Thermaltake Xaser VI

Thermaltake Xaser VI

Alex Gálvez

INTRODUCCIÓN.

La mayoría de usuarios que buscan una caja en la que albergar su sistema, ya sea para actualizar una existente que se ha quedado antigua o una nueva para un nuevo sistema, se conforman con cajas de gama baja o media. En el caso de las de gama baja, no es realmente comprensible esta elección dado se tratan de cajas de mala calidad, con bordes cortantes y pésima refrigeración que al final, siempre generan problemas de alguna clase, ya sea de temperaturas, fallos eléctricos, etc. Por otro lado, las cajas de gama media son una opción perfectamente aceptable dado que suelen ser relativamente baratas y cumplen su cometido a la perfección. Sin embargo, existe un grupo de usuarios, no muy numeroso, todo hay que decirlo, que busca siempre lo mejor para su sistema y a los que se conoce como Power Users. Las cajas que buscan estos usuarios deben de tener máxima calidad en sus componentes y, a la par, refrigerar perfectamente su interior y ser capaces de albergar hardware que, en la mayoría de ocasiones, se sale de las dimensiones habituales que emplea un usuario normal. Marcas como Cooler Master (con la serie Stacker), Lian Li (en toda su gama), Silverstone y Thermaltake (en su gama Xaser y Armor) son bien conocidas por los usuarios avanzados que buscan calidad sin mirar (demasiado) el precio.

La gama Xaser de Thermaltake ya lleva unos cuantos años en el mercado. Ideadas originalmente como cajas destinadas a gamers, siempre han aunado calidad, diseño atractivo y funcionalidad interior. Esta gama llevaba un tiempo aparcada por Thermaltake mientras desarrollaba la gama Armor, hasta que han decidido resucitarla con este nuevo modelo (el 6º de la familia). Dada la fama que tiene Thermaltake de innovar, vamos a ver qué sorpresas nos depara esta caja.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la web de Thermaltake:

Lo primero que llama la atención es el enorme tamaño de la torre, similar al de las cajas para servidores, así que no extraña nada en absoluto que sea capaz de albergar placas con formato eATX (extended ATX) que son las que se emplean en los servers y workstations.

También reseñable es el empleo de ventiladores de 140 mm con profusión en la refrigeración de la caja. A mayor diámetro de ventilador, mayor caudal de aire a menores rpm, lo que significa menor sonoridad del sistema. La caja viene con 3 ventiladores de 140 mm y uno de 120 mm de serie, a los que se pueden añadir otros dos de 140 mm para tener un total de 6 ventiladores. El problema de tener tantos ventiladores es que, por muy silenciosos que sean, la sonoridad combinada de los mismos en funcionamiento siempre será mayor que una caja con menos ventiladores. Tendréis que esperar a las pruebas para ver si realmente merecen la pena tantos ventiladores.

La caja viene con 7 bahías de 5 ¼” y con otras 7 bahías de 3 ½”, de manera que las opciones de expansión en esta caja son realmente impresionantes. Si a eso le sumamos las 10 ranuras de sujeción traseras (algo que hasta la fecha nunca se había visto en una caja), está claro que Thermaltake ha intentado pensar en todo lo que podría necesitar un Power User de esta caja.

ANÁLISIS EXTERNO.

Por primera vez en mucho tiempo, no vais a ver fotos del embalaje de la caja, debido a que el viaje desde Taiwan debió de ser de todo menos placentero y llegó en pésimas condiciones (gracias FedEx). Baste decir que la caja exterior está llena de fotos de la caja donde se resaltan sus principales cualidades. Dado el tamaño en sí de la caja, no resulta sorprendente el tamaño del embalaje que es francamente enorme.

La caja viene perfectamente protegida por espuma solida de polietileno y por un paño de tela que evita que se raye el aluminio de la misma.

Una vez quitamos todas las protecciones se nos descubre la caja en todo su esplendor.

Vamos a dar una vuelta alrededor de ésta y veamos a la vez sus características más destacables.

