Cooler Master HAF 912 Plus

Cooler Master HAF 912 Plus

Juan Diego de Usera

El sector de las cajas de ordenador está en permanenente evolución y buena prueba de ello es el gran número de cambios que se han producido en un periodo de 2-3 años. Como es habitual, los cambios comenzaron a verse en la gama alta para ir luego descendiendo a las gamas más modestas. Cambios como el cambio de localización de la fuente de alimentación de la parte superior a la parte inferior, la introducción de ventiladores de cada vez mayor tamaño para aumentar la ventilación sin sacrificar la sonoridad del sistema, el aumento de la anchura y profundidad de las cajas para permitir la utilización de disipadores y tarjetas gráficas cada vez mayores… La lista sigue y sigue hasta el punto que una caja actual poco tiene que ver con la habitual hace tres años. Como uno de los principales impulsores de estos cambios, Cooler Master ha estado siempre en cabeza y recibiendo elogios por doquier. Modelos como las CM690 Dominator, la Cosmos 1000, Cosmos S o las brillantes CM Stacker STC-01 y 830 han sido cajas que han marcado el mercado en su momento. Sin embargo, más recientemente ha sido la serie HAF (High Air Flow) la que ha acaparado todas nuestras miradas con diseños con una estética algo polémica pero con una de las mejores apuestas por la refrigeración con bajo nivel sonoro que nunca se hayan visto. La tremendamente famosa HAF 932, con sus tres ventiladores de 230 mm han marcado decididamente un antes y un después en el mercado de cajas para gamers y overclockers por igual. Pero aunque la gama HAF cubre las super torres y las torres midi de 90 €, hay un sector que Cooler Master no tenía cubierto como es el de las cajas de 60-70 € y es aquí donde entra la caja que hoy os traemos para review, la Cooler Master HAF 912 Plus. Precisamente es este sector quizás el más competitivo y hacerse un hueco en él nunca es tarea fácil, así que veamos con qué armas ha dotado Cooler Master a esta caja.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la web de Cooler Master:

Muchas cosas a destacar de aquí, como el tremendo ancho de 230 mm de la caja, asegurándonos que podremos instalar cualquier disipador que queramos por grande que sea, aunque el resto de dimensiones la sitúan como más similar, por tamaño, a la CM690 II. También destacable es el uso de un masivo ventilador de 230 mm en el frontal, algo que hasta ahora había estado reservado para su hermana mayor, la HAF 932 y la posibilidad de montar un ventilador de 200 mm o dos de 120 mm en el techo de la caja. También es interesante el hecho que la caja disponga de dos bahías dedicadas a discos de 2.5″ cuando lo normal en esta gama es que sea una o ninguna.

El modelo que hoy analizamos es el Plus que viene con el interior pintado de negro y el ventilador de 230 mm que se venderá por unos 65 €. Sin embargo, también saldrá a la venta otro modelo más barato con el interior pintado en imprimación y un único ventilador de 120 mm en el frontal, aunque por el momento desconocemos el precio de este modelo.

Basta de palabras y veamos por fuera esta caja.

ANÁLISIS EXTERNO.

La HAF 912 viene en una caja de cartón negra en cuyo frontal vemos una vista a 3/4 de la caja y en cuya parte posterior hay una vista de perfil en la que se describen las principales características de este modelo. Dado que la caja no es muy pesada o voluminosa, su transporte no se hace complicado.

En el interior, la HAF 912 viene protegida como suele ser habitual con un par de bloques de corcho blanco y una funda de plástico que impide ralladuras en la pintura de la misma durante el transporte.

Lo primero que sorprende (de manera inesperada y, francamente, muy agradable) a la hora de poner por primera vez las manos encima a la HAF 912 es la impresionante calidad de los materiales que ha elegido Cooler Master para la fabricación de esta caja. El acero empleado es rígido y no se comba con facilidad, el plástico del frontal es duro y no la basura blandengue que se suele usar en este segmento de precio y la pintura es de excepcional calidad. Sinceramente, la primera vez que la toqué pensaba que estaba frente a una caja bastante más cara.

Cooler Master ha continuado con la HAF 912 la estética que se estrenó con la HAF 922 y que continuó con la HAF X, dándole un innegable toque entre militar e industrial, pero bastante menos agresivo que el de la HAF 932.

