Corsair Carbide Spec-04

Desde la llegada de Corsair al segmento de las cajas de ordenador, este fabricante ha mantenido un flujo constante de nuevos modelos, a cual más interesante. De hecho, nuestra página tiene un buen montón de análisis de varios modelos de esta marca. Así que recibir una nueva caja para análisis siempre es algo esperado con cierta anticipación. Y más cuando se trata de un modelo que ni siquiera se ha lanzado al mercado todavía (bueno, se lanza hoy) como es el caso de la Corsair Carbide Spec-04, de la cual os presentamos nuestro análisis completo.

Como bien sabréis, la gama Carbide de Corsair es la, por así llamarlas, gama “básica” de este fabricante. Los modelos de esta gama van desde los muy básicos como la Carbide 100 hasta modelos más avanzados como las Carbide Air 740. O lo que es lo mismo, engloba a muchos modelos de diferentes características en los que el precio NO es el factor diferenciador. Y en esta gama es donde Corsair está sacando sus modelos de diseño más agresivo de la serie Spec. De hecho, en la web tenemos el análisis de la Spec Alpha que os recomiendo leer porque esta caja guarda muchas similitudes con el modelo que hoy voy a analizar.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Veamos primero lo que el fabricante tiene que decirnos sobre su caja.

Corsair define a la Carbide Spec-04 como una caja compacta y a la vista de las dimensiones, salta a la vista que parece serlo. Pero “compacta” no tiene por qué significar “estrecha” o “apretada”, como demuestran las tolerancias que tiene tanto para el disipador como para la gráfica o la fuente de alimentación. Tampoco va mal servida en cuanto a almacenamiento disponible, con tres bahías de 3,5″ y otras dos de 2,5″. Sin embargo, hay que mencionar que la caja no lleva bahías de 5,25″, lo que significa que no podremos instalar nada que emplee ese tipo de bahías.

De todas formas, también os quiero llamar la atención del precio que tendrá a la venta. Solo $49. Ese es francamente un muy buen precio para una caja, así que habrá que ver qué sacrificios ha tenido que hacer el fabricante para alcanzarlo.

ANÁLISIS EXTERNO

La Corsair Carbide Spec-04 me llegó en una caja de cartón marrón en cuyos laterales hay impresos tanto unos dibujos de la caja (uno de ellos, explotado) y las características técnicas de la misma.

Me gusta que la caja de cartón venga con recortes en dos de sus laterales que puedan actuar como asas para que su transporte sea más cómodo.

Si os fijáis en la segunda foto, viene una pegatina, justo encima de la abertura para sujetarla, donde indica el modelo exacto y el tipo de combinación de color que me ha llegado.

En mi caso particular, el modelo que he recibido tiene ventana lateral y emplea la combinación de colores rojo y negro en el frontal de la caja, a pesar de ser toda la caja en color negro. Y hablando del color de la caja, creo que es hora de presentaros a la Corsair Carbide Spec-04 en toda su gloria.

Como podéis ver, guarda un más que razonable parecido a su hermana más antigua, la Spec Alfa por el frontal que emplea. Así que vamos a darnos una vuelta y os iré comentando mis impresiones sobre ella. La primer imagen que vais a ver es la del frontal de la caja, donde se puede ver el diseño poliédrico que emplea en la zona frontal. Un diseño que, si bien me parece atrevido, me genera ciertas dudas sobre el tema de la ventilación. Y es que la caja solo tiene un ventilador de 120 mm instalado en su frontal, así que quiero ver si esta disposición no acaba afectando negativamente a la capacidad de refrigeración.

El lateral izquierdo está dominado por una gran ventana de plástico semi ahumado que deja ver bastante bien casi todo el interior (ya veremos éste en mayor detalle en la siguiente sección).

La parte trasera no tiene mucha historia, lo cual no me quita de hablar sobre esta zona.

En la parte superior tenemos el hueco para el ventilador de 120 mm opcional que podemos instalar en su interior. Justo al lado izquierdo se encuentra el hueco para montar el escudo EM de la placa base. Hay un hueco en la parte superior de donde se instala el ventilador trasero que no tengo ni idea de para qué lo necesita ahí el fabricante. Quizás en una versión futura quieran poner ahí un controlador de ventiladores, al estilo de lo que hacía Antec antiguamente en sus cajas.

Por debajo lo que tenemos son las siete ranuras de fijación para las tarjetas de expansión del sistema. Y aquí es donde encuentro un sistema de anclaje que no me convence demasiado dado que para fijar las tarjetas, hay que desmontar primero una pletina, quitar la cubierta de la ranura que queremos emplear, para después volver a poner la pletina. Sinceramente, creo que son demasiados pasos para fijar una tarjeta de expansión y ganas de hacer complicado algo tan sencillo como quitar la cubierta e insertar la tarjeta de expansión.

El lateral derecho está formado por un gran abultamiento destinado a permitir la circulación de los cables por la parte trasera de la placa base de la Carbide Spec-04, quedando escondidos, como ya veréis luego. En la parte superior izquierda está el panel I/O. Y la ubicación que ha elegido Corsair no me parece la más adecuada.

