Corsair LL140 RGB

Hace nada, Corsair lanzó al mercado la última adición a su catálogo de refrigeración: los nuevos ventiladores LL RGB Series. La gran mejora que ha incorporado Corsair en ésta versión es que los LED para la iluminación no se encuentran únicamente en el marco, sino también en el buje interno del mismo, creando un efecto extraordinario. En el día de hoy os presentamos nuestro análisis, concretamente de los modelos Corsair LL140 RGB de 140 mm de diámetro.

Generalmente la iluminación en los ventiladores se basaba en diodos LED de colores integrados o bien en el marco exterior, o bien en los soportes del motor por la parte de dentro. Lo que Corsair ha hecho con éstos LL Series es incorporar iluminación en el exterior (al estilo de los Riing de Thermaltake) pero también en el interior, y no en los soportes sino en el propio buje del ventilador (la zona central de la que salen las aspas), creando un efecto que, hasta ahora, nadie tenía.

Por supuesto, éstos ventiladores se integran a la perfección en el software Corsair Link, y de hecho si se adquieren en packs, se incluye un Lightning Node Pro como el que vimos hace muy poco en otro análisis (pero sin las tiras LED) para poder unificar toda la iluminación. Así, no solo podremos configurar el color y los efectos que queramos, sino que podremos hacerlo en consonancia con el resto de dispositivos compatibles con Link que tengamos en nuestro equipo.

Hay que comentar que aunque en este análisis vamos a ver únicamente los modelos de 140 mm, los LL140 RGB, el fabricante también los tiene disponibles en 120 mm. En seguida vemos sus características técnicas, pero adelantamos que son ventiladores orientados a ser instalados tanto en radiadores de refrigeración líquida como en disipadores por aire o incluso como ventiladores de caja; gracias a su elevada presión estática y bajo ruido, son de lo más versátil.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Como podéis ver en las características técnicas, estamos ante unos ventiladores con rodamientos hidráulicos que giran a una velocidad de entre 600 y 1300 RPM (hasta 1500 RPM el modelo de 120 mm), siendo capaces de mover hasta 51.5 CFM de flujo de aire (43,35 CFM los de 120 mm) y emitiendo tan solo 25 dBA de ruido. Eso sí, dado el sistema de iluminación que tienen son ventiladores que necesitan una intensidad de corriente de hasta 13.2 voltios, así que es altamente recomendable conectarlos a un Commander Pro o a un rehobús en lugar de directamente a la placa base. En nuestro análisis, van conectados a un Commander Pro.

ANÁLISIS EXTERNO

Como os comentábamos al principio, el fabricante nos ha enviado el pack en el que vienen dos unidades de 140 mm junto con un Lightning Node Pro, aunque en su tienda online también están disponibles de manera individual y en pack de tres, tanto los modelos de 140 como de 120 mm.

Éste kit viene embalado en una caja de cartón blando de color negro en cuya cara principal podemos ver una imagen del producto con sus características principales destacadas en la zona inferior.

En la parte trasera tenemos una descripción más extendida de sus bondades, así como una tabla con sus características técnicas y una tabla de contenidos, pues recordemos que en éste caso estamos ante un kit que incluye dos unidades del ventilador y un Lightning Node Pro.

En los laterales, únicamente el modelo, LL140 RGB.

Vamos a comenzar como siempre por los accesorios antes de pasar al producto principal. De inicio, tenemos los panfletos con instrucciones en varios idiomas e información sobre la garantía.

De igual manera, se incluye un Lightning Node Pro con capacidad para dos canales RGB, que ya vimos anteriormente.

Por si no queremos utilizarlo o tenemos más ventiladores, también se incluye un hub RGB que nos permite conectar hasta seis dispositivos. Éste se conectará a uno solo de los canales del Lightning Node Pro, así que en total podremos tener hasta 12 ventiladores con el mismo dispositivo.

Se incluye por supuesto el cableado de rigor.

Y tornillería para instalar los ventiladores, que no falte.

Vamos ahora sí a verlos. Cada uno de ellos viene protegido por una estructura de cartón duro de color amarillo, dentro de la caja de cartón blando que vimos en primera instancia.

Aquí los tenéis, por delante y por detrás. Son ventiladores un tanto pesados, pues llevan bastante chicha en su interior. Fijaos en el marco, solo por delante y no por detrás, que será lo que se ilumine. La verdad es que me habría gustado ver un marco de iluminación central, como en los Riing de Thermaltake, pues se vería igual sin importar en qué dirección orientemos los ventiladores. De esta manera solo se verá si los orientamos hacia un lado, aunque por otra parte así será también con la iluminación central: solo se ve desde uno de los lados.

Aquí podéis ver más desde cerca este aro de iluminación.

Y por supuesto en ambos lados y en todas las esquinas tenemos inserciones de goma para absorber vibraciones y así reducir el ruido emitido.

En esta vista lateral se puede observar que éstas inserciones de goma harán que el ventilador quede en torno a un milímetro separado de la superficie en la que lo anclemos. Esto se hace así a propósito para dar margen y aumentar la presión estática: recordemos que están diseñados para este fin.

