Secretlab TITAN Black, review: silla gaming de gama alta para personas grandes

No cabe duda de que en el mercado actual de sillas gaming, Secretlab es una de las marcas más destacadas tanto por calidad como por innovación. Hace un tiempo, el fabricante lanzó una versión totalmente de color negro de sus dos sillas más emblemáticas, la TITAN y la OMEGA, así que hoy llega la hora de que os presentemos nuestro análisis de la nueva silla gaming Secretlab TITAN Black, diseñada para usuarios de hasta 2 metros de estatura y 130 Kg de peso.

La Secretlab TITAN Black es una silla de grandes dimensiones, diseñada para soportar bastante peso, por lo que además de contar con una estructura de gran calidad como es habitual en este fabricante, en esta ocasión han incorporado algunas características específicas que la hacen todavía mejor, como por ejemplo el hecho de que las ruedas son de 6 cm de diámetro (en lugar de los 4,8 cm habituales, como ya vimos en la Vertagear PL6000), pero sobre todo hay que destacar la inclusión de un sistema de ajuste lumbar (como el que ya vimos en la Noblechairs HERO), algo muy de agradecer y que solo vemos en sillas de gama alta.

Índice

Características técnicas

Como se puede ver en las características técnicas, la TITAN Black de Secretlab tiene unas dimensiones considerables, por lo que usuarios grandes podrán sentarse cómodamente sin que los laterales del respaldo le estén oprimiendo. Está fabricada con gomaespuma de alta densidad en el interior, estructura de acero y cubierta por una capa de 1.5 mm de piel sintética de gran calidad y con bordados.

Una de las características más interesantes de esta silla es la inclusión del soporte lumbar regulable, con una rueda en uno de los laterales del respaldo que nos permitirá ajustar la dureza de la zona lumbar, hecho que hace que el habitual cojín lumbar sea innecesario (motivo por el que esta silla solo incluye cojín cervical).

Por otro lado, hay que destacar las ya mencionadas ruedas sobredimensionadas, pero además hay que mencionar que están cubiertas por una capa de goma PU, de manera que podremos utilizarla sin miedo sobre suelos delicados como parquet o tarima sin dañarlo. Por supuesto, cuenta con una base de aluminio muy resistente e inmune a la corrosión, además del pistón hidráulico de clase 4 de primera calidad.

Finalmente, a destacar que la silla está diseñada, como es lógico, ergonómicamente para que cualquier usuario se sienta a gusto en ella. El respaldo es reclinable, tiene basculante ajustable en dureza, y los ya habituales reposa brazos 4D que permiten subir, bajar, girar, adelantar, retrasar, etc.

Unboxing y análisis externo

Como era de esperar, la silla viene embalada en una caja de cartón duro de grandes dimensiones que, según el paquete, tiene un peso de casi 30 Kg. Por fuera el fabricante ya nos informa de la marca, modelo y consejos de transporte, cuidados al abrir la caja, etc.

Secretlab adjunta un manual de instrucciones plastificado y a todo color en el que nos enseña, paso a paso, a montar tanto esta silla de modelo TITAN como la Omega. Igualmente, se incluye una guía de conservación y limpieza para que la piel sintética nos dure mucho tiempo.

Dentro de una caja interior, también de cartón duro, encontramos casi todos los accesorios. Esto es lo que encontraremos en el interior de dicha caja.

Como podéis observar, el fabricante incluye aquí el pistón de gas, el embellecedor de éste, las cinco ruedas, embellecedores de los anclajes laterales, y las dos palancas de la base, así como un blíster de plástico transparente en cuyo interior tenemos la tornillería y una llave Allen por un lado y destornillador de estrella por otro, todo lo necesario para el ensamblaje de la silla.

En este caso, el fabricante incluye un cojín cervical, pero no el lumbar dado que la propia silla ya incorpora, como decíamos al principio, ajuste lumbar. Este cojín es de terciopelo y tiene el logo de la marca cosido. El interior no es accesible, así que no podemos ver qué tiene por dentro, pero dado que es bastante blando podemos asegurar que no hay espuma (memory foam).

La base de las ruedas tiene como siempre forma de estrella para cinco de éstas. Está fabricada en acero y pintada de negro, con una forma bastante aplanada que, personalmente, me gusta mucho más que los “mazacotes” que solemos ver normalmente.

El soporte multifunción está también fabricado con acero, y pesa mucho, denotando la calidad de construcción del mismo. Tiene cuatro puntos de anclaje para atornillar al asiento, y dos palancas (a las que luego pondremos los embellecedores que vimos en los accesorios), una para bloquear el balanceo, y otra para activar el pistón y modificar la altura de la silla.

