Thermaltake V1

INTRODUCCIÓN.

Innovación es una cualidad que ha de tener cualquier empresa que pretenda estar en el negocio del hardware informático por un tiempo prolongado. Está muy bien fabricar productos genéricos que cubran la papeleta del usuario poco exigente o descuidado con su sistema, pero con la llegada de Internet y los foros (como www.adslzone.net ), el usuario normal se ha vuelto cada vez más exigente en lo que busca. Cada vez son más los usuarios que buscan consejo sobre configuraciones o componentes específicos en un foro porque en ellos saben que encontrarán siempre a alguien que conozca los diferentes productos del mercado y que le sepa aconsejar lo mejor para su presupuesto y, si una empresa no innova, sus productos dejarán de venderse. Innovación es una característica que define perfectamente a Thermaltake; cada año no deja de sorprendernos con nuevos productos que abarcan toda la gama de usuarios: Desde aquella persona que busca un disipador normalito pero silencioso hasta aquel que busca una super caja de aluminio o una fuente de alimentación de alta potencia, para cada uno de ellos, Thermaltake tiene un producto.

Siguiendo con el tema de la innovación, quizás uno de los campos donde más se esté dando es en de los disipadores; cada día salen nuevos modelos que pretenden aunar buena refrigeración con silencio (que es otra de las características más demandadas por los usuarios de ordenadores). En pocos años hemos pasado de los disipadores de aluminio extruido a los disipadores de cobre tipo torre plagados de heatpipes… Una evolución que no se detiene. Hoy tenemos para review el nuevo disipador Thermaltake V1, un disipador que, como mínimo, os sorprenderá por su forma, aunque ya veremos más a delante si se queda sólo en la forma o realmente es capaz de hacerle sombra a mi Tuniq Tower 120.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la web de Thermaltake:

Lo primero que me sorprende es que la compatibilidad se ha visto reducida bastante, ya que no se soportan ni el socket 478 ni el socket 939, aunque dado el sistema de anclaje que emplea para socket AM2 (que ya veréis), es muy posible que realmente sí sea compatible para dicho socket (confirmado por Thermaltake que sí se soporta).

No parece ser un disipador excesivamente pesado. Aunque Intel y AMD especifican disipadores con un peso no superior a 450gr, 630gr no es un peso excesivo teniendo en cuenta que ya incluye el ventilador y que la mayoría de disipadores de gama alta alcanzan con facilidad los 800-900gr cuando les ponemos un ventilador.

Hablando del ventilador, una de las principales características es que en este disipador, el ventilador se encuentra colocado entre dos filas de láminas de cobre y no emplea caja, de manera que pueda acceder a todo el aire a su al rededor, con lo que seguramente se mejore la ventilación del sistema. Aquí os dejo unos esquemas para que veais a lo que me refiero:

 

El ventilador tiene una velocidad de rotación máxima de 2000 rpm y un caudal de 86,5 cfm, lo cual no está nada mal. Habrá que ver cómo de silencioso es a esa velocidad.

ANÁLISIS EXTERIOR.

La caja en la que se nos presenta el Thermaltake V1 es bastante grande, del estilo de la del Big Typhoon Vx del cual hice una review para el foro hace algún tiempo:

En esta vista ya podemos ver lo chocante de la forma del disipador. Algunas personas que lo han visto dicen que parece una peineta o un abanico.

El disipador se nos presenta metido en un plástico preformado, dividido en dos mitades que se sujetan mediante presillas de plástico y que es muy sencillo de abrir; no tener que emplear las tijeras para este tipo de cosas es algo de lo más agradable.

Cuando sacamos el disipador de la caja, ésto es lo que nos encontramos:

En la parte superior se encuentra el disipador en toda su gloria y, en la parte inferior, podemos ver la caja de cartón donde Thermaltake ha incluido los sistemas de anclaje del disipador para los diferentes sockets.

