Cooler Master Vortex Plus

Aunque el lanzamiento de los discos duros multimedia supuso un grave revés para la industria de los Home Theater PC, todavía hay bastantes usuarios que no se conforman con tan solo ver películas, fotos o escuchar música en la pantalla de su televisión y quieren jugar, chatear, etc. Pero si de algo suelen adolecer las cajas HTPC es de tener una capacidad de refrigeración bastante limitada, debido en gran medida a que su baja anchura impide la instalación de disipadores tipo torre. Este problema viene de la mano de un segundo que es el ruido, dado que a nadie le apetece ver una película acompañado del desagradable chirrido de ventiladores a plena potencia mientras evitan que se funda el procesador por sobrecalentamiento. Para remediar estas circunstancias podemos optar por un procesador de bajo TDP, a sabiendas que rinden menos que sus homólogos de mayor TDP, o bien instalar un disipador pequeño pero eficiente y silencioso. Ya se que usar en la misma frase las expresiones “pequeño”, “eficiente” y “silencioso” pueden resultar anti intuitivo, pero si seguís leyendo veréis a lo que me refiero.

Si no habéis estado viviendo en un convento de clausura en una celda de meditación, todos conocéis la marca Cooler Master como uno de los mejores fabricantes de cajas, disipadores y más recientemente fuentes de alimentación, que en este año está celebrando su vigésimo cumpleaños, algo nada sencillo en un mundo tan competitivo como es el hardware informático.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la web de Cooler Master:

Lo primero a resaltar son las escasas dimensiones de este disipador, lo cual demuestra la clara voceción de disipador para cajas HTPC. La verdad es que con tan solo 83.5 mm de altura (incluyendo el ventilador) es muy probable que el Vortex Plus entre en casi cualquier caja HTPC del mercado sin demasiados problemas excepto en los modelos slim. En cualquier caso, me preocupa un poco el uso de un ventilador de 92 mm dado que suelen ser bastante más sonoros que los más extendidos de 120 mm y, para ser sincero, 35 db en una caja tan reducida como las HTPC haciendo de caja de resonancia es una sonoridad alta, las cosas como son.

ANÁLISIS EXTERNO.

Como es normal con los disipadores de Cooler Master, el Vortex Pro se presenta en una caja de cartón con colores blanco y rosado, en cuyos costados podemos encontrar tanto imágenes del mísmo como sus especificaciones técnicas.

En el interior de la mísma encontraremos, a parte del disipador, los siguientes accesorios para el montaje:

-Manual de instrucciones.

-Bolsa de plástico con todos los elementos requeridos para el correcto anclaje del disipador a la placa base.

Como hemos podido ver en las esepcificaciones técnicas, el Vortex Pro es un disipador de tipo concha bastante pequeño.

El ventilador del disipador es un modelo de 92 mm que cubre por completo las aletas de refrigeración de aluminio. El problema que hay con los ventiladores de 92 mm es que a alta velocidad de giro suelen ser bastante ruidosos, así que para cumplir bien su función este disipador debe de ser muy eficiente para evitar que el ventilador se oiga por encima del ruido normal de la caja.

La base del disipador está compuesta por las cuatro heat pipes en contacto directo con el IHS del procesador, que trasladan el calor producido a las aletas. Aunque se prometía grandes maravillas de este tipo de tecnología, la realidad ha venido a demostrar que realmente su eficiencia no es mejor que las soluciones tradicionales con placa caliente de cobre.La base de las heat pipes está incrustada en un bloque de aluminio (que actua como disipador secundario) que las mantiene unidas, aunque viendo las imágenes yo diría que habrá más cobre que heat pipe en contacto con el procesador, especialmente en la zona central que es donde se genera más calor.

El acabado de la base no está mal, aunque no es ninguna maravilla. Eso sí, recordad que a este tipo de disipadores hay que aplicar la masilla térmica en la base del disipador para así tapar los huecos que quedan entre las heat pipes y el bloque de aluminio.

En la siguiente imagen pdemos ver cómo las heat pipes entran en las aletas de refrigeración. Cooler Master ha sido inteligente y ha evitado colocar heat pipes justo debajo del buje del ventilador en el centro, dado que esa zona es la que menor corriente de aire recibe.

Como he comentado previamente, el bloque de aluminio de la base hace las funciones de disipador secundario, teniendo un diseño con aletas bastante gruesas en cuyo centro se coloca el sistema de retención que veremos más adelante durante el montaje.

Como es habitual en disipadores en este rango de precios, las aletas de aluminio no van soldadas a las heat pipes, con la consiguiente pérdida de rendimiento. Para aumentar la eficiencia del disipador, el Vortex Plus presenta un ensanche de las aletas en su zona central, de manera que se aumenta la superficie de disipación pero sin aumentar el tamaño general del disipador. También podemos ver que las aletas se mantienen fijas entre sí mediante dobleces en sus extremos que encajan entre sí. El sistema es bastante efectivo dado que no aprecié que se soltaran durante la manipulación del disipador.

MONTAJE.

El montaje del Vortex Plus es muy sencillo de realizar y en menos de 10 minutos lo deberíais de tener finalizado. Empezaremos por localizar los accesorios que requeriremos para el montaje de nuestro procesador. Dado que en mi caso voy a emplear un procesador i5 2500K, éstos son los accesorios a emplear:

Lo priero a hacer es adpatar la longitud de las retenciones de metal a la distancia de los agujeros de la placa base. Por defecto vienen configuradas para su uso en placas LGA775, así que deberemos desatornillar las retenciones y configurarlas para que queden a la medida del socket LGA1155 / 1156. Por suerte, en la superficie de las retenciose viene grabado cada agujero a qué tipo de socket corresponde.