¿Por qué, os estaréis preguntando? Una caja con un lateral con ventana está pensada para poder ver su interior, lo cual significa emplearla encima de la mesa, en lugar de en el suelo, que es donde deben de ir las cajas de ordenador. Si queremos ver el interior de la caja, el panel I/O está justo en el punto más alejado para poder acceder a él. Y para hacerlo, casi con toda seguridad, os tocará desplazar la caja (o vosotros mismos) para saber dónde conectáis lo que queréis. Hubiera preferido verlo instalado en el frontal de la caja o en el lateral izquierdo, donde no hubiera que moverla para poder acceder a él. En resumidas cuentas, me parece una ubicación poco práctica.

La parte superior tiene dos aberturas donde se pueden instalar sendos ventiladores de 120 mm. Curiosamente, aquí Corsair ha acertado plenamente al hacerlos de manera que no estén centrados con el punto medio de esta parte sino desplazados hacia el lado donde van montados los componentes internos. Esto maximizará su empleo cuando se monten ahí. Aunque como luego veremos, el espacio que queda entre un disipador y un posible ventilador ahí instalado es bastante pequeño y puede hacer complicado su uso en función del disipador que empleemos dentro de la Carbide Spec-04.

Finalmente en la parte inferior lo más destacable es la abertura para la refrigeración de la fuente de alimentación y las cuatro patas de goma que ha instalado el fabricante. Y que a diferencia de las que se suelen emplear en las cajas de este precio, realmente son blandas y servirán para amortiguar las vibraciones de la caja cuando ésta esté en funcionamiento.

Algo que no he comentado es que me ha sorprendido bastante es el escaso peso de la caja. Mucho me temo que el metal que se ha empleado en su fabricación no parece ser de lo más grueso.

Es hora de echarle un ojo a esta Carbide Spec-04 por dentro, ¿no creéis?

ANÁLISIS INTERNO

Al quitar las tapas laterales, mis temores sobre el metal han quedado plenamente confirmados. Me temo que Corsair ha empleado un metal bastante fino en la fabricación, muy en la línea de las cajas de este tipo de precio. No es que haya sido inesperado, pero vaya, que quizás esperaba un poco más de este fabricante.

Quizás una de las cosas que más me ha gustado a la hora de abrir la caja por dentro la primera vez ha sido ver lo espaciosa que es por dentro. Esto probablemente se pueda deber a la ausencia de las bahías de 5,25″ que suelen ir en la parte superior derecha.

La parte izquierda es la bandeja para instalar la placa base y podemos ver que Corsair ya ha dejado montado en la Carbide Spec-04 los correspondientes soportes de latón para la instalación de ésta. Esto seguramente ahorrará bastantes quebraderos de cabeza a cualquier constructor novato. Sin embargo, algo que no me acaba de convencer es que entre el borde superior de la placa base y el techo de la caja no queda demasiado espacio. Tampoco me convence el taladro que se ha hecho en la parte izquierda superior, ya entenderéis por qué luego.

La parte trasera, desde el interior de la caja, permite ver que las tapas de las ranuras de expansión están perforadas para mejorar la ventilación de la caja. Algo lógico dado que en este caso se trata de una caja de presión positiva.

En la parte inferior se encuentran las tres bahías de 3,5″. En ellas podréis montar tanto los discos duros con ese formato como también los de 2,5″. El montaje se realiza, en el primero de los casos, insertando la unidad dentro del soporte de plástico. En el segundo caso hay que utilizar tornillos para dejarlos fijos a los soportes.

Al menos, el hueco que queda entre los discos duros es bastante amplio como para que circule el aire de refrigeración sin demasiadas interferencias entre ellos, algo que siempre he considerado un plus muy importante.

Y aquí también podéis ver una de las principales causas de preocupación que tengo con la Carbide Spec-04 y es que la entrada frontal de aire se encuentra bastante limitada al tener la chapa de plástico roja justo en frente de la ubicación del ventilador frontal. Ya veremos si incide de alguna manera cuando haga el testeo de la caja más adelante.

Justo encima de las bahías para discos duros se haya el hueco reservado para instalar dos unidades de 2,5″. Y está bien que esté en ese punto dado que está justo en frente de la corriente de aire, así que su ventilación está asegurada.

Si le damos la vuelta a la caja tenemos la siguiente imagen.

Empezando por el lado izquierdo, se pueden ver los taladros donde se deben de colocar los tornillos para sujetar las unidades de 2,5″, así como tres ojales metálicos para sujetar cables. Esta posición está bastante bien pensada porque permite sujetar, no solo los cables de alimentación y datos que vayan a las unidades que se monten en esa zona, si no también los cables que salen de la zona I/O que se puede ver en la imagen.

A la derecha tenemos la parte trasera de la bandeja de soporte de la placa base, la cual tiene varios taladros para ayudar a manejar y dirigir los cables a los diferentes conectores de la placa base. La verdad es que el número de ojales para la sujeción de los cables no es en exceso elevada, pero están situados justo donde deben para cumplir perfectamente su función.

