada más y nada menos que de 20 teclas, por lo que simultáneamente se puede pulsar ese número de teclas sin que haya ningún problema, además tiene un tiempo de respuesta de tan solo 1ms.

A diferencia de otros teclados, el Vengeance K90 está fabricado en aluminio cepillado, nada de plástico, esto nos aporta una mayor durabilidad y resistencia, a parte de un mejor acabado. Una de sus características principales es que incluye retroiluminación LED en color azul, en concreto con tres niveles diferentes, además cada tecla tiene su propio LED.

No pueden faltar los controles multimedia para tenerlo todo a mano, además también lleva una tecla muy interesante, y es que permitir bloquear la tecla de inicio de Windows a nuestra voluntad, de este modo evitamos que accidentalmente se pulse y nos fastidie la partida. También incorpora 64KB de memoria interna, por lo que los perfiles que creemos (hasta un total de 50) se guardan directamente en teclado, de modo que podemos usarlo en otro ordenador sin tener que volver a ponerlo a nuestro gusto. Otro aspecto interesante del Vengeance K90 es que lleva un puerto USB incorporado directamente en teclado, lo cual nos aportará comodidad, al igual que su reposamuñecas  que podemos instalar de forma opcional.

Vamos a ver el teclado en profundidad.

ANÁLISIS EXTERNO.

El Corsair Vengeance K90 se nos presenta en una caja de un tamaño considerable donde podemos ver una imagen del teclado a todo color y algunas de sus principales características técnicas, como sus teclas Cherry MX Red, las 18 teclas G programables y la función anti-ghosting.

Tras una ventana de plástico, el teclado asoma tímidamente y también se nos indica que estamos ante un teclado QWERTY y en Español.

En la parte superior tenemos más información, realmente Corsair siempre acostumbra a incluir mucha información en los embalajes de sus productos, y eso es algo positivo.

Tenemos información sobre las 18 teclas G programables.

Los interruptores mecánicos Cherry MX Red.

Y la alusión a los perfiles personalizables y su construcción en aluminio cepillado.

En los laterales de la caja, simplemente se muestra  el modelo de teclado, Vengeance K90.

La parte inferior es bastante interesante, puesto que se incluye información que no viene en la página de Corsair y que conviene mencionar.

En concreto, se nos indica que la presión necesaria para las teclas es de 45 gramos, mientras que el recorrido necesario para que se activen es de 2 milímetros y el máximo de 4 milímetros.

Finalmente y en la parte trasera, volvemos a encontrarnos con más información en varios idiomas y con una imagen del teclado con el reposamuñecas instalado.

Si lo sacamos de la caja ya podemos verlo en detalle. Para protegerlo, Corsair ha incluido un buen embalaje de cartón con una cubierta de plástico para evitar cualquier problema.

Una vez retirada la protección se puede apreciar mejor el teclado, lo primero que me llamó la atención fue su acabado en aluminio, realmente queda genial.

Si levantamos la pieza donde va el teclado, accedemos al compartimento donde nos encontramos con el reposamuñecas y la documentación del teclado.

Lo sacamos todo y lo vamos viendo con detalle.

Guía de instalación y certificado de garantía, en este caso Corsair ofrece dos años de garantía en el Vengeance K90. Por contra y al igual que sucede en otros productos tanto de Corsair como de otras marcas, no hay ningún CD con los controladores, por lo que hay que descargarlos desde su página oficial. Realmente los controladores solo sirven para configurar los perfiles y las teclas personalizables del teclado, puesto que sin ellos funciona perfectamente, incluida la retroluminación y funciones multimedia.

Reposamuñecas adicional, su instalación es muy sencilla.

Y el teclado, vamos a verlo con detalle. A simple vista tiene una pinta realmente estupenda y es bastante grande, pues mide 502 x 163 x 24 milímetros. Quitando las teclas G y las correspondientes a la parte multimedia, es un teclado alfanumérico normal y corriente, no lleva funciones especiales en las teclas F como sí ocurre en otros teclados. No obstante, a las teclas G se les pueden asignar funciones especiales que luego veremos.

A la izquierda tenemos las 18 teclas G programables distribuidas en tres secciones, cada una con seis teclas G. En este caso la retroiluminación usada en las teclas G es de color blanco, luego lo veremos.

Siguiendo hasta la parte superior tenemos cuatro teclas en forma redonda. La primera de ellas llamada MR sirve para iniciar la grabación de una macro, mientras que las M1, M2, y M3 sirven para cargar tres perfiles diferentes de funcionamiento.

Justo en el centro se encuentra el logotipo de Corsair en relieve y en plateado, haciendo juego con el color del teclado.