En la zona interior del buje, tenemos la habitual pegatina que nos indica marca, modelo y voltaje.

Finalmente, y de igual manera a como estaban diseñados los HD 140 RGB que analizamos hace poco, éstos LL140 RGB tienen dos conectores: el habitual de 4 pines y el RGB. Mucho cableado, pero es lo que hay.

TESTEO

Visto el producto es el momento de instalarlo en nuestro sistema y ver qué tal funcionan. En nuestro caso los hemos instalado en el frontal de una Corsair Obsidian 750D Airflow, de manera que se verán en todo momento desde la zona frontal del equipo. Estarán conectados tanto a un Commander Pro (los conectores PWM) como a un Lightning Node Pro (los conectores RGB), aprovechando los mismos que instalamos cuando hicimos su correspondiente análisis hace unos días.

Aquí podéis ver una galería en la que se muestran algunos de los colores, si bien hay que tener en cuenta que realmente hay 16.8 millones de colores disponibles para escoger y lógicamente no podemos enseñároslos todos.

Por supuesto, estos LL140 RGB no solo son capaces de mostrar un color sino que podemos crear configuraciones multicolor de mil maneras distintas.

Para terminar de enseñaros el sistema, así queda con la rejilla y el filtro frontal de la caja instalados.

Y una bonita imagen del sistema con toda la iluminación en blanco, como a mi me gusta.

El Software

Conocemos de sobra, a estas alturas, el software Corsair Link. Como los LL140 RGB los hemos conectado tanto al Commander Pro como al Lightning Node Pro, podremos configurar manualmente tanto su velocidad de rotación como su iluminación. Y, antes de nada, queremos enseñaros la elevada compatibilidad que tienen pues sin ni siquiera actualizar el firmware o la versión de Link, el sistema ya nos los detecta y nos permite configurarlos como queramos.

Fijaos en esta captura como en la parte izquierda tenemos los tres HD RGB que analizamos la vez pasada, y a la derecha ya aparecen los dos LL140 RGB que acabamos de instalar (el icono es distinto, emulando al propio ventilador).

Como ventiladores RGB que son podremos escoger cualquier color, literalmente. En cuanto a los efectos, son los mismos que vimos con los HD RGB con tres añadidos (los tres últimos) con la salvedad de que el centro también se ilumina en consonancia con la zona exterior que corresponde con su radio. Los efectos que podemos seleccionar son los siguientes (incluyendo el de Temperatura que, como os comentamos anteriormente, nos parece de lo más interesante).

En funcionamiento, los Corsair LL140 RGB son relativamente silenciosos, rumorosos eso sí funcionando a máxima velocidad. No obstante y como ya os comenté cuando analizamos los HD RGB, yo los tengo todos configurados a 1000 RPM mediante el software, y no solo refrigeran de miedo a esta velocidad sino que además son prácticamente inaudibles. Digo más, en la 750D Airflow y teniéndola a escasos 50-60 centímetros de mí, puedo ponerlos hasta a 1200 RPM y apenas se oyen (ya no son inaudibles pero es un simple rumor del aire que entra a través de ellos). Ya a más velocidad sí que empiezan a ser rumorosos y si como yo sois unos maniáticos del silencio os molestarán. Ahora bien, para los que tienen la caja del equipo alejada o en el suelo, o a los que les de igual que hagan un poco de ruido, pueden tener una eficacia de refrigeración óptima poniéndolos al máximo y solo emitirán un poco de ruido, nada que no sea soportable a decir verdad. Pero para mí, se quedan a 1000 RPM, que para eso el software me permite configurarlos como quiera.

CONCLUSIÓN

Corsair vuelve una vez más a superarse a sí mismo y ha logrado mejorar todavía más la iluminación de sus ventiladores, creando con estos LL Series un entramado acompasado y precioso de iluminación en dos zonas que hará que nuestros equipos no pasen desapercibidos en cuanto a iluminación. Además a esto hay que sumarle que son ventiladores ideales tanto para caja como para disipadores o radiadores, entregándonos un elevado nivel de rendimiento con un nivel de ruido muy aceptable, y todo ello con la máxima capacidad de personalización que nos ofrece Corsair Link.

La parte mala en este caso es el precio, pues no son nada baratos incluso teniendo en cuenta que los kits incluyen el Lightning Node Pro. El kit analizado cuesta 99,99 euros, mientras que el kit de tres unidades de 120 mm con Node Pro cuesta 119,99 euros. El ventilador de 140 mm suelto tiene un precio de 39,99 euros, y el de 120 mm cuesta 34,99 euros.

PROS:

  • Excelente rendimiento.
  • Estéticamente son increíbles.
  • Muy buena calidad de materiales.
  • Son bastante silenciosos.
  • Inigualable capacidad de personalización gracias a Corsair Link.

CONTRAS:

  • Dos cables por ventilador.
  • Son bastante caros.

Compártelo. ¡Gracias!