Krom Konor

Hace tan solo unos días que la marca Krom, especializada en productos orientados al Gaming, presentó sus nuevos auriculares Krom Konor, con sonido virtual 7.1 pero que, a su vez, son compatibles con PS4. En el día de hoy os presentamos nuestro particular análisis de estos nuevos auriculares que si destacan por algo es por su agresiva estética con iluminación de color naranja, pero también por un agresivo precio.

Según el fabricante, los Krom Konor son unos auriculares diseñados para poder ser utilizados durante horas sin sufrir cansancio, y para ello han tenido que diseñarlos con unas orejeras de tacto suave que protege al usuario del inevitable roce, pero también con un grueso acolchado que garantiza una buena ergonomía y comodidad. Así mismo, y dado que tienen un diseño circumaural cerrado, garantizan un buen aislamiento acústico del ruido exterior, algo de agradecer si los vamos a utilizar en entornos con más gente como una LAN Party.

De igual manera y tal y como comentábamos al principio, éste dispositivo destaca por una estética bastante agresiva, en la que el fabricante ha combinado el color negro brillante con el habitual naranja chillón característico de la marca, con el añadido de que en éste caso el color naranja se ilumina para darle un toque más “Gaming” al producto. Eso sí, por suerte en la consola de control el fabricante ha dispuesto un botón que nos permite apagar completamente la iluminación si queremos, lo cual es muy de agradecer.

Hablando de la consola de control, ésta se ubica en el cable y da acceso al usuario no solo a encender y apagar la iluminación sino también a controlar el volumen, así como encender y apagar el micrófono tan solo pulsando un botón. Aun así, los Konor cuentan con un software (que en éste caso es para PC, no para la PS4 con la que también es compatible) que permite al usuario ir más allá y con figurar perfiles de ecualización, activar el sonido envolvente 7.1 virtual y controlar funcionalidades del micrófono.

Hay que recordar, antes de meternos en materia con el análisis, que éstos son unos auriculares que ya están a la venta a un precio de 34,90 euros.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Estamos ante unos auriculares que equipan unos altavoces de imanes de neodimio de 50 mm de diámetro, capaces de representar sonidos entre 20 Hz y 20 KHz como es habitual. Cuentan con un micrófono abatible y flexible que capta sonidos entre 16 Hz y 20 Khz, aunque la parte mala es que su patrón es omnidireccional y no cuenta con cancelación activa de ruido. Por lo demás, a destacar que cuenta con un cable de 2,2 metros de longitud, 40 centímetros más de lo habitual pues, recordemos, son compatibles también con PS4 además de PC y Mac.

ANÁLISIS EXTERNO

Como es habitual en este fabricante, los Krom Konor vienen embalados en una caja de cartón blando de color negro en cuya cara principal podemos ver una imagen a tres cuartos del dispositivo.

En la parte trasera tenemos un croquis del dispositivo, dejando para los laterales una descripción con iconos de sus principales bondades.

Dentro del embalaje encontramos como es habitual una escueta guía de instalación que no nos da demasiada información, pero que nos remite a la web del fabricante para más información y para descargar el software de gestión.

Aquí tenéis los Krom Konor ya fuera de su embalaje. No resultan demasiado pesados ni excesivamente voluminosos (al menos no en comparación con otros modelos circumaurales del mercado), y a pesar de que no cuentan con una gran ergonomía son bastante flexibles desde el momento en el que los coges con las manos.

Ambos laterales cuentan con una especie de rejilla con inserciones de color naranja que se iluminarán cuando los tengamos conectados. La varilla del micrófono es extremadamente flexible y, lo mejor de todo, no tiende a volver a su posición cuando la doblamos sino que se queda donde la dejemos.

La parte mala es que los acabados en color negro son brillantes, y aunque esto queda bien cuando el dispositivo es nuevo en cuanto los utilicemos unos cuantos días en seguida se quedará sucio, pues en cuanto lo tocas se queda la huella de los dedos.

En la parte superior de la diadema podemos ver el anagrama de KROM, mientras que en la parte contraria encontramos una almohadilla bastante blanda de color naranja. Los auriculares no permiten girar las orejeras (aunque como decíamos antes son bastante flexibles) pero sí que permiten ajuste de tamaño de la diadema para poder ajustarse a distintos tamaños de cabeza.

Las orejeras de gomaespuma blanda cuentan con un revestimiento de imitación de piel muy suave y agradable al tacto. Tienen un volumen no demasiado grande pero aun así gracias a que son suaves y especialmente blandas resultan muy cómodas.

Las orejeras como podéis apreciar tienen forma circular, de manera que la oreja quedará dentro y la orejera se apoyará sobre la cabeza y no sobre la oreja, aislando así el oído del ruido exterior.

Del auricular izquierdo sale el cable, con una protección de goma para preservar su integridad con el movimiento.

También en este lado tenemos el micrófono, con varilla abatible y flexible.

Termina en un condensador de patrón omnidireccional protegido por una rejilla de plástico. Viendo esto y sus características me parece que el micrófono va a ser el punto débil de éstos auriculares. Al final tenemos una inserción de plástico naranja que también se iluminará cuando tengamos conectado el dispositivo.

El cable es muy largo, como decíamos antes de 2,2 metros, y está mallado con hilo de nailon. Termina en un conector USB 2.0 dorado.

Ésta es la consola de control que tenemos en el cable. Como indicábamos antes nos permitirá controlar el volumen, silenciar el micrófono y encender o apagar la iluminación, todo de manera digital, sin rueda analógica.