Siguiendo con nuestro recorrido por la parte superior del Vengeance K90, llegamos a dos botones muy interesantes. El primero de ellos es el encargado de controlar la retroiluminación en color azul, simplemente se pulsa ya se va cambiando el nivel de retroiluminación. El otro es un botón que muchos usuarios gamer agradecerán, pues su función es la de bloquear la tecla de inicio de Windows, de este modo y aunque se pulse accidentalmente no pasará nada de nada, la partida seguirá su curso.

También nos encontramos con los indicadores que mostrarán el estado de las mayúsculas, el bloqueo del teclado numérico y el bloqueo del desplazamiento, luego veremos estos indicadores iluminados en color blanco.

El teclado numérico es convencional, idéntico al que podemos encontrar en cualquier otro teclado y justo encima de él se encuentran los botones multimedia.

Las teclas mutimedia también llevan retroiluminación, obviamente, y tenemos botón de stop, retroceso, play/pause y avance, todos ellos juntos en una misma fila. Encima de ellos está el control de volumen, el cual se basa en un botón de silenciado y una rueda de controla el nivel de volumen.

Un aspecto importante del Vengeance K90, es que sus teclas tienen una elevación considerable respecto a la base del teclado.

Como habéis podido ver, las teclas G no están dentro de la parte en aluminio del teclado, en este caso lo están bajo una superficie de plástico muy resistente. Desconozco los motivos por los cuales Corsair ha decidido hacer así, pero personalmente creo que hubiera quedado mejor que todo el teclado fuese de aluminio, incluyendo la parte donde van las teclas G. También se puede comprobar que las teclas G no están a la misma altura que las demás.

Vamos a quitar una de las teclas, en este caso una del cursor. Nada más hacerlo se puede observar el sistema mecánico Cherry MX Red y el LED individual para cada tecla. Realmente quitar las teclas es muy fácil, simplemente hay que tirar de ella y listo, esto también ayudará a que la limpieza del teclado sea más cómoda.

Justo en la zona donde están los botones para controlar la retroiluminación y el botón de bloqueo de inicio de Windows se encuentra el puerto USB, realmente útil si se trabaja con unidades externas o incluso para conectar un ratón USB.

Detalle de la unión del cable con el teclado y como es habitual en un producto de calidad, el cable está recubierto de tela para garantizar una buena durabilidad. Destacar que el cable es realmente grueso, pero es normal, puesto que en su interior lleva a su vez dos cables, uno para alimentar el teclado y otro para el puerto USB que incorpora.

Destacar que el cable es realmente grueso, pero es normal, puesto que en su interior lleva a su vez dos cables, uno para alimentar el teclado y otro para el puerto USB que incorpora.

Cada conector USB viene chapado en oro y perfectamente identificado para la función que cumplen.

Conector USB para dar soporte al puerto USB incorporado.

Conector USB para alimentar el teclado.

Si la damos la vuelta podemos ver las cuatro patas de goma antideslizante y las dos pestañas que elevan la altura del teclado hasta los 2,4 centímetros.

En detalle.

La colocación del resposamuñecas es muy sencilla, simplemente hay que encajar unos enganches de plástico y apretar dos tornillos, uno a cada lado del teclado.

Y así es como queda el teclado con el reposamuñecas ya puesto.

Vamos a conectarlo a nuestro PC y a comprobar su retroiluminación, simplemente lo conectamos a cualquier puerto USB y listo, funcionará perfectamente. El software de Corsair solo es necesario para configurar las teclas G y administrar los perfiles de funcionamiento, el resto se puede controlar sin instalar nada.

En la siguiente imagen la retroiluminación está al 100% y como se puede apreciar ofrece una buena iluminación. No obstante, donde mejor se aprecia es en vivo, obviamente. El color azul queda realmente bien, bastante elegante junto con el color plateado del aluminio.

La tecla para grabar macros y las de selección de perfiles se iluminan en el mismo color. En este caso siempre están iluminadas con la misma intensidad, pues el ajuste de la retroiluminación solo afecta a las teclas alfanuméricas y multimedia.

Los indicadores que antes hemos mencionado se iluminan en color blanco, hacen buen contraste con el color azul de las demás teclas y quedan bastante bien.

Como hemos dicho antes, las teclas G se iluminan en color blanco, aunque en la fotografía no se aprecia muy bien la diferencia entre colores.

Vamos a ver la diferencia entre los tres niveles de retroiluminación, realmente la diferencia entre ellos es bastante apreciable si vemos el teclado en vivo.

Primer nivel (33%).

Segundo nivel (66%).

Tercer nivel (100%).

Software Corsair Vengeance.

Para acceder a todas las opciones de personalización y configuración del teclado, es necesario instalar el controlador de Corsair. Para ello simplemente hay que ir a la página oficial y descargarlo, su instalación no tiene ningún misterio, es simplemente seguir los pasos.

En la sección “asignar teclas” lo que podemos hacer es precisamente eso, la verdad es que el programa de Corsair es muy sencillo de usar. Como veis se pueden cambiar las opciones de las teclas G y modificar sus opciones de reproducción para, por ejemplo, una macro que le asignemos.