Veamos el frontal de la caja. Éste está fabricado en plástico duro negro, y cuando digo duro quiero decir que es realmente duro, que no se deforma ni aunque hagamos fuerza.

En la parte superior encontramos un panel en el que se localizan los botones de «encendido» y «reinicio», entre los cuales se encuentran la luz de «encendido» y «actividad de discos duros». Más a la izquierda encontramos dos entradas mini jack de 3.5 mm para conectar cascos y micrófono, una entrada eSATA y dos puertos USB 2.0. Me hubiera gustado que Cooler Master hubiera incluido un sistema como el de la HAF X con dos puertos USB 3.0 con posibilidad de modificarse a 2.0.

Continuando hacia la parte inferior encontramos las cuatro bahías de 5¼», la última de las cuales tiene una perforación en el centro para admitir su uso con frontales de 3½» como lectores de tarjetas o similares. Las 4 tapas de las bahías están perforadas para permitir una buena ventilación dentro de la caja.

Finalmente, en la parte inferior y con un gran anagrama de Cooler Master, se halla la gran rejilla detrás de la cual se esconde el ventilador de 230 mm encargado de meter aire fresco en la HAF 912 y, ya de paso, refrigerar las unidades de 3½».

El frontal de plástico está sujeto al chasis de acero mediante tres presillas a cada lado que, aunque se sueltan con bastante facilidad, dejan éste firmemente sujeto al resto de la caja en uso normal. Al quitar el frontal podremos comprobar que Cooler Master emplea una gran rejilla de acero en la parte inferior como filtro anti polvo y rejillas tipo malla en cada una de las tapas de las bahías de 5¼». Quiero también destacar que el sistema para desanclar estas tapas es muy sencillo de emplear, no requiere ningún tipo de fuerza pero cumple su cometido a la perfección. Es agradable que un fabricante se preocupe de estos pequeños detalles que quizás no parezcan importantes, pero a la hora de montar un sistema o actualizarlo, realmente lo acaban siendo.

Con el frontal de la caja quitado podemos ver el enorme ventilador de 230 mm y las aberturas de las bahías de 5¼» que, con muy buen criterio, Cooler Master ha preferido dejar sin tapas de acero para mejorar, todavía más, la ventilación de la caja.

El ventilador frontal se ilumina en color rojo cuando la caja está en funcionamiento, pero no se ha incluido el interruptor de apagado que hemos visto en los modelos más actuales de este fabricante.

La parte superior cuenta con una pequeña bandeja/protuberancia en el frontal de la caja, reminiscente del diseño de las HAF originales (y que yo echo un poco de menos en la HAF X) y el hueco para la instalación de un ventilador de 200 mm o bien dos de 120 mm. La rejilla de estos ventiladores está formada por taladros de amplio diámetro, nada resistentes al paso de aire.

Algo que me hubiera encantado ver es que Cooler Master hubiera empleado la bandeja del frontal para implementar una dock station similar a la de la CM690 II que siempre he encontrado utilísima. Bueno, no se puede tener todo lo que uno quiere.

Tuve la suerte de tener en casa cuando me llegó la HAF 912 otro modelo que se está convirtiendo en un éxito de ventas de Cooler Master, la 690 II Advanced, y aproveché para hacer una comparación lado a lado.

Como vemos, la 690 II Advanced es ligeramente más profunda y alta que la HAF 912, aunque esta última gana en cuanto a anchura.

Continuando con nuestro recorrido alrededor de la HAF 912, el lateral izquierdo está vacío excepto unas letras con el anagrama HAF y una rejilla tras la cual podremos instalar un ventilador de 120 ó 140 mm. También podemos apreciar que la caja tiene un tamaño bastante compacto, muy en la línea de lo que se suele encontrar en el segmento donde se mueve. Este tamaño me preocupa un poco a la hora de instalar gráficas grandes.

Veamos la parte trasera.

