Cubitek Tattoo Pro

Hacerse un hueco dentro de un mercado tan aparentemente saturado de fabricantes y modelos como es el de cajas de ordenador no es una tarea fácil para una nueva empresa como es el caso de Cubitek. Aunque decir que Cubitek es una empresa novata en estas lides sería falar a la verdad dado que llevan desde el 2002 haciendo cajas, solo que hasta ahora solo se habían dedicado al mercado OEM/ODM, hasta que el pasado año se reestructuraron por completo y decidieron salir al mercado retail. Sin embargo son estas nuevas empresas las que generalmente aportan nuevas ideas y soluciones para continuar la búsqueda de la caja perfecta y las que hacen que el mercado de cajas permanezca en constante evolución.

Hoy tenemos la suerte de poder analizar el primer modelo de esta “nueva” marca taiwanesa, la Cubitek Tattoo Pro.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la web de Cubitek.

Como podemos ver, la Tattoo se ofrece en tres modelos diferentes, la Beta (como modelo básico de toda la gama), la Pro que vamos a analizar y la Fire, exactamente igual que la Pro pero con el interior realizado en color rojo.

Viendo las características de la caja vemos que es una torre midi con un tamaño no demasiado grande, algo a tener bastante en cuenta a la hora de instalar tarjetas gráficas o disipadores de gran tamaño. Al menos de serie la Pro viene con un ventilador extra de 140 mm para su parte superior, lo que unido al otro del frontal y al trasero de 120 mm deberían de proporcionar una buena refrigeración a los componentes en su interior.

Este modelo tiene un precio de mercado de 70 €.

ANÁLISIS EXTERNO.

La Cubitek Tattoo Pro viene en una caja de cartón marrón con un diseño representando un tatuaje en su frontal, estando el resto de costados dedicados a mostrar sus principales características.

En el interior de la caja la Tattoo va bien protegida por un par de bloques de corcho blanco y por una bolsa de plástico para evitar cualqier posible daño durante el transporte.

Veamos ahora la caja.

La primera impresión de los materiales empleados en la Tattoo es bastante buena. El acabado de la pintura es realmente excepcional y el tacto de los plásticos es firme, sin tendencia a doblarse. El acero de la caja no está mal, algo que se puede esperar de un modelo realizado con acero SECC de tan solo 0.7 mm de sección. He de decir que el diseño externo me gusta bastante dado que no es chillón como el de otros modelos en el mercado.

El frontal de la caja está realizado en plástico negro con una rejilla de metal en su parte frontal y un par de tiras de plástico transparente en los laterales cuyo caracter es meramente decorativo.

En la parte superior encontramos cinco bahías de 5¼” destinadas a las unidades ópticas o posibles rehobuses, a parte de un led que indica que el sistema está en funcionamiento.

En la parte inferior hay una gran rejilla detrás de la cual se encuentra el ventilador de 140 mm frontal. A parte también podemos ver el led de actividad de los discos duros.

Las tapas de las bahías de 5¼” se separan con mucha facilidad presionando unas presillas situadas en sus laterales.

Todo el frontal de la Tattoo se separa con mucha facilidad del resto de la caja.

Examinando el interior del frontal podemos ver que Cubitek ha elegido colocar la bahía externa de 3½” en la parte superior de la caja. Es un sitio tan válido como cualquier otro dado que la bahía es extraible y reposicionable donde deseemos. Aparte, las tapas interiores de las bahías son sólidas, así que no hay posibilidad que el aire entre en la caja por ellas.

La bahía está realizada en buen acero y pintada completamente en negro como el resto de la caja.

En la parte inferior del frontal de la Tattoo podemos ver las perforaciones destinadas a dejar pasar el aire del ventilador frontal.

Estas perforaciones no me parecen lo suficientemente grandes para dejar pasar el aire del exterior sin problemas, aparte que suelen tener tendencia a llenarse de polvo con bastante facilidad, con lo que su utilidad es bastante limitada.