Vamos con el respaldo. De grandes dimensiones y construcción muy sólida, es como era de esperar totalmente de color negro. Aquí Secretlab ha sustituido el hilo de color dorado de la versión normal por color negro, e igualmente los hilos de costura son del mismo color. Tiene unos embellecedores en los agarres laterales de terciopelo negro, cambiando así la estética de fibra de carbono que tiene la versión normal por una más sobria y minimalista, si bien sigue teniendo la forma de un asiento de carreras.

En la siguiente galería podéis verlo más de cerca, especialmente los detalles.

Por detrás nos encontramos una superficie lisa de color negro, pero donde no han renunciado a volver a poner cosidos el nombre del modelo y, por supuesto, la marca. Hay unas cremalleras pero que están condenadas, es decir, no tienen el tirador para poder abrirlas y ver el interior de la silla.

Un detalle importante es que, como es habitual, en los laterales nos encontramos los tornillos puestos -pero no muy apretados- que tendremos que quitar antes de montar el respaldo. Esto está muy bien porque de no hacerlo así, podría deformarse durante el transporte y almacenaje de la caja y luego el anclaje del tornillo podría no coincidir con la perforación en la piel. En el lateral derecho tenemos también la rueda que nos permitirá ajustar la zona lumbar.

Vamos al asiento. Con la misma estética y líneas que el respaldo, es también de grandes dimensiones y bastante pesado (solo el asiento debe estar cerca de los 7-8 kilogramos de peso). Los reposa brazos vienen instalados ya de fábrica, así que no tendremos que preocuparnos por ellos.

Muchas cosas que destacar en el asiento, y para empezar el cartel que lo cubre que nos indica que no lo retiremos hasta que hayamos instalado el respaldo. Si lo quitamos, también veremos en la palanca de la reclinación del respaldo que hay otro mensaje de advertencia diciéndonos lo mismo. ¿Por qué insiste tanto el fabricante? Porque el soporte anclado a la palanca tiene un potente muelle que es el que hace que el respaldo vuelva a su sitio cuando tiramos de la palanca, y dado que de inicio el respaldo viene desmontado, si accionáramos la palanca el anclaje volvería a su posición inicial con muchísima fuerza, tanta como para seccionarnos la mano completamente. Por ello el fabricante no ha escatimado en mensajes de precaución, para evitar posibles accidentes.

No obstante, como nosotros queremos enseñaros la silla antes de montarla, sí que lo retiramos. No obstante, os recomendamos a todos que hagáis caso de las instrucciones del fabricante, especialmente si no tenéis mucha experiencia montando sillas (nosotros lo quitamos porque ya hemos montado varias decenas de ellas y tenemos amplia experiencia, pero aun así, hay que hacerlo con mucho cuidado).

En la siguiente galería vamos a ver los detalles del asiento, como el nombre TITAN cosido que queda precioso.

Como decíamos, ambos reposa brazos vienen instalados de serie. Son 4D, lo que significa que son regulables en altura, lateralmente, delante y atrás, e incluso podremos girarlos. La superficie de los reposa brazos es muy agradable al tacto y relativamente blanda, muy cómoda para que no nos hagamos daño en los antebrazos o codos. Por cierto, a destacar que el botón que permite echar hacia atrás y hacia delante el reposa brazos es metálico, no de plástico como es habitual.

En el lateral derecho del asiento tenemos la palanca que nos permitirá reclinar el respaldo.

Por la parte inferior, encontramos que hay solo una de las habituales tiras de goma de color verde que sirven para amortiguar el peso, ubicada en la parte trasera. En el centro una plancha metálica con perforaciones para anclar la base multiusos, y por supuesto los anclajes de los reposa brazos que podremos aflojar para moverlos hacia los lados si así queremos. Por cierto, un detalle que nunca me ha gustado es que el anclaje de la polopiel lo hacen con anillas metálicas.

Vistos los componentes de la silla, es hora de montarla y ver qué tal es.

Cómo montar la Secretlab TITAN Black

El montaje de la Secretlab TITAN Black es tan sencillo como en el resto de sillas de gama alta del mercado. En este caso, el fabricante tiene un vídeo demostrativo.

Como vemos en el vídeo, el primer paso es ponerle las ruedas a la base en forma de estrella, y para ello simplemente deberemos apretar con las manos.

Ahora, ponemos el pistón (también con la mano, apretando un poco) y su correspondiente embellecedor.

Una vez hecho, vamos al respaldo y le quitamos los tornillos que vienen puestos de fábrica.

Ahora, con cuidado, colocamos el respaldo sobre el asiento haciendo coincidir los agujeros y lo atornillamos. Hecho eso podremos también atornillar el embellecedor.

Ahora tumbamos la silla e instalamos el mecanismo multifunción con sus cuatro tornillos. En este paso podemos proceder a ponerle las palancas también.