En la parte superior vemos el hueco para el ventilador de 120 mm debajo del cual hay tres taladros con protectores de goma para pasar los tubos de una refrigeración líquida, dos de ellos con un tamaño bastante generoso mientras que el tercero es de menor tamaño y que no acabo de entender para qué es. También vemos algo peculiar y es que Cooler Master ha optado por emplear thumbscrews en el lateral izquierdo de la caja pero tornillos normales en el derecho. Dado que los thumbscrews no creo que le salgan especialmente caros a Cooler Master y he visto cajas de 35 € de Cooler Master que los emplean, hubiera quedado mejor que se emplearan en ambos lados.

Más abajo encontramos las siete ranuras de expansión, todas ellas perforadas para aumentar la refrigeración de la zona de las tarjetas de expansión (especialmente, la gráfica) más una colocada en un lateral que nos servirá para colocar potenciómetros o soportes extras con puertos USB, firewire, etc.

El hueco de la fuente se encuentra en la posición habitual en estos días, en la parte inferior. Por el hueco de la misma podemos ver la rejilla que permite la entrada de aire directamente desde el exterior de la caja, aumentando la eficiencia térmica y energética de la fuente.

En la parte inferior de la caja podemos ver que Cooler Master emplea un filtro anti polvo para cubrir la rejilla de ventilación de la fuente de alimentación, una decisión plenamente acertada y algo que ya hemos empezado a ver en otros modelos de esta marca.

La caja viene con los siguientes accesorios:

-Adaptador para bahías de 3½» a 2½»

-Adaptador para bahías de 5¼» a 3½».

-Raíles para la colocación de unidades de 3½».

-Bolsa con diversos tornillos, bridas, soportes de latón y el altavoz de sistema. Cooler Master, con muy buen criterio, ha separado en una bolsita dentro de ésta los tornillos y soportes para la placa base de manera que no nos confundamos a a hora de emplearlos.

Si os está gustando la caja hasta ahora, vamos a ver si lo bueno continúa en el interior.

ANÁLISIS INTERNO.

Mirando el interior de la HAF 912 nos encontramos con un interior bastante amplio y despejado para lo que suele ser habitual en este tipo de cajas. Y sobre todo, con una calidad en el acabado de la pintura realmente impresionante.

En la parte trasera vemos que Cooler Master ha optado por emplear tornillos normales para la sujeción de las tarjetas de expansión, otra muestra de los «recortes» que hace esta marca con la 912 Plus para intentar mantaner el precio lo más bajo posible.

En la parte inferior podemos ver que la fuente de alimentación apoya sobre cuatro soportes de goma para evitar vibraciones y las dos bahías para la instalación de discos SSD de 2½». Esta bahía es desmontable en el caso, como luego veréis, que nuestra fuente de alimentación sea demasiado grande quitando tan solo un par de tornillos.

Sé que alguien puede pensar que la ubicación de esta bahía no es muy adecuada por el tema de la refrigeración de las unidades de almacenamiento, pero hay que tener en cuenta que los SSDs no se calientan tanto como los discos duros mecánicos tradicionales, aparte de tolerar un mayor rango de temperaturas, así que no necesitan una corriente de aire directa para funcionar correctamente. A parte, esta ubicación también está bien pensada para aquellas personas que por la excesiva longitud de su tarjeta gráfica deban quitar las bahías principales de discos duros y quieran montar sus SSDs en otra parte porque sus discos duros mecánicos ocupen las bahías restantes.

Ya que estamos con el tema, veamos la parte frontal de la caja.

En la parte superior encontramos las cuatro bahías de 5¼», todas ellas dotadas de un sistema de retención tool less que ya hemos visto en otros modelos de Cooler Master y que destaca, no solo por su sencillez de manejo sino porque cumple su función a la perfección, sujetando las unidades ópticas firmemente y sin vibraciones residuales.

Más abajo encontramos las seis bahías de 3½» en configuración 4+2, siendo las bahías superiores, desmontables.

Para desmontar el rack superior tan solo tendremos que quitar dos tornillos de su parte trasera (dos en la superior, dos en la inferior), tirar de las lengüetas frontales y las bahías de deslizarán con suavidad fuera del soporte.

La zona donde se coloca la placa base es amplia, despejada y rodeada de taladros para permitir pasar los cables desde la parte posterior de la bandeja de sujeción al frontal de la misma. Especialmente interesante me parece que Cooler Master haya mantenido el hueco que permite pasar el cable de alimentación EPS +12V para evitarnos el tener que tirar dicho cable por en medio de la placa base.

