Thermaltake TMG ND1

INTRODUCCIÓN.

Recientemente, Thermaltake ha lanzado una nueva gama de productos denominada TMG o Thermal Maximum Grade (Grado Máximo Térmico) cuyo objetivo base es proporcionar productos duraderos con buenas características de disipación y muy silenciosos. De esta gama, Thermaltake ha tenido a bien mandarnos dos productos, el TMG A3 del cuál ya habeis leido la review y el ND1, que es el disipador para tarjetas gráficas que hoy testearemos.

Con el aumento de potencia que se está produciendo en las tarjetas gráficas últimamente se ha producido tambien un aumento del consumo de éstas y, obviamente, un aumento del calor que generan. Debido a ello, los disipadores genéricos que vienen en cada tarjeta suelen ser ruidosos y cumplen a duras pensa su trabajo, no siendo infrecuente que las tarjetas trabajen abrasadas a 80-90ºC. Cierto que existen algunas marcas que han sacado al mercado tarjetas con disipadores pasivos que, si bien eliminan el ruido de los disipadores normales, no disminuyen demasiado la temperatura de funcionamiento de la gráfica sin contar que dificultan cualquier intento serio de overclock por nuestra parte. No, lo que necesitamos es un disipador que sea a la vez silencioso y baje considerablemente la temperatura de funcionamiento de la tarjeta y éste concepto es el que Thermaltake nos propone con el disipador que hoy vamos a testear.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Veamos las características de este disipador:

Compatibility
nVidia 6800 Ultra nVidia
7800 GT / GTX nVidia
7900 GT / GTX

Dimension
226(L)x94.7(W)x43(H)mm

Heatsink Material
Aluminum Fin/ Copper base

Heatpipe ø 6mm x 2

Fan Dimension
ø 80x25mm

Rated Voltage
12 V

Fan Speed
1650RPM

Air Flow
9.26 CFM

Noise Level
16 dBA

Life Expectation
50,000 Hours

Connector
4-Pin

Weight
558g

Es por tanto un disipador para tarjetas gráficas que emplea a su vez tanto dos heatpipes como láminas de aluminio para la disipación del calor generado por la tarjeta.

En el anterior dibujo podeis apreciar que no se trata de un disipador precisamente pequeño y ya os digo yo que tampoco es liviano. Dado que toda la base es de cobre, podeis esperar que sea bastante pesado, más que otros que he podido instalar.

El diseño recuerda en cierta manera al de los antiguos Artic Cooling Silencer, dado que absorve el aire del interior de la caja, lo hace pasar por las láminas de aluminio del disipador y lo expulsa al exterior de la mísma, como podeis ver en la siguiente foto:

Un detalle curioso que veremos más a delante cuando veais las fotos de la unidad es que la base del ventilador de 80mm se haya perforada para generar una corriente de aire sobre los mosfets de la tarjeta gráfica que siempre tienen tendencia al recalentamiento, a parte de así proporcionar una mayor entrada de aire al ventilador.

Como he comentado al principio, el principal objetivo de Thermaltake es, a parte de la reducción de las temperaturas de funcionamiento, la reducción del nivel sonoro de nuestro sistema. Según ellos, la reducción de ruido comparado con el disipador de la Geforce 7900GTX es más que considerable:

ANÁLISIS EXTERIOR.

El disipador Thermaltake TMG ND1 se nos presenta en un blister de plástico transparente donde resalta claramente el disipador, a parte de informarnos de su compatibilidad con tarjetas gráficas de Nvidia (este disipador es apto sólo para esas VGAs, para las de ATI, Thermaltake tiene los modelos AT1 y AT2) y varias características extra:

En la parte trasera del blister (que se cierra sólo por presión, de manera que no habrá que emplear las tijeras ni arriesgar a cortarnos con los trozos de plástico) se encuentra una ranura extra que sirve para semicanalizar el aire que expulsa el disipador:

Una vez abrimos el blister, nos encontramos con lo siguiente:

1.- El disipador.

2.- Bolsa de accesorios para el montaje.

3.- Ranura perforada extra.

4.- Manual de instrucciones muy completo, fácil de seguir y con ilustraciones a color.