Acto seguido apuntamos los push pines dentro de las guías de plástico (pero no los metais hasta el fondo ya que de hacerlo, luego no podréis introducirlos en los agujeros de la placa base) y las colocamos en los extremos de las retenciones de metal.

Sin embargo, algo que descubrí durante el montaje es que es más práctico simplemente colocar primero las retenciones sobre la placa base y luego insertar, primero la guía en el agujero de la placa para, a posteriori, insertar el push pin que la deja fija.

Otra cosa que debéis de tener en cuenta es la orientación que le queremos dar al disipador, dado que los disipadores de concha no suelen funcionar correctamente en depende qué posiciones. Ésto viene bien explicado en el manual de instalación del Vortex Plus. En mi caso, me he decidido por una orientación de las heat pipes en horizontal.

Para que el push pin quede correctamente asegurado, una vez llegue al fondo de la guí a de plástico, hay que darle un cuarto de vuelta en el sentido de las agujas del reloj.

Con las retenciones fijas a la placa base, procederemos a aplicar la masilla térmica en la base del disipador, asegurándonos de cubrir bien todas las juntas que quedan entre el bloque de aluminio y las heat pipes de cobre.

Ahora, procederemos a colocar la leva de retención por el centro del disipador. Si véis que no os entra bien, es aceptable forzar ligeramente el disipador de manera que la “C” abra un poco sus extremos. La leva se ancla en una pestaña por uno de sus extremos y mediante un tornillo en el otro. Una vez resuelto este paso, el disipador queda anclado de manera firme.

 Y el disipador queda así sobre la placa base:

Como vemos, con ésta orientación el disipador deja completamente libres las ranuras de RAM, lo cual permite instalar modelos con disipadores altos. En caso de emplear la orientación contraria, es muy posible que solo nos permit usar módulos de RAM con disipadores normales.

La altura del disipador es adecuada para quedar por encima de los disipadores de los reguladares de potencia de la placa base.

Visto en planta podemos ver lo poco que ocupa el Vortex Plus sobre la placa base.

El contacto entre la base del disipador y el IHS del procesador no es ninguna maravilla. Tened en cuenta que en mi caso particular, el IHS ha sido lapeado para que sea completamente plano para que muestre si se realiza un buen contacto entre ambas superficies, pero debéis de tener en cuenta que los IHS de los disipadores de Intel suelen ser de todo menos planos.

Ha llegado el momento de ver qué tal funciona el Vortex Plus.

TESTEO.

Los componentes que se han empleado para realizar le testeo son los siguientes:

-Intel Core i5 2500K

-Asus Sabertooth P67

-2 x 4 GB G.Skill DDR3-1600 CL9

-Sapphire Radeon HD5850 Xtreme

-Corsair HX1000

Para el testeo, se ha montado el sistema en un banco de pruebas al aire Cooler Master Lab y se ha procedido ha medir las temperaturas internas de los núcleos empleando el programa AIDA64. Montar el sistema en un banco de pruebas permite eliminar el factor caja a la hora de medir las temperaturas. Las temperaturas se muestran como T Rise y son la delta o diferencia entre la temperatura ambiente y la temperatura del núcleo del procesador más caliente.

Para obtener las temperaturas en reposo (T Rise idle) se ha dejado el sistema en reposo en el escritorio durante 20 min, mientras que para obtener las temperaturas en carga (T Rise load) se ha sometido al sistema a una carga de todos sus núcleos empleando el programa Prime95 x64.

Veamos los resultados obtenidos.

Los resultados obtenidos no representan ninguna sorpresa. Hasta 4.3 Ghz el disipador aguanta perfectamente, pero cuando lo intenté con 4.4 Ghz, no hubo manera de estabilizarlo. Sin embargo, el dato que más nos importa es el de stock (dado que nadie se compra un HTPC para hacer overclock) y a esta velocidad el Vortex Plus cumple más que sobrádamente con su cometido. Hay que recordar que los i5 son procesadores con un consumo de 95 W.

Lo que sí ha sido una auténtica sorpresa es la prácticamente nula sonoridad del ventilador durante las pruebas de carga, algo que habla muy bien del acierto de Cooler Master al seleccionar éste.

CONCLUSIÓN.

El Cooler Master Vortex Plus se muestra como un disipador muy válido para la función para la que ha sido desarrollado: mantener bien fresquito un procesador en un sistema HTPC y hacerlo en silencio tanto en ralentí como al 100% de carga. Con unas dimensiones bastante reducidas, su montaje es sencillo y rápido de finalizar. Dada su eficiencia, no nos veremos limitados a instalar procesadores de bajo consumo en nuestro sistema para sacarle el máximo rendimiento. Lo que sí debería mejorar es el pobre contacto entre la base del disipador y el IHS del procesador.

Pros:

-Dimensiones reducidas.

-Capaz de refrigerar procesadores de TDP medio-alto.

-Ultra silencioso.

-Montaje muy sencillo y rápido.

-Rendimiento térmico aceptable.

Contras:

-Capacidad para overclock moderada.

-Contacto emre la base del disipador y el IHS del porcesador mejorable.

Por todo ello, otorgamos al Cooler Master Vortex Plus nuestro premio de plata y el galardón de Recomendado.

Queremos agradecer desde HardZone a Cooler Master la posibilidad de testear este disipador.

Compártelo. ¡Gracias!