Ahora simplemente tumbamos la silla e instalamos la base, haciendo que el pistón entre por el agujero de la base. Una vez que la pongamos de pie y nos sentemos quedará perfectamente ajustado todo con nuestro peso.

Listo. Le ponemos el cojín cervical (si queremos) y está lista para utilizar.

Probando la Secretlab TITAN Black

Esta silla está diseñada para personas bastante grandes sin ningún tipo de inconveniente, tanto por peso como por tamaño, así que siendo yo una persona de 1,80 m de estatura y 88 Kg de peso, me viene como anillo al dedo porque, generalmente, las sillas normales me resultan incómodas y, sobre todo, me aprietan los laterales del asiento en las piernas. Al tener la Secretlab TITAN Black el asiento sin apenas protuberancias laterales, esto no sucede en absoluto y la comodidad es total.

En cuanto al respaldo, no echo para nada de menos el tener un cojín lumbar. De hecho, yo normalmente no los utilizo porque me parecen demasiado grandes y terminan cansándome en la zona de los riñones. Esto no ocurre tampoco con la TITAN Black, dado que el ajuste lumbar es personalizable y puedo seleccionar en cada momento la presión que yo quiera, exactamente igual que en los coches. La TITAN Black es ajustable en altura, reclinación, balanceo (que se puede ajustar la dureza de éste, y por supuesto se puede bloquear a voluntad), y los reposa brazos son también ajustables en cuanto a altura y demás. En cuanto a comodidad, no puedo sino darle un 10 a esta silla.

Mientras montaba la silla, no dejaba tampoco de asombrarme en cuanto a la calidad de construcción de ésta. Es una silla tremendamente robusta (y fácil de montar, todo sea dicho) y una vez ensamblada no hay partes que tengan holgura. Una maravilla. Además, se desliza por cualquier superficie con mucha facilidad pero sin llegar a producir movimientos involuntarios cuando la estamos utilizando, sentados frente a la mesa del PC. Desde luego, Secretlab ha hecho un trabajo soberbio.

Por sacarle pegas, puedo hablar de dos en total, pero más que pegas son preferencias mías personales: por un lado, no me gusta el terciopelo, puesto que aunque es muy agradable al tacto, termina por quedar feo con el paso de los años (aunque hablo de años, claro), y no digamos si tenemos mascotas en casa, pues el pelo de éstas suele ser un imán para el terciopelo. Esto, en la Secretlab TITAN Black, afecta tanto a los embellecedores de la silla en sí misma como al cojín cervical. La segunda pega que le saco es que la piel sintética no tiene perforaciones, y aunque todavía no hace el suficientemente calor como para poder opinar con propiedad, creo que en verano podría causar sudoración (nada que no se arregle poniéndole una toalla encima, pero bueno).

Conclusión y veredicto

Secretlab es una marca de sillas gaming famosa por proporcionar una calidad muy por encima de la media, y esta TITAN Black es la prueba de ello. No solo es una silla muy robusta y estable, sino que su calidad de construcción hará que, si le damos los cuidados apropiados, nos dure en excelente estado durante muchos, muchos años. Claro que estamos hablando de una silla que tiene un precio de venta de 399 euros en la tienda online del fabricante, un precio bastante por encima de lo que las sillas gaming suelen costar (por 200-250 tenemos ya sillas de gama media buenas), pero ninguna está a este nivel de calidad y robustez, solo sillas de igual gama como las de Noblechairs que mencionamos al principio y que tienen un precio similar o superior a ésta (como la Vertagear).

Si eres una persona de 1,80 o más, pesas más de 80 Kg y las sillas normales no te “calzan” adecuadamente, sin duda te recomendamos que te plantees invertir un poquito más y valorar esta Secretlab TITAN Black para su compra. No te arrepentirás.

PROS:

  • Comodísima desde el primer momento.
  • Excelente calidad de materiales.
  • Muy robusta y firme.
  • Adecuada para personas grandes.
  • Estéticamente es preciosa, muy sobria e incluso minimalista pero con muchos detalles.
  • Muy fácil de montar.
  • Grandes posibilidades de personalización ergonómica, incluyendo ajuste lumbar integrado en el respaldo.

CONTRAS:

  • La piel sintética no está perforada y podría causar sudoración en verano.
  • El terciopelo atrae el pelo de mascotas y no es tan duradero como la piel.
  • Precio (399 euros sigue siendo bastante dinero para una silla, aunque lo valga).

Por todo ello, y con tres dieces, no podemos sino darle a esta Secretlab TITAN Black nuestro galardón de Platino, así como nuestra recomendación por su rendimiento y diseño (en diseño tendría un 10 si nos hubieran enviado la versión limitada de Batman…).

Compártelo. ¡Gracias!