Veamos el disipador más a fondo. Como he comentado antes, este disipador basa su funcionamiento en una coriente de aire impulsada por un ventilador de flujo centrífugo que refrigera unas aletas de cobre y dos heatpipes que son las encargadas de refrigerar tanto el núcleo como los módulos de memoria de la tarjeta gráfica.


En esta vista podeis ver la parte central del disipador, donde se aprecia una de las heatpipes y las láminas de aluminio.

En esta foto podeis ver el ventilador de flujo centrífugo que es el encargado de proporcionar aire al sistema.

En esta vista lateral podeis ver el alzado del disipador, así como una de las heatpipes y el final de la otra. Como veis, toda la base está realizada en cobre.

En esta vista más de cerca podeis ver la heatpipe. La protuberancia de plástico que sobresale en la base es una protección que pone Thermaltake para evitar que se difumine la masilla térmica que ya viene preaplicada en la base del disipador.

En esta vista podeis ver la protección de plástico que os comentaba antes (que viene pegada a la superficie de la base, cosa que no me ha gustado demasiado), así como la forma de la base de cobre. El acabado de la base no es especialmente bueno, con marcas visibles del mecanizado y una superficie rugosa. Como os he comentado antes, la masilla térmica ya viene pre aplicada a la base, aunque en nuestros tests he decidido usar masilla térmica de la marca Artic Silver.

En esta vista podeis apreciar la “boca” por donde se expulsa el aire caliente del disipador. Lo bueno es que este aire se expulsa fuera de la caja, por lo que ayuda un poco en la refrigeración de nuestro sistema.


En esta vista de la parte inferior del ventilador podeis ver las aberturas extra de ventilación que tiene y de las cuales os he hablado previamente. Como he comentado, gracias a estas aberturas se consigue mayor caudal de aire de entrada al ventilador y se genera una corriente de aire muy necesaria sobre los reguladores de potencia de la tarjeta gráfica.

Decidido a ganarme el apelativo de Gurú que me habeis puesto;), he desmontado el disipador para verlo con más atención por dentro.

En esta foto podeis ver con claridad las aletas de refrigeración del disipador y las dos heatpipes que he mencionado previamente. Como veis, ambas heatpipes nacen en la zona donde se encuentra el núcleo de la gráfica (que es donde más calor se genera), de manera que ahí pueden ser más efectivas.

A su vez, los extremos de las heatpipes van soldados a las aletas de refrigeración para con ello facilitar la transmisión de calor. Hay que reconocer que Thermaltake se ha pensado mucho este diseño.

Como veis, las aletas de refrigeración van unidas entre sí para evitar vibraciones y, a la vez, aportar rigidez al sistema.

A su vez, estas aletas también van soldadas a la base de cobre de manera que, al igual que pasaba con las heatpipes, se aumenta la transmisión de calor al disminuir la resistencia térmica.

Con las anteriores dos vistas a ¾ del disipador finalizamos esta sección, que ya debereis estar impacientes por saber cómo se instala este disipador que por el momento me está dejando muy buen sabor de boca.

MONTAJE.

La instalación de este disipador es muy sencilla y no os requerirá demasiado tiempo. Quizás la parte más liosa sea el quitar el disipador de vuestra tarjeta gráfica actual, pero puesto que cada uno puede que tengais disipadores diferentes, empezaré mi exposición desde el momento en que ya habeis quitado el disipador antiguo. Tambien tened en cuenta que en esta instalación estoy empleando una Geforce 7800GTX que tiene la particularidad de emplear RAM tanto en la frontal como en la trasera del sistema. Dicho ésto, comencemos.

Una vez hemos desinstalado el disipador antiguo de nuestra tarjeta gráfica,

Lo primero a hacer es limpiar con Artic Clean (o algún producto similar) la masilla térmica antigua que quedará sobre la superficie de la GPU, de manera que quede así:

También sería aconsejable darles una pasadita a los módulos de GRAM (hayan estado o no cubiertos previamente por un disipador) para dejarlos preparados a la hora de instalar el nuevo disipador. En mi caso, dado que la tarjeta también tiene módulos de GRAM en la parte trasera, también los limpié con Artic Clean.