Pasando a la parte interna del frontal podemos ver que cada bahía cuenta con un filtro antipolvo. También podemos ver el ventilador de 140 mm que cuenta con cuatro leds rojos.

El laterla izquierdo de la caja está dominado por una gran ventana de metacrilato transparente que permite ver el interior pintado de negro de la Tattoo. El posici0nado de la ventana no es el más adecuado del mundo dado que, en lugar de quedar centrada sobre la zona de la placa base, está despazada hacia la derecha de manera que ni deja ver toda la placa base sino que muestra también parte de las bahías de 5¼” y 3½”, que en mi opinión no tienen gran interés.

En la parte superior podemos ver algunas soluciones realmente interesantes.

En su parte frontal se localizan (de izquierda a derecha) el botón para apagar los leds de los ventiladores superior y frontal, un puerto eSATA, dos puertos USB 2.0, una toma mini jack de 3.5 mm para cascos, una para micrófono, el botón de reset y el de encendido de la caja.

Es un buen detalle que la caja incluya un interruptor para apagar los leds de los ventiladores.

En la parte central encontramos una práctica bandeja con la mayor innovación de la caja: un conector mini USB destinado a conectar nuestro móvil al sistema y así poder cargarlo o traspasar archivos entre ambos. Esta solución me parece de lo más práctica dado que la mayoría de móviles modernos usan tanto ese estádar como el micro USB (la caja viene con un adaptador) como medio de conexionado.

Finalmente en su parte trasera localizamos el hueco tras el que va instalado el ventilador superior de 140 mm.

La tapa se puede qitar presionando las presillas laterales, lo cual nos permite ver que por dentro tiene un filtro anti polvo como últimamente estoy viendo en bastantes cajas y cuya utilidad no encuentro dado que no solo obstruye el libre paso de aire sino que se supone que el aire dentro de la caja no contiene una cantidad significativa de polvo. Lo único que se me ocurre es que Cubitek haya pensado en un tipo de usuario que quiera una caja de presión positiva y vaya a darle la vuelta a este ventilador de manera que meta aire dentro de la caja en lugar de sacarlo al exterior.

El ventilador viene, por defecto, colocado de manera que saque aire del interior de la caja y se asienta tras una rejilla de taladros medianamente restrictiva.

El cable de alimentación del ventilador es el que sale a la derecha de la imagen. Claro que esta ubicación de la salida del cable hará que luego, en el interior de la caja, este quede colgando por en medio de la misma en lugar de pegado a la bandeja de sujección de la placa base, una ubicación no muy práctica a la hora de realizar una buena gestión de cables del interior.

Veamos ahora la parte trasera de la caja.

La parte trasera, en su zona superior, está dominada por el ventilador de 120 mm que también tiene anclajes para modelos de 92 y 80 mm y cuya rejilla presenta una restricción moderada al flujo de aire.

Más abajo encontramos las siete tapas de las ranuras de expansión. Cubitek ha optado por usar tapas reutilizables, lo cual es un buen punto positivo en mi libro. A la derecha vemos un par de taladros recubiertos de goma destinados al paso de tubos en el caso de instalar una refrigeración líquida externa y una pequeña rejilla para permitir una entrada de aire a la zona de la gráfica. Finalmente vemos el hueco en el fondo destinado a alojar la fuente de alimentación.

La caja se asienta sobre cuatro soportes de plástico negro y duro que no creo que vayan a amortiguar mucho las vibraciones de la misma. En el suelo de la caja hay una abertura protegida por un filtro anti polvo para permitir la entrada de aire fresco directamente a la fuente de alimentación.

Veamos ahora el interior de la caja.

ANÁLISIS INTERNO.

Para acceder al interior deberemos quitar los thumbscrews traseros que soportan los paneles laterales de la Tattoo, y esta es la imagen que veremos.

En la parte trasera se haya situado el ventilador de 120 mm (de color negro, como el resto del interior de la caja) con un adaptador de tres pines a molex grande y las tapas de las ranuras de expansión. Cubitek ha optado por usar un sistema de presillas para las ranuras de expansión para facilitar el montaje.