He de decir, en este punto, que el espacio que han entre la parte trasera de esta bandeja y el borde externo de la caja es mínimo (he medido unos 5 mm). Por suerte, Corsair ha pensado en esto al hacer la chapa derecha abultada para que no haya problemas a la hora de pasar los cables por detrás de la placa.

Es hora de ver qué tal es el montaje de un ordenador en esta caja.

MONTAJE

El montaje de un ordenador en la Corsair Carbide Spec-04 no tiene mucha historia, la verdad, y el resultado que se consigue es de un interior bastante limpio de cables a la que ponemos un poco de empeño en hacerlo.

Los componentes que he empleado para el montaje (y el posterior testeo) son:

  • AMD A10-7850k
  • Asus A88XM-PLUS
  • 2 x 4 GB Kingston HyperX DDR3-2666
  • Sapphire Radeon HD 7950
  • Seagate Barracuda 7.200.10 250 GB 3,5″
  • Seagate Movile 7.200 1 TB 2,5″
  • Kingston KVR 90 GB 2,5″

Varios inconvenientes que me han surgido durante el montaje son:

  • El taladro superior izquierdo para paso de cables es prácticamente inservible y, al final, se acaba forzando y doblando la placa base para que el cable de alimentación del procesador pueda pasar por él y conectarse al conector EPS +12V.
  • El hueco para colocar ventiladores en la parte superior es muy justo y podría llegar a interferir con el disipador del procesador.
  •  El sistema de retención para tarjetas de expansión es efectivo, sí, pero engorroso de utilizar.

Quitando estos aspectos, la caja permite un montaje sin complicaciones y, como ya decía, permite tener un interior bastante despejado de cables al final.

Veamos ahora qué sucede cuando sometemos a estos componentes a nuestro habitual test de estrés.

TESTEO

Para testear el rendimiento térmico de la Carbide Spec-04 someteremos a los componentes a mi habitual batería de tests, consistente en:

  • Media hora con el ordenador en reposo en el escritorio.
  • Una hora con el procesador y la tarjeta gráfica funcionando al 100%, ejecutando de manera simultánea tanto Prime95 como Unigine Heaven 2.5

He dividido los tests en dos sesiones. Una de ellas es la configuración stock de la caja y la segunda es añadiendo un ventilador de 120 mm a su parte trasera. En ambos casos, la temperatura ambiente durante los tests se mantuvo en 23 ºC.

Los resultados de la configuración stock son los siguientes:

Los resultados de la caja son bastante decentes excepto, mucho me temo, en la zona de discos duros donde la temperatura se elevó bastante. No son unops grandes resultados pero la caja claramente se defiende en circunstancias de carga de trabajo extremo. Y las temperaturas en el escritorio son bastante buenas.

Cuando añadimos un ventilador a la zona posterior de la caja, el resultado final es el siguiente:

Solo el procesador y el chipset de la placa realmente se benefician bastante con bajadas de temperatura de hasta 4 ºC (lo que me hace suponer que en esa zona el aire caliente tiende a embolsarse y no escapa con facilidad de la caja), pero ni la tarjeta gráfica ni los discos duros presentan una variación de la temperatura más allá del posible margen de error.

CONCLUSIÓN

Por los $49 (62,90 € en España con los impuestos) que va a costar esta caja cuando se ponga a la venta, pocas pegas le puedo poner. Me parece una caja que está bien construida, con un buen trabajo de pintura y con un interior espacioso para ser una caja de ordenador compacta. Tiene un buen sistema de gestión de cables que permite conseguir un interior despejado y y podremos montar en su interior casi cualquier componente que nos apetezca dado que sus márgenes de maniobra son realmente buenos, especialmente en la zona del disipador y la tarjeta gráfica.

También hay que decir que Corsair ha tomado algunas decisiones de diseño que no me parecen muy acertadas, como el taladro para pasar el cable de alimentación del procesador o la escasa distancia entre la parte superior de la placa base y el hueco para los ventiladores del techo. Por no contar lo endeble que es el acero de ambas tapas laterales.

Pros:

  • Diseño agresivo y atractivo
  • Buen  trabajo de pintura
  • Facilidad en el montaje
  • Interior amplio
  • Gran capacidad para instalar disco duros
  • Ventilador incluido bastante silencioso
  • Interior despejado de cables
  • Capacidad para montar componentes de gran tamaño
  • Tamaño externo contenido
  • Muy barata, por solo $49

Contras:

  • Acero de paneles laterales algo endeble
  • Los resultados térmicos no son los mejores
  • Discutible ubicación de alguno de los taladros para paso de cables
  • Sistema de sujeción de tarjetas de expansión engorroso

Por toso esto, la Corsair Carbide-04 al final se hace acreedora de nuestro galardón de oro y no tengo ningún problema en recomendarla a aquellos usuarios que vayan cortos de dinero pero quieran una caja bien pensada y muchísimo mejor que las genéricas que muchas veces se ven en ese rango de precios.

 

Compártelo. ¡Gracias!