El otro hueco de la parte superior de la caja sirve para que encaje el ventilador de 200 mm que, de manera opcional, podemos colocar en dicha parte y que, aprovechando uno de los ventiladores de mi actual HAF X, yo he instalado para de esta manera comprobar la diferencia de temperaturas entre tenerlo instalado o no.

La parte trasera de la bandeja de sujeción de la placa base tiene varios puntos por los que introducir bridas para sujetar los cables. También cabe destacar que Cooler Master ha dejado bastante espacio entre el borde de la caja y la bandeja de manera que entren cómodamente hasta los cables más gruesos de la fuente de alimentación.

El hueco central de la bandeja nos permitirá instalar disipadores que empleen backplate con la placa base ya montada en el sistema y, como ahora os comentaré, se hace imprescindible este método a la hora de montar disipadores gigantes.

Veamos ahora cómo de cómodo es el montaje de un sistema en esta caja.

MONTAJE.

El montaje de un sistema en la HAF 912 Plus es, simplemente, el mejor que se puede esperar en esta categoría de precios. La caja carece de bordes cortantes o, simplemente, afilados; sensación que se acentúa por la suavidad del acabado de la pintura.

Como comenté previamente, si tenéis una fuente de alimentación de las grandes, no os va a caber en la parte de abajo a no ser que quitéis la bahía extra de 2½». Con ésta quitada, hay espacio más que de sobra para meter fuentes grandes y redirigir los cables de alimentación por la parte trasera de la bandeja.

El montaje de los discos duros también es muy sencillo. Simplemente montar los railes de plástico en cada lateral del disco y ya está, lo podéis deslizar en una de las bahías.

En el caso de tener también un SSD, podemos optar por recolocar la bahía extra de 2½» en el rack de bahías de 3½» o bien usar el adaptador de 3½» a 2½», para lo cual atornillaremos primero el SSD al adpatador para, a posteriori, colocar los railes laterales.


El montaje del conjunto placa base/disipador ya es otra historia y es con el único problema con que me he encontrado con la HAF 912. Debido al poco espacio que queda entre el borde superior de la placa base y el techo de la caja, cuando se usan disipadores gigantes como mi Noctua NH-D14, no hay manera humana de atornillar los tornillos que sujetan la parte superior de la placa base dado que no hay espacio para maniobrar el destornillador. Este problema se acentúa cuando se trabaja con un ventilador ya previamente instalado en la parte superior. En este caso, deberemos de montar primero la placa base para, después, colocar el disipador encima del procesador. En el caso del Noctua, ésto no es un gran problema dado que usa una backplate auto soportada, pero en el caso de otros disipadores de marcas como Scythe o Thermalright, puede llegar a ser un problema dado que dichas backplates no lo son y como, especialmente en el caso de Scythe, se han de atornillar por la parte trasera de la placa base, la instalación del disipador será altamente complicada.

Dejando aparte estos problemas, es de lo más meritorio que una caja de 65 € sea capaz de «tragarse» sin ningún problema un mega disipador tan grande como el Noctua NH-D14 y que encima le sobre espacio a lo ancho.

Otro punto a favor de la HAF 912 es el enorme espacio interior, algo difícilmente encontrable en cajas que cuestan tan solo 65 €. En esta caja he podido instalar sin problemas de espacio y sin necesidad de quitar el rack de discos duros, tanto una GTX295 como una Radeon HD5870, dos tarjetas gráficas especialmente largas.

Como veis, aunque el espacio queda justo por la parte trasera de la HD5870, se puede instalar sin ningún problema esa tarjeta gráfica.

Y el ordenador, completamente montado queda así:

Hemos metido componentes valorados en unos 1500 € en una caja de 65 €, algo que hasta ahora nadie había hecho sin tener que modificar a fondo ese tipo de cajas. Pero meter los componentes no lo es todo, ahora hay que ver qué tal es la refrigeración y la sonoridad de la caja.

TESTEO.

Una caja se mide lo buena que es por la relación precio/usabilidad/refrigeración. Hasta el momento, la nueva HAF 912 de Cooler Master ha destacado de manera sobresaliente en los dos primeros aspectos como hemos podido comprobar; nos queda comprobar el último apartado.