  • Para socket LGA775:

  • Para socket AM2:

  • Tambien se incluye un completo y detallado manual de instrucciones para la instalación del disipador, que viene en Inglés, Francés, Alemán y, (oh, milagro!) en Español.

Empezaremos nuestro análisis exterior con una primera vista del disipador:

Como he comentado antes, la forma del disipador se separa por completo de los actuales modelos del mercado. Como podéis ver, el disipador está compuesto por 4 heatpipes de cobre que nacen en la base del disipador para luego ir a cruzar a diferentes alturas (este detalle es importante) una serie de láminas de cobre donde las heatpipes soltarán el calor para ser luego éste disipado por el ventilador.

En esta vista lateral podeis apreciar dónde se halla situado el ventilador de 120 mm. Con esta configuración el ventilador puede aprovechar todo el aire fresco que le rodea para refrigerar el procesador.

En esta vista lateral podeis ver dos de las heatpipes y la magnífica calidad que se ha empleado en la construcción del disipador. Absolutamente todos los detalles se han cuidado al mínimo y decir que estoy impresionado sería quedarse francamente corto.

La base está formada por un bloque de cobre protegido por una pegatina de plástico (recordad que habeis de quitarla antes de instalar el disipador) del que nacen las 4 heatpipes (que van soldadas al mismo para facilitar la transferencia de calor) y una parte superior en aluminio que sirve de sujeción a los clips de anclaje del disipador.

En esta toma de la base podeis ver los dos agujeros para el sistema de sujección para socket LGA 775 y el anclaje del soporte del ventilador.

En esta ranura en la parte superior de la base es onde habría que insertar el anclaje si empleáramos un procesador para socket AM2.

En esta vista cenital volvemos a observar el ventilador (que se ilumina de azul), a parte del par de abrazaderas a sus extremos que dan rigidez al conjunto.

Como os he comentado antes, el disipador emplea 4 heatpipes a diferentes alturas como elemento transmisor del calor desde la base a las aletas. El hecho de que estén a diferentes alturas es importante ya que distribuyen de manera más uniforme el calor por las aletas, de manera que el trabajo del ventilador es más sencillo y efectivo.

Todas las heatpipes van soldadas en todo su recorrido por la aletas de cobre para aumentar la transmisión de calor de unas a otras.

A su vez, todas las aletas llevan el pliegue que podéis ver en la anterior foto que proporciona rigidez al conjunto del disipador.

Las rpm del ventilador se pueden controlar mediante el potenciómetro que podéis ver en la foto. Sin embargo, dado lo corto que es el cable que lo une con el ventilador, la verdad es que el potenciómetro quedará en cualquier caso dentro de la caja, lo cual hará bastante complicado su uso frecuente. Sinceramente, no entiendo por qué Thermaltake ha decidido poner el potenciómetro de esta manera cuando lo más normal hubiera sido incluir una bracket para la parte trasera de nuestra caja, lo cual hubiera facilitado enormemente su uso por nuestra parte.

El acabado de la base del disipador es inmejorable. La superficie es completamente plana, sin una sola marca del mecanizado y pulido de la pieza. Con esta calidad, comienzo a pensar que tenemos un ganador entre manos.

MONTAJE.

El montaje de este disipador es bastante sencillo y no requiere el desmontaje de la placa base para su instalación.

Comenzaremos atornillando los anclajes para socket LGA775 en el disipador mediante los tornillos que Thermaltake nos proporciona, quedando el montaje de ésta manera:

Como veis, el sistema de anclaje de Thermaltake emplea el sistema de push-pins característico de los disipadores de Intel. Mis experiencias con este tipo de anclaje han sido mixtas, en unos casos anclaban muy bien y en otros era una pesadilla y se soltaban los pines cada dos por tres.

Una vez hayamos montado los anclajes, procederemos a aplicar una capa de silicona térmica (en mi caso he optado por emplear Artic Silver 5 que sigo creyendo que es el mejor compuesto térmico del mercado) sobre el disipador integrado del procesador.