El frontal está compuesto por una puerta de aluminio extruido de 2 mm de grosor, con rejillas en la parte superior e inferior de la misma (que crean una forma de “X” que va con el tema de la caja) y con unas incrustaciones de plástico que refuerzan la sensación de estar viendo una “X”.

La puerta se sujeta al resto de la caja mediante magnetos que no son excesivamente fuertes, lo cual facilita el uso de la misma. La puerta tiene la particularidad de permitir el cambio de los goznes de un lado al otro, de manera que podemos cambiar el lado hacia el cuál se abre la misma, dependiendo de si la colocamos a nuestra izquierda o derecha.

Cuando abrimos la puerta, lo primero que salta a la vista es la ristra vertical de bahías de 5¼” que tenemos a nuestra disposición. Sin embargo, esta primero idea es engañosa: Solo las 7 primeras bahías son utilizables para colocar dispositivos de 5¼”, las 4 inferiores no son bahías si no simples cubiertas detrás de las que van los discos duros. Me gusta que Thermaltake haya seguido con el tema de las bahías hasta la parte inferior del frontal ya que le da al mismo un aspecto de uniformidad muy agradable.

Todas las bahías de 5¼” van cubiertas por una malla destinada a atrapar el polvo que entre en la caja por efecto de la ventilación. A parte, el hecho de llevar tantas aberturas, permitirán que la caja respire adecuadamente y las temperaturas internas sean bastante mejores que los frontales sólidos.

El lateral de la caja está dominado (en este modelo particular) por una ventana doble de plexiglás con forma de “X” que nos permite ver con claridad el interior de la caja, sobre todo las dos bahías de 5¼” que se asientan en el fondo. Precisamente, es mirando el lateral de la caja donde podemos ver la gran profundidad de la misma.

Las ventanas se sujetan a la caja con remaches de plástico blanco, lo cual no me acaba de convencer demasiado, creo que Thermaltake debería de haberlos puesto al menos del mismo color de la caja; en blanco parece como si se hubieran acordado de ellos a última hora, cuando se les había acabado el dinero para el diseño.

Llegamos ahora a la parte trasera de la caja donde cabe destacar, negativamente, la rejilla del ventilador trasero, demasiado restrictiva al paso del aire en mi opinión. Sabiendo que tanto Silverstone como Lian Li no emplean rejillas traseras en sus cajas quitando las de acero circular, creo que es un error por parte de Thermaltake emplear todavía rejillas perforadas y, sobre todo, con un tamaño de agujero tan pequeño que, aparte de dificultar el paso del aire, genera turbulencias que a su vez, generan ruidos no deseados.

En la parte superior de la trasera de la caja, a parte de la rejilla encontramos el hueco para el montaje de la fuente de alimentación y varios agujeros pre taladrados en la caja para permitir el paso del tubing al interior de la misma en caso que decidamos montar un sistema RL externo. Los tornillos que veis en la parte superior son los que permiten deslizarse al techo de la caja, pero ya hablaremos de esto más a delante.

En la parte inferior, vemos que Thermaltake ha decidido, con muy buen criterio, taladrar las cubiertas de las ranuras de expansión, así como su parte lateral para mejorar la ventilación de la zona destinada a la tarjeta gráfica.

La parte derecha de la caja está dominada por el mismo diseño que la izquierda, solo que en este caso en lugar de una ventana lo que hay es una enorme rejilla doble que permite la entrada de aire al interior de la caja. Tened en cuenta que de este modelo de Xaser, Thermaltake ha puesto en el mercado dos configuraciones: Una con rejilla en ambos lados de la caja y otra (la que estoy analizando) con ventana en un lado y rejilla en el otro. Una de las pruebas que haré será cambiar de posición ambas puertas para ver cómo influye el uso de la rejilla frente al de la ventana en la refrigeración.