El equipo empleado para las pruebas de rendimiento térmico es el que aparecía en las anteriores fotos y está compuesto por:

-Intel Core i7 920

-Noctua NH-D14

-Gigabyte GA-EX58-UD5

-3×2 GB Mushkin Ridgeback DDR3-1333 CL7

-EVGA GTX295

-Auzentech X-Fi Forte 7.1

-3 HDD SATA Seagate

-Muskin Callisto Deluxe 60 GB

-Corsair HX1000W

Como vemos, un equipo bastante «calentito», sobre todo cuando subimos el procesador a 4 Ghz.

Para mantenernos fieles a la realidad se han realizado las pruebas tanto con el ventilador superior de 200 mm apagado como con éste encendido. Los resultados han sido:

Con el ventilador apagado: La delta de temperaturas entre el interior y el exterior de la caja ronda los 8 ºC de diferencia, algo en la línea de otras cajas de este segmento de precios. Aunque los discos duros permanecen fresquitos gracias al ventilador frontal de 230 mm, tanto la gráfica como el procesador funcionan algo más calientes de lo que estoy acostumbrado en cajas de gamas superiores, sobre todo por la ausencia del ventilador superior que ayude a expulsar el exceso de aire caliente que se acumula en el interior de la caja.

Con el ventilador encendido: La delta de temperaturas entre el interior y el exterior baja a unos más que impresionantes 4 ºC, al nivel de cajas como la HAF 932 y la HAF X, que son cajas que cuestan entre el doble y el triple que la HAF 912. El descenso de temperaturas es especialmente notable en la zona del procesador dado que al estar tan próximo el disipador al ventilador, éste realiza un trabajo de lo más aceptable expulsando gran parte del aire caliente que se desprende del mismo. Los ventiladores de 200 mm se pueden encontrar por 15 € y me parecen una inversión de lo más recomendable para esta caja.

En cuanto a la sonoridad de la caja, esta es prácticamente nula en la configuración por defecto. La inclusión del ventilador superior tan solo la convierte en ligeramente rumorosa pero dado el tono grave de los sonidos que emite, no es una sensación desagradable y es unicamente apreciable cuando a nuestro alrededor reine un gran silencio.

CONCLUSIÓN.

Está claro que lo que Cooler Master nos ofrece por 65 € es, sencillamente, una caja excepcional con una calidad de construcción y usabilidad que dejan mordiendo el polvo a cualquier caja de la competencia por ese precio, simple y llanamente y supone una adición de lo más valiosa a la gama HAF, sin desmerecer en absoluto a sus predecesores. Ya quisiera yo que el resto de cajas de este segmento fueran la mitad de buenas que la HAF 912. De hecho, por 65 €, la HAF 912 PLUS se posiciona como directo y digno rival de la CM690 Dominator original (entre otros modelos) y es bastante mejor que esa caja en todos los aspectos. Lo único que realmente la hace flojear a mis ojos es que la ventilación está solo a la par de otras cajas del sector pero por 65 €, no se le pueden pedir peras al olmo.

PROS:

-Calidad excepcional en la pintura.

-Plásticos realmente duros.

-Acero no se deforma.

-Filtros anti polvo en el frontal y la parte inferior.

-Interior espacioso.

-Bahías de 3½» se desmontan para dar cabida a gráficas extra largas.

-En configuración normal caben tarjetas gráficas largas.

-Rack aparte para discos SSD desmontable y re posicionable para acomodar fuentes de alimentación de gran tamaño.

-Sistema tool less para sujeción de unidades de 5¼».

-Silenciosa a más no poder.

-Con un ventilador extra de 200 mm, ventilación a la par de cajas de gamas muy superiores a la suya.

-Capacidad para llevar los cables por la parte trasera de la bandeja de la placa base.

-Baratísima.

CONTRAS:

-Refrigeración solo a la par con el resto de cajas del sector.

-Acceso difícil a los tornillos de la parte superior a la hora de fijar la placa base a la bandeja si usamos disipadores gigantes.

Por todo esto, la Cooler Master HAF 912 Plus se hace acreedora de:

LA BENDICIÓN DEL GURÚ, CATEGORÍA DE ORO.

Queremos dar las gracias a Cooler Master Europa por suministrar el sample para este análisis.