En opciones avanzadas podemos asignarle una función especial a la tecla G que queramos, como por ejemplo copiar o imprimir entre otras.

En botones avanzados tenemos la opción de asignar más funciones, entra las que destacan bloquear el PC, mostrar el escritorio o la posibilidad de iniciar el programa que queramos.

También es posible modificar el retardo de la tecla G a nuestro antojo, algo que junto con las opciones de reproducción para las macros harán las delicias de los usuarios gamer.

Y finalmente podemos administrar los perfiles de funcionamiento del Vengeance K90, recordad que dispone de 64KB de memoria interna, por lo que directamente los podemos guardar en el propio teclado para así poder usarlos en otro PC sin problemas.

TESTEO.

Pasamos a la parte entretenida del análisis donde hay que poner a prueba a este teclado que por ahora nos está gustando bastante. Hay que decir que lo normal es que exista un periodo de adaptación cuando se instala un nuevo teclado, y en mi caso lo ha habido.

El Vengeance K90 es un teclado completamente distinto al Logitech K120 que venía usando desde hace mucho tiempo, por lo que al principio me costó un poco adaptarme a la separación de las teclas, su elevación y su tacto, que es muy diferente. Tras unos días de adaptación ya estaba bastante más cómodo y la diferencia es muy grande, tanto en comodidad a la hora de escribir como en el propio tacto de las teclas, se nota muchísimo al cambio a un teclado mecánico.

En la práctica es realmente cómodo, pues sus teclas Cherry MX Red son muy precisas. Quizá muchos piensen que todos los teclados son iguales, pues todos hacen lo mismo en realidad, la tecla que pulsas sale en pantalla. Ni mucho menos esto es así y cualquier que haya probado un teclado mecánico lo sabe, el tacto de uno mecánico es infinitamente mejor al de uno tradicional.

La posibilidad de pulsar hasta 20 teclas de forma simultánea está bastante bien, pero realmente es algo que dudo mucho que alguien llegue a usar, aunque desde luego es mejor que tenga esa posibilidad, puesto que otros teclados gamer solo permiten hasta 6 teclas. Su teclas multimedia también están bastante bien, sobre todo la rueda que controla el volumen puesto que es bastante precisa. En cuanto al tema de las teclas programables, cumplen su función perfectamente en los MMORPG, aunque también se pueden usar para aplicaciones profesionales, como por ejemplo para configurar herramientas de edición en Photoshop, algo que para aquellos que lo usen les vendrá de perlas.

Sobre su retroiluminción y a pesar de que lo habéis podido ver en fotografías, realmente donde mejor se ve es en vivo y en directo. No obstante, empleando el nivel dos de retroiluminación ya obtenemos un buen resultado, incluso el nivel tres puede resultar molesto si empleamos el teclado totalmente a oscuras. Realmente y salvo que la luz ambiente sea muy escasa, no veo necesario usar la retroiluminación del teclado, puesto que todas sus teclas se ven perfectamente. Las teclas quizá sea un poco sonoras, pero esto es algo común en los teclados mecánicos Cherry MX, pero al pulsarlas te das cuentas de que estás ante un gran teclado, puesto que ofrece comodidad y seguridad.

CONCLUSIÓN.

El teclado Corsair Vengeance K90 ofrece dos cosas muy importantes, una es rendimiento y la otra es calidad por todas sus partes. Su construcción en aluminio le da un toque elegante y profesional, además de una buena durabilidad y resistencia. Pero como pasa en este mundo, la calidad hay que pagarla y en este caso se paga a 115€ actualmente, no es un teclado barato. Pero, Corsair también ofrece el Vengeance K60, pero no dispone de las teclas programables, aunque es en torno a 15€ más económico.

Si alguien me preguntan si el Vengeance K90 merece la pena, mi respuesta es sí. Vale que son 115€, pero prácticamente tienes un teclado para toda la vida y de calidad, de mucha calidad. Es cierto que para los que no usan el ordenador para jugar o bien para escribir mucho, con un teclado más sencillo es suficiente, pero para los que pasamos muchas horas escribiendo y jugando, merece le pena pagar ese precio extra.

PROS:

-Diseño en aluminio.
-Muy buena calidad.
-18 teclas programables.
-Posibilidad de crear macros.
-Personalizable.
-Puerto USB incorporado.
-Buena retroiluminación.
-Excelente tiempo de respuesta y anti-ghosting.

CONTRAS:

-Es un poco caro.
-Las teclas G podrían ser mecánicas, al igual que las F (F1-F12).

Por todo lo anterior, desde HardZone le vamos a entregar al Corsair Vengeance K90 nuestro premio en la categoría de oro y nuestra recomendación.

Queremos agradecer a Corsair y en especial a Jorge Rodríguez por habernos suministrado el material necesario para la realización de este análisis.

Compártelo. ¡Gracias!