En la parte inferior de la caja (sí, en este modelo son importantes tanto la parte inferior como la superior) vemos los agujeros destinados a la refrigeración de los discos duros de las bahías suplementarias de 3½”. Estas bahías se pueden desmontar y colocar a su vez dos ventiladores extra de 140 mm.

Los agujeros de ventilación son bastante generosos en este caso, aunque el problema es que no vienen protegidos por ninguna clase de filtro, así que el polvo entrará por ahí con bastante facilidad al interior de la caja. También resulta chocante que Thermaltake emplee 6 pies de goma pegados al fondo de la caja en lugar de otros algo más bonitos y funcionales, esto es algo que no me extrañaría ver en una caja de gama baja, no en esta caja precisamente, aunque los agujeros de los extremos indican que se le podría poner perfectamente unos pies con ruedas.

Finalmente, la parte superior de la caja presenta también la misma rejilla en “X” que hemos visto por toda la caja y que seguro que ayuda en la ventilación de la misma.

La parte superior presenta la peculiaridad de ser desplazable hacia atrás. Si lo hacemos, dejaremos en el frontal al descubierto una pequeña caja de plástico negro que puede servir para guardar tornillos o pequeños utensilios que queramos tener a mano (incluso caramelos, jeje). Sin embargo, la verdadera utilidad viene si desmontamos esta caja y montamos la refrigeración líquida de Thermaltake 760i como yo he hecho. Al hacerlo, queda a la vista el tapón de llenado del refrigerante de la misma, lo que facilita sobremanera su mantenimiento.

Hablando del frontal, en esta caja los puertos USB y botones de encendido y reset se hayan cubiertos por una tapa translúcida cuya apertura se realiza pulsando en la parte trasera de la misma.

Una vez abierta, quedan a la vista un puerto firewire, 4 puertos USB (perfecto, Thermaltake), dos puertos eSATA, jacks para la conexión de unos cascos y un micrófono, el botón de Power, el Reset y el LED de actividad de los discos duros, que es rojo en este caso.

Bueno, vamos a dejar de dar vueltas alrededor de la caja, que parecemos peonzas, y veamos cómo es el interior.

ANÁLISIS INTERNO.

Para acceder al interior de la caja hay que desatornillar la puerta lateral izquierda y accionar un tornillo, lo que desbloqueará la puerta y nos permitirá tener un primer vistazo del interior.

A primera vista, el interior es tremendamente espacioso y bien organizado y con un aire de calidad en la construcción que me gusta mucho, la verdad.

En la parte trasera de la caja podemos ver el ventilador trasero de 120 mm que se ilumina con un LED azul (que puede ser sustituido por uno de 140 mm si así lo queremos) y el sistema de retención de las ranuras de expansión.

El ventilador va sujeto a la caja por un anclaje de plástico en lugar de los típicos tornillos y se alimenta directamente desde la fuente de alimentación a través de un largo cable (muy largo) que termina en un conector molex de 4 pines. Aunque sea un ventilador de pocas rpm, yo hubiera preferido la posibilidad de poder controlar su velocidad de giro mediante la placa base y un conector de tres pines. De hecho, ninguno de los ventiladores de la caja ofrece la posibilidad de controlarlos desde la placa porque todos emplean conectores molex.

El sistema de sujeción de las ranuras de expansión trasera es un poco atípico dado que consiste en piezas de plástico independientes que hay que colocar de una manera predeterminada para que encajen bien. Cuesta un poco acostumbrarse a este sistema pero, una vez lo hayamos hecho, os aseguro que deja la tarjeta tan firmemente sujeta como si estuviera atornillada, lo cual es un gran plus a mis ojos. Aún así, para los desconfiados Thermaltake también prevé la posibilidad de fijar las tarjetas con simples tornillos. Como curiosidad, el escudo EMI de la parte trasera son láminas de cobre en lugar de las típicas de chapa de acero.

Girando nuestra vista hacia la derecha podemos ver las dos bahías extra de 3½” situadas en el suelo de la caja, justo encima de los agujeros que veíamos en las fotos anteriores, lo que les asegura una buena ventilación a los discos duros que instalemos en ellas. Recordad que estas unidades son desmontables y sustituibles (de manera independiente) por ventiladores de 140 mm.