La bandeja de sujección de la placa base cuenta con un gran agujero central que permite la instalación y desmontaje de disipadores diferentes al de serie sin tener que sacar la placa base de la caja.

También se aprecia que Cubitek, con buen criterio, ha distribuido una serie de aberturas por la zona derecha e inferior para facilitar en lo posible la gestión de cables en el interior de la caja.

El problema que tengo con la ubicación que ha elegido Cubitek para estas aperturas es que van a quedar tremendamente cerca del extremo derecho de la placa base cuando esta sea un modelo full ATX, lo que puede dar lugar a problemas en el montaje y la posterior gestión de cables.

La fuente asienta sobre cuatro soportes de acero que no llevan ningún acolche que evite que las vibraciones de la fuente se transmitan al resto de la caja; los acolches de goma se encuentran en realidad entre los accesorios y han de ser pegados previos a la instalación de la fuente.

En la parte superior vemos la rejilla tras la que se ubica el ventilador superior de 140 mm. También vemos el problema que ya comenté previamente con el cable de alimentación del ventilador, que sale por en medio del techo y queda francamente mal.

En la parte izquierda encontramos las bahías de 5¼” y 3½”.

Las bahías de 5¼” cuentan con un sistema de sujección tipo tool less basado en una barra deslizante.

Aunque se me olvidó hacerle una foto específica, las bahías de 3½” emplean un sistema de rieles que se montan en los discos duros, deslizándose estos dentro de las bahías.

En la parte trasera de la bandeja vemos que no se ha incluido ningún sitio donde poder fijar los cables. Aparte, también vemos una costilla de refuerzo que impide el paso de cables desde la zona de discos duros hacia la bandeja de la placa.

Algo que me deja bastante preocupado es que la colocación de bahía de 3½” queda muy pegada al lateral derecho, de manera que temo que los discos duros no van a poderse montar de manera que los conectores de alimentación y de datos queden ocultos dado que la caja deja muy poco espacio hasta donde va la tapa lateral.

La Cubitek Tattoo Pro incluye los siguientes accesorios.

-Railes para el montaje de los discos duros.

-Tornillería variada, soportes de goma para la fuente de alimentación.

-Adaptador para bahía externa de 3½”.

-Adaptador de mini USB a micro USB.

-Manual de instrucciones.

En general, el diseño interno de la Cubitek Tattoo Pro me parece algo anticuado para lo que podemos ver en las cajas actuales, especialmente en los sistemas de retención de las unidades de almacenamiento.

MONTAJE Y TESTEO.

El montaje de un sistema dentro de la Cubitek Tattoo Pro es sencillo pero no es todo lo sencillo que podría haber sido. Lo primero es que, como me temía, las aberturas que dan acceso a la parte trasera de la bandeja quedan parcialmente tapadas por la placa base cuando se monta, lo que hace tremendamente complicada la gestión de cables. Pero también hay un problema extra y es que el poco espacio detrás de la bandeja impide insertar cables de alimentación medio gruesos como el de alimentación a la placa base de 24 pines y/o el cable de alimentación a la tarjeta gráfica.

Luego, como me temía, no hay manera de montar los discos duros de manera que los conectores queden ocultos, así que no queda especialmente ordenado con todos los cables sueltos por en medio.

Otra cosa a destacar es que tuve bastantes problemas con el disipador elegido para el montaje, el Noctua NH-C14, en que el extremo de las heatpipes del disipador tocaban con el ventilador trasero de la caja, impidiendo que girara con normalidad. Aparte, el interior tan estrecho dificulta muchísimo roscar ciertos tornillos de la parte superior de la placa base, así que recomiendo no montar disipadores masivos en esta caja y a ser posible de los de tipo torre en lugar de tipo concha.

Algo que no quiero pasar por alto es que el sistema de retención por presillas de plástico funciona francamente mal, siendo estas bastante frágiles y con tendencia a desmontarse en sus propios soportes en cuanto se fuerzan lo más mínimo, aparte de no sujetar con ninguna fuerza, así que recomiendo usar un tornillo para asegurar cualquier tarjeta de expansión que se monte en esta caja.

