NOX Infinity Atom, review: análisis y prueba en profundidad

Hoy en día, la mayoría de los fabricantes apuestan, a la hora de lanzar sus cajas al mercado, por hacerlas silenciosas, robustas, con un panel lateral transparente y, como no, llenas de luces RGB. Cualquier caja que busquemos hoy en día tendrá, sin duda, estas características. Sin embargo, todo esto suele aumentar considerablemente el precio de la torre en cuestión, haciéndolas inalcanzables para muchos. Por suerte, siempre existen alternativas económicas para los que no quieren gastarse mucho dinero en la torre, y una de estas torres es NOX Infinity Atom.

Índice

Especificaciones técnicas de la torre NOX Infinity Atom

La torre NOX Infinity Atom es una torre del tipo Mid-Tower que nos permite montar sin problemas cualquier placa base ATX y Micro-ATX. Para poder ofrecer una torre de reducido tamaño, esta ha eliminado las bahías de 5 1/4 pulgadas, permitiéndonos montar en su interior únicamente dos unidades de 3.5 pulgadas (discos duros) y otras dos unidades de 2.5 pulgadas (normalmente SSD).

En cuanto al material de fabricación, estamos ante un chasis de acero SPCC de 0.6mm de grosor, junto con un cristal templado, en un lateral, de 0.4 mm de grosor para poder ver en todo momento el interior de nuestro PC.

Esta torre nos permite montar un disipador de 155mm de alto sin problemas, junto con una tarjeta gráfica que tenga, como máximo, 340 mm de longitud. Además, en el frontal podemos colocar una refrigeración líquida de 120 o 240 mm, mientras que en la parte trasera tendremos espacio para un radiador de 120 mm. En cuanto a espacio para ventiladores, en la parte frontal podremos montar 3 ventiladores de 120 mm, en la parte superior un ventilador de 120 mm, en la parte inferior dos ventiladores de 120 mm y en la parte trasera uno de 120 mm. La torre incluye un ventilador RGB en la parte trasera ya montado.

Esta torre cuenta también con un controlador de iluminación por hardware, así como un completo sistema para organizar los cables, filtros anti-polvo magnéticos y puertos USB 3.0 de alta velocidad. En el frontal, esta torre cuenta con un detalle iluminado para darle un toque moderno.

El peso de esta torre es de 4 KG vacía, y sus dimensiones son 196 mm de ancho, 453 mm de alto y 423 mm de profundidad.

Análisis externo de la torre NOX Infinity Atom

La caja en la que viene esta torre es una caja de cartón. En ella nos vamos a poder encontrar imágenes de la torre en cuestión, así como sus principales características.

Una vez abrimos la caja de cartón nos encontramos ya la torre en cuestión. Esta torre viene protegida por porexpan para protegerla de posibles golpes durante el transporte, tanto en la parte superior e inferior como en el lateral donde viene el cristal templado, una de las partes más sensibles de la torre.

Además del ventilador RGB incluido en la parte trasera de la torre, esta incluye una bolsa en la que podremos encontrar, entre otras cosas, toda la tornillería para el montaje de la misma, bridas para ordenar los cables y un altavoz.

Entrando ya en detalle de la NOX Infinity Atom, en la parte frontal vamos a encontrarnos con el principal atractivo de esta torre. Aquí tendremos el botón de encendido y reinicio de la torre, la entrada y salida de audio HD en mini-jack y un interruptor que nos permitirá encender o apagar la iluminación que tenemos en el frontal de la torre.

Uno de los laterales de la torre (el derecho, vista desde el frente) es totalmente liso, en negro, mientras que el otro lateral es el que tiene la pantalla de cristal templado que nos permitirá tener siempre a la vista el interior de nuestra torre. La parte superior tampoco esconde gran misterio, aunque sí es un detalle tener un filtro anti-polvo magnético para el ventilador que podemos colocar arriba. Las patas, en la parte inferior, son de plástico (un poco endebles, parece) y tienen un acabado de gomaespuma para evitar que se deslice.

En el interior de la torre no hay mucho que destacar. Estamos ante un interior sencillo, recogido pero que no debería darnos problemas para montar prácticamente cualquier componente de PC. Por detrás de la placa tenemos espacio suficiente para pasar los cables, por lo que el montaje debería ser ordenado. La fuente se monta desde la parte trasera, como en la mayoría de las torres actuales, y está separada del resto de la torre.

También encontraremos en la parte trasera el pequeño controlador para la iluminación y para controlar los ventiladores. Esta torre también tiene los cables estándar, como USB 3.0, USB 2.0 y los pines para la placa.

Montaje y pruebas de la NOX Infinity Atom

La verdad es que para ser una torre de un tamaño tan ajustado, todo el montaje ha sido muy cómodo. Esta torre no nos dará ningún problema para montar placas base Micro-ATX o ATX, además de los componentes estándar de un ordenador, como una fuente de alimentación, las memorias, el procesador o la tarjeta gráfica.

Lo que sí puede resultarnos un poco complicado, dado su reducido tamaño, es colocar un radiador para una refrigeración líquida dado que estos, normalmente, suelen ser bastante voluminosos. Eso sí, si colocamos el radiador antes que otros elementos, como la placa o la gráfica, entonces no tendremos problema.

Esta torre, como la mayoría hoy en día, no tiene bahía para unidades ópticas, pero viene preparada para montar sin problemas dos unidades de 3.5 pulgadas y otras dos unidades de 2.5 pulgadas. Al ser una torre recogida, además, no tendremos problemas si nuestra fuente de alimentación tiene los cables cortos.

La iluminación de la torre no es nada molesta, es muy sencilla y agradable. Además, si estamos a oscuras en la habitación y queremos apagarla, podemos usar el interruptor de la parte frontal, apagando también el resto de elementos que tengamos conectados al hub.

Conclusión y opinión personal

Iluminación, panel de cristal templado… todas estas son características muy buscadas hoy en día por los usuarios y que, por lo general, encarecen el precio final del producto. Sin embargo, NOX ha sido capaz de comercializar esta caja a un precio de aproximadamente 35 euros, incluyendo además en el precio un ventilador con iluminación RGB, una torre apta para todos los bolsillos que demuestra que el RGB y el cristal templado no tienen por qué ser caros.

Sí es verdad que el material, comparado con otras cajas de gama más alta, y que triplican el precio, se nota menos robusto, más endeble. Pero la torre cumple perfectamente con su cometido y, si no queremos gastarnos más dinero en este componente, sin duda es una excelente opción a tener en cuenta.

Pros:

  • Precio.
  • Iluminación en el frontal de la torre.
  • Ventilador RGB incluido.

Contras:

  • Material un poco endeble.
  • Pocas posibilidades de controlar la iluminación.
  • No incluye fuente de alimentación.

Por ello, hemos decidido dar a la NOX Infinity Atom nuestro galardón de plata, destacando principalmente su calidad/precio.

Puntuación NOX Infinity Atom

Compártelo. ¡Gracias!