Las bahías de los discos duros van todas dotadas de un sistema de anclaje completamente nuevo diseñado por Thermaltake y de muy fácil utilización.

Cada disco se coloca en cada una de las bandejas de plástico y se sujeta mediante push pins o tornillos a la misma, de manera que el acceso y montaje es tremendamente rápido y sencillo.

Más hacia la derecha encontramos las 5 bahías principales de 3½” y las 7 bahías de 5¼” destinadas a los dispositivos ópticos.

Las bahías de 5¼” utilizan un sistema de fijación sin tornillos, mediante presillas, mientras que las de 3½” utilizan el sistema de bandejas que he comentado antes. A parte, las bahías de 3½” son completamente desmontables, lo que facilita sobremanera la instalación inicial de los discos duros.

Cuando desmontamos estas bahías, queda a la vista el ventilador frontal transparente con LED azul de 140 mm destinado a refrigerar nuestros discos duros.

Por desgracia, Thermaltake emplea el mismo tipo de rejilla restrictiva frente a este ventilador.

En la lado derecho de la caja, podemos ver que el conexionado de los discos duros se realiza por la parte trasera, a diferencia del resto de cajas donde se realiza por el frontal.

También todos los cables del frontal de la caja se pueden enrutar por este lado de la caja, con lo que nos quedará un interior bastante despejado de cables, lo cual siempre es de agradecer a la hora de manipular el interior de nuestra caja.

Los accesorios para el montaje vienen todos dentro de una caja de cartón blanca donde podremos encontrar:

-Bolsa con abrazaderas y bridas para ordenar los cables, tornillos para el anclaje de los HDD y de la placa base, soportes de latón, push pins como método alternativo para el anclaje de los HDD y dos protectores para el caso de usar una RL con radiador externo.

-Adaptador para la instalación de una disquetera.

-Frontal para el uso de una disquetera.

-Un pequeño cajón para guardar utensilios.

-Un ventilador extra de 140 mm que se coloca en el lateral de la bandeja que soporta la placa base y cuya función es la de mover aire hacia la zona de la VGA.

En la parte superior de la caja, Thermaltake ha colocado una muy útil barra de sujeción para que las fuentes, especialmente las buenas que suelen pesar bastante, no se sujeten solo por los tornillos dado que siendo esta caja de aluminio, deformaría el metal de la parte trasera. A su vez, esta barra es útil si empleamos fuentes de tamaño superior al normal (como mi ToughPower de 1200 w), ya que facilitan mucho su instalación.

También en la parte superior Thermaltake ha colocado un ventilador de 140 mm de manera que extraiga aire de la caja. El problema es que su colocación no es la más adecuada:

Como es fácil de apreciar, con esta ubicación, la mayor parte del aire no sale de la caja, se queda dentro porque el aire va a dar, en su mayor parte, contra la chapa de aluminio.

MONTAJE.

El montaje de componentes en esta caja es muy sencillo y rápido. Gracias al enorme espacio del que disponemos dentro de ella, manipular y conectar los componentes es coser y cantar. En mi caso, tenía que meter todo el contenido de mi antigua Stacker STC-01 en la Xaser VI:

Tarea complicada dado el follón de componentes que tenía en la caja, aunque no imposible.

Lo primero que nos hará el montaje mucho más sencillo es que esta caja tiene una bandeja extraíble, lo cual nos permitirá montar la placa base y todos sus componentes fuera del sistema.

La caja es lo suficientemente ancha como para el paso de la bandeja con un disipador tan enorme como el IFX-14 ya montado encima.

Al soportar la bandeja el formato eATX, nos sobra un buen montón de espacio tras montar la placa base. El recorte que hay en la parte lateral derecha de la bandeja lo emplearemos para pasar por ahí los cables que vienen de la parte superior de la caja, al igual que los de los discos duros, quedando el interior más limpio de cables.