Veamos como queda el montaje.

Como podéis ver, el interior queda muy en la línea de cajas que había en el mercado hace 5 o 6 años. Y tamibién podéis ver lo que comentaba de la mala ubicación de la ventana que deja ver más cables que otra cosa :S.

Veamos si en el aspecto térmico la caja funciona mejor que en el estético.

Para el testeo de la Tattoo Pro se han instalado los elementos habituales de nuestro banco de pruebas en la caja y medido las Deltas de temperatura entre el banco de pruebas y la caja. Los componentes utilizados son:

-Intel Core i7 920 D0

-Noctua NH-C14

-Gigabyte GA-EX58A-UD5

-3×2 GB Exceleram DDR3-1600 CL6

-Sapphire radeon HD6850

-Seagate Barracuda 7200.12 500 GB SATA2

-Antec TruePower New 750 W

Estos son los resultados en idle:

Como era de esperar, todas las temperaturas sufren un incremento al meter los componentes dentro de una caja tan cerrada pero el incremento es bastante suave rondando los 3-4 ºC excepto la placa base y el disipador, que sufren un incremento de entre 5 y 6 ºC.

Veamos en load:

Con el sistema en full load, vemos que los incrementos de temperatura de la gráfica son bastante modestos, rondando los 5ºC, pero el incremento de temperatura en la placa base es MUY alto, rondando los 25-26 ºC para el procesador y el puente norte. También es interesante el dato que, a pesar del ventilador frontal, la caja es incapaz de refrigerar correctamente el disco duro dado que su temperatura es la misma que en el banco de pruebas donde no tienen ningún tipo de refrigeración excepto el aire circundante, debido probablemente a esa rejilla frontal tan restrictiva que vimos previamente. Estos datos me dicen que la caja no refrigera especialmente bien.

CONCLUSIÓN.

La Cubitek Tattoo Pro es una caja bastante interesante en su concepto, pero la ejecución no acompaña. Está muy bien que exteriormente el diseño sea atractivo y los materiales empleados, de buena calidad, pero la ejecución interior deja bastante que desear, siendo un diseño antiguo que ya podíamos encontrar hace varios años en otros modelos. El uso de rejillas tan restrictivas a la libre circulación de aire y el frontal semi sólido no ayudan precisamente en la refrigeración de los componentes, siendo los más perjudicados aquellos que se hallan al rededor del procesador. Todo ello teniendo en cuenta que por los 70 € que cuesta este modelo podemos encontrar otros como la LanCool PC-K60 o la Cooler Master HAF912 que, si bien no tienen ventana lateral, resuelven el tema de la gestión de cables y la refrigeración bastante mejor. Incluso la antigua Cooler Master CM690 Dominator es bastante mejor que esta caja.

Pros:

-Muy buena calidad de los materiales.

-Muy buena calidad la pintura.

-Interior pintado de negro.

-Poco sonora en uso.

-Ventiladores con leds y con interruptor para apagar dichos leds.

-Conexión incorporada para móviles con clavija mini USB o micro USB.

-Buena ventilación de componentes con estos en idle.

-Sin ruidos parasitarios en funcionamiento.

-Sistema tool less para anclaje de dispositivos en las bahías de la caja.

Contras:

-Rejillas de ventilación bastante restrictivas.

-Refrigeración de la zona de la placa base bastante mala.

-Montaje interno no demasiado cómodo.

-Presillas de sujección para las tarjetas de expansión realmente endebles.

-Sistema de gestión de cables poco conseguido.

-Bahía de discos duros obliga a montar éstos con los conectores por el frente.

-Sin adaptadores para discos de 2½”.

Por todo ésto, la Cubitek Tattoo Pro se hace acreedora de:

LA BENDICIÓN DEL GURÚ, CATEGORÍA DE BRONCE.

Queremos agradecer a Cubitek y a CaseKing que nos hayan proporcionado esta muestra para análisis.

Compártelo. ¡Gracias!