Con la masilla bien extendida, procederemos a colocar encima el disipador y apretaremos los push-pins de los anclajes a través de los 4 agujeros que hay en la placa base de manera que el disipador quede perfectamente anclado a la misma.

Acordaos de apretar los push-pins en diagonal, ya que si no lo haceis así podríais dañar la die del núcleo y quedaros sin procesador.

Con todo montado, éste es el aspecto que tiene:

  

Dadas las heatpipes que salen de los costados, lo primero que he comprobado era si había algún problema con la ristra de condensadores que la placa base tiene al lado del socket:

Como podeis ver, no hay ningún problema en ese aspecto, así que he procedido a montar de nuevo la placa base en la caja para comprobar posibles problemas con los elementos circundantes a ésta:

 

Tampoco en este aspecto he tenido ningún problema, ni siquiera con la caja superior donde en circunstancias normales iría la fuente de alimentación.

Y ahora una última foto para que os hagais una idea de cómo queda en mi sistema completamente montado:

 

Como os he comentado antes, el ventilador tiene un led azul que le da una iluminación bastante agradable al sistema y que seguro que hace las delicias de los amantes al modding.

Ha llegado el momento de descubrir si todo nuestro esfuerzo y dinero ha valido o no la pena.

TESTEO.

El equipo empleado en las pruebas ha sido:

  • Procesador Intel Core2 Duo E6600.
  • Placa base Asus P5B Deluxe.
  • RAM 2x1GB Team eXtreem DDR2-800 4-4-4-10.
  • VGA XFX Geforce 8800GTS.
  • 4 HDD Seagate.
  • Caja Cooler Master STC-01 Stacker.

Las pruebas se han llevado a cabo en caja cerrada para aproximar lo máximo posible los resultados a los que se obtendrían en una configuración normal. Ambos disipadores se dejaron en idle durante ½h para estabilizar sus temperaturas y, a continuación, se sometieron a una sesión de Orthos de 1h, con la opción Blend activada.

En esta primera prueba tenemos el E6600 a su velocidad por defecto y con todas las características de ahorro de energía activadas. Está claro que ambos disipadores a estas velocidades producen un rendimiento similar, lo cual es un buen signo dado que el Tuniq Tower 120 es un excelente disipador.

Cuando empezamos seriamente el overclock, con un Vcore de 1,46V vemos que el disipador de Thermaltake se queda algo atrás aunque sigue siendo MUY competitivo en comparación al disipador de Tuniq e incluso a mínimas rpm se generan buenos resultados de temperatura en load y el silencio de su funcionamiento lo hace una opción muy recomendable.

En la prueba definitiva, con un Vcore de 1,51V está claro que el disipador de Thermaltake no puede con todo el calor que genera el procesador. De hecho, en cuanto lo vi alcanzar los 85ºC decidí terminar inmediatamente la prueba, dado el riesgo más que evidente de quedarme sin procesador. Yo diría que le faltan un par de heatpipes a este disipador para poder refrigerar un procesador con este Vcore.

CONCLUSIÓN.

El disipador de Thermaltake es un buen contendiente para el Tuniq Tower, las cosas como son. Si bien es cierto que no puede llegar a los 3,5Ghz en el overclock, 3,3Ghz es una velocidad más que respetable y el hecho de que a ésta velocidad sea capaz de funcionar en modo silencioso le hace sumar puntos ante mis ojos.

Pros:
1.Muy buenas prestaciones.
2.Fácil montaje.
3.Ventilador regulable en velocidad.
4.Diseño atractivo e innovador.

Contras:
1.Ruidoso a altas rpm.
2.Potenciómetro de difícil acceso.
3.Algo justo para el overclock extremo

Está claro que el Thermaltake V1 es un excelente disipador tanto para el usuario normal que podrá disfrutar del silencio a bajas rpm como para el usuario más exigente dedicado al overclock de su sistema. Es por ésto que otorgo al Thermaltake V1.

LA BENDICIÓN DE PLATA DEL GURÚ.

 

Compártelo. ¡Gracias!