Para montar los HDD, lo mejor es sacar el soporte de su anclaje y montarlos en sus correspondientes bandejas. Yo he empleado los tornillos porque lo prefiero de esa manera, pero con los push pins quedan perfectamente sujetos.

Como he comentado previamente, los conectores de datos y alimentación quedan hacia la parte interior de la caja.

De esta manera, una vez conectamos todos los cables, la parte posterior queda de la siguiente manera.

Y la parte contraria quedaría así:

Es fácilmente apreciable que el interior de la caja está mucho más despejado que el lio de cables de la Stacker. Veamos más fotos del interior:

El hecho que la caja disponga de 10 ranuras de expansión frente a las 7 normales me permite colocar los dos controladores de rpm de los ventiladores FM121 sin perder ninguna de las ranuras de la placa base.

Por el exterior, la caja es realmente bonita:

En operación, la caja es ligeramente rumorosa, aunque en mi caso se acentúa un poco esa sensación por tener el ventilador del BigWater 760i en la parte superior y abierto al aire. No es desde luego una caja silenciosa y como no se pueden regular las velocidades de giro de los ventiladores internos, no se puede hacer silenciosa.

Las temperaturas de funcionamiento de los componentes son bastante buenas pero… No son las mejores que he visto. El uso de esas rejillas tan restrictivas supone un aumento de unos 7ºC en las temperaturas globales de los componentes lo cual, si bien no es gran cosa, no es algo que me entusiasme precisamente. Otra cosa a comentar es que el modelo con la ventana de metacrilato lateral, a pesar de ser más bonito estéticamente, refrigera peor que el que lleva rejilla, obviamente, al no permitir el paso de aire fresco directamente a la zona de la placa base, que es donde se necesita. En este caso, podéis hacer lo que he hecho yo, cambiar de posición las puertas laterales, de manera que la que lleva la rejilla quede en la zona de la placa base, conseguiréis bajar las temperaturas unos 4-5ºC. O bien, optáis por el modelo que lleva rejillas en ambos laterales que sería la mejor opción.

Y en la oscuridad, la caja queda así (lo siento por la foto que sale movida):

CONCLUSIONES.

A pesar de todos los pequeños defectos que presenta esta caja, a la hora de la verdad sólo hay una pregunta: Es o no es buena caja?? Y la respuesta es: Es una caja excelente, de hecho es de las mejores cajas que nunca haya tenido, para que dos meses después siga empleándola y haya regalado mi Stacker STC-01. No es una caja perfecta, pero son detalle pequeños que Thermaltake puede (y debe) mejorar para conseguir LA caja.

Pros:
-Muy amplia.
-Muy fácil montaje.
-Fabricada en aluminio.
-Ventiladores de 140 mm.
-10 ranuras de expansión, frente a las 7 tradicionales.
-Bandeja extraíble para el montaje de la placa base.
-Sistema para esconder los cables.
-Calidad de construcción y en los materiales inmejorable.
-Frontal puede cambiar el lado de apertura.
-4 puertos USB y 2 eSATA en el frontal.
-Agujeros pre taladrados para el uso de RL externas.
-Montaje sin herramientas en las bahías de 5¼”.
-Montaje en bandejas de los HDD.
-Bahías de 3½” desmontables.
-Mucho espacio para futuras expansiónes.
-Soporte para la PSU.
-Posibilidad de cambiar los goznes de la puerta frontal de posición.

Contras:
-Rejillas restrictivas al paso del aire.
-Mala colocación del ventilador superior.
-Ventilación normal pero bastante mejorable.
-Muy cara.

No hace falta que siga; la Thermaltake Xaser VI es una gran caja, tanto en características como en tamaño y por ello se merece:

LA BENDICIÓN DEL GURÚ, CATEGORÍA DE ORO.

Autor: Juan Diego de Usera.
Fecha: 10/02/2008
Agradecimientos: A Thermaltake por enviar este sample para review.