Una vez tengamos todo limpio, procederemos a aplicar las almohadillas térmicas sobre los módulos de memoria que se hallan en el frontal de la tarjeta. Estas afolmbrillas permitirán que el contacto entre el módulo de memoria y la superficie del disipador sea óptima

Con las almohadillas ya instaladas, lo mejor es tumbar el nuevo disipador de manera que su base quede mirando hacia arriba y, con la tarjeta gráfica tambien dada la vuelta, procederemos a situarla de manera que los cuatro agujeros centrales que veis en la foto anterior coincidan con los agujeros que hay en el disipador.

Hecho ésto, procederemos a atornillar la tarjeta al disipador, empleando los tornillos y arandelas de plástico que nos suministra Thermaltake.

la hora de apretar los tornillos seguiremos un esquema en diagonal, es decir, primero apretaremos ligeramente uno de ellos, luego el de su extremo opuesto y así sucesivamente para de esta manera realizar una distribución progresiva de la fuerza del apriete sobre toda la superficie de la GPU y evitar dañarla. Si teneis una tarjeta gráfica con chips de memoria sólo en el frontal, ya habreis acabado la instalación.

Una vez tengamos los tornillos apretados, y en este caso para los poseedores de tarjetas 7800GTX, procederemos a pegar los disipadores de aluminio que nos suministra Thermaltake en los módulos de memoria de la parte trasea de la tarjeta, tal que así:

Quedando así:

Es hora de darle la vuelta a la tarjeta y admirar nuestra obra de ingeniería:

Como veis, a parte de impresionante, el disipador es realmente grande. Tened en cuenta que al estar montado sobre una 7800GTX no se aprecia bien, pero la 7800GTX es de larga como la 8800GTS, es decir, ocupa casi todo el largo de una placa base.

Ahora que ya tenemos montado el disipador, procederemos a instalarlo en la placa base y a conectar el conector molex a cualqiuer toma de corriente que tengamos libre en nuestra fuente de alimentación. Y es aquí donde nos puede surgir un problema: Debido al enorme ventilador que emplea el disipador, en mi caso interfiere con la colocación de los conectores SATA de la placa base que empleo, así que ahora mísmo en mi sistema para manipular esos puertos he de quitar la tarjeta gráfica.

TESTEO.

Para el testeo he decidido comparar este disipador con el Artic Cooling accelero X1 que previamente montaba mi tarjeta gráfica. Puesto que ese disipador es muy capaz y siempre me ha dado unas temperaturas más que aceptables, es lógico que compare dos disipadores de gama alta entre sí.A su vez y como he comentado, he empleado una Geforce 7800GTX de la marca Gainward, overclockeada a 513/1404Mhz, la cual genera una cantidad más que impresionante de calor.

Para cargar el sistema gráfico he corrido las pruebas de 3D Mark 2006 (sólo las referentes a la gráfica) en un loop contínuo de 30 minutos. Los resultados han sido los siguientes:

Artic Cooling Accelero X1

-Idle: 48ºC
-Load: 69ºC

Thermaltake TMG ND-1

-Idle: 46ºC
-Load: 67ºC

Los resultados hablan por sí mísmos: Tenemos un claro ganador en el Thermaltake ND1 que disminuye en 2ºC los más que aceptables resultados del Accelero X1.

CONCLUSIÓN.

Thermaltake se han superado a sí mísmos… De nuevo. El nuevo disipador para tarjetas gráficas TMG ND1 supera al Accelero X1 en los tests con autoridad y silencio, por tanto, cumpliendo plenamente lo que promete.

Pros:

1.Excelentes temperaturas.
2.Muy poco ruido.
3.Facilidad de montaje.
4.Aspecto impresionante.
5.Masilla térmica preaplicada.

Contras:

1.Acabado de la base deja algo que desear.
2.Rpm del ventilador no regulables
3.No es compatible con VGAs de gama media de Nvidia.

El Thermaltake TMG ND1 ha demostrado que es un excelente disipador para tarjeta gráfica que ha de estar siempre presente en nuestra corta lista de “imprescindibles” y por ello le otorgo:

LA BENDICIÓN DEL GURÚ, CATEGORÍA DE ORO.

 


 


Agradecimientos: Como siempre, agradecer a Anika Chen la posibilidad que me ha brindado de analizar este disipador para tarjetas gráficas.

Compártelo. ¡Gracias!