Visto el dispositivo, es el momento de ponerlo a prueba.

TESTEO

Hora de conectar los auriculares y comenzar a utilizarlos. Pero antes, como siempre, una pequeña galería con la iluminación del producto.

El software

Los Krom Konor tienen su propio software de gestión, como casi todos los dispositivos de la marca. Va siendo hora de que, dado el tiempo y la experiencia que ya tiene la marca en el mercado, lancen un software que englobe todos sus productos, tal y como hacen por ejemplo Corsair, Razer o SteelSeries. Imaginad tener ratón, teclado y auriculares de Krom y tres programas diferentes, uno para cada uno. De hecho mirad esto: exactamente la misma ventana de configuración del sonido 7.1 de éstos auriculares pero con diferente color en otras dos marcas distintas.

Bueno, dejando eso de lado vamos al lío. Nada más instalarlo y ejecutarlo, el propio software nos advierte de que nos aseguremos de que tengamos marcada la opción “Speaker”, porque de lo contrario no se escuchará nada.

Dicho esto, en la pantalla principal tenemos controles de volumen para los bajos y para los dos lados de manera individual, pudiendo enlazaros y desenlazarlos. Si pulsamos con el botón derecho sobre el icono del altavoz también nos dará acceso a un ecualizador, si bien como veremos en breve tienen varios perfiles pre configurados. En la parte de arriba también podemos ver algunos parámetros técnicos.

Con el micro más de lo mismo, tenemos controles de volumen. El que pone “Monitor” no es otra cosa que el loopback, o en otras palabras, si queremos o no escucharnos a nosotros mismos al hablar.

Así mismo, la aplicación cuenta con unas opciones para cambiar la interfaz de idioma o hacer que sea transparente. Echo de menos una opción para actualizar automáticamente.

Finalmente, en la parte superior podemos acceder a distintos perfiles preconfigurados, que nos permitirán seleccionar entre otras cosas una ecualización apta para juegos, películas o música. También, claro, otro personalizado que nos permitirá tocar a nosotros los valores.

Los Krom Konor en uso

Hay que empezar diciendo que, tal y como me parecía en primera instancia, los Konor son bastante cómodos. Son muy ligeros y la almohadilla superior en la diadema hace su trabajo a la perfección, lo que aunado al hecho de que las almohadillas de las orejeras son suaves y blandas y que la diadema es bastante flexible hace que al poco rato te olvides de que los llevas puestos, síntoma de que realmente son muy cómodos. No se echa para nada de menos que tengan un sistema de giro en las orejeras, la verdad.

Eso sí, todo tiene una parte mala y es que al haber utilizado piel sintética para cubrir las almohadillas las orejas no transpiran bien, y al cabo de un rato con ellos puestos empiezas a notar calor -más ahora en verano- y tienes que andar quitándotelos para dejar que la zona descanse y evitar sudoración. Esto le pasa a los Konor y a todos los auriculares que cuentan con piel sintética, ojo. Ya sabéis que la ventaja de ésta es que aísla muy bien del ruido exterior, pero la desventaja es que no transpiran. Al contrario que las de tela, que transpiran mejor pero no evitan tanto el ruido ambiente.

Dicho esto, hemos estado utilizando los auriculares tanto en PC (utilizando el software) como en PS4, y voy a comenzar por esto último: el sonido es estéreo, ni más ni menos. Nos da la ventaja de que no molestaremos a nadie con el sonido de la televisión y que tenemos muy a mano el control de volumen, pero no mucho más (bueno, y que tendremos el micrófono incorporado para comunicación por voz o streamings online). Ni nos proporcionan sonido envolvente en los juegos ni una calidad espectacular. El cable extra largo, eso sí, es una ventaja porque -al menos en mi caso- llega perfectamente desde la consola (puesta debajo de la TV) hasta el sofá del salón.

En PC, de nuevo estamos ante unos auriculares estéreo, con un sonido bueno pero nada espectacular. Cuando habilitamos los diferentes perfiles de audio podemos mejorar sensiblemente la calidad de sonido, o más bien sus matices, dependiendo de lo que estemos haciendo en cada momento y de cómo lo configuremos. Eso sí, hay que decir en su favor que cuando habilitamos el sonido virtual envolvente 7.1 la cosa mejora, especialmente en juegos, pues sí que logra crear sonido posicional, muy deseable especialmente en juegos tipo FPS en los que el saber desde dónde nos vienen los enemigos nos da una clara ventaja en la batalla.

Eso sí, tal y como supusimos viendo las características técnicas, las comunicaciones por voz no son su fuerte. Si estamos en un entorno en silencio el sonido es muy bueno y nuestra voz se escuchará de manera cristalina, pero lo malo es que al tener un micrófono de patrón omnidireccional y al carecer de cancelación activa de ruido, todo el ruido ambiente que tengamos en nuestro entorno se colará en la conversación.

CONCLUSIÓN

Los Krom Konor son unos auriculares versátiles, compatibles con PC y PS4, muy cómodos y que entregan un sonido de buena calidad, con el añadido de que cuentan con una agresiva estética Gaming que le gusta a muchos usuarios. Si quieres unos auriculares así de versátiles y cómodos a un precio muy competitivo, los Konor son una muy buena opción que deberías de tener en cuenta sin lugar a dudas.

PROS:

  • Buena calidad de sonido.
  • Compatibles con PS4.
  • Cable extra largo.
  • Bastante cómodos y ligeros.
  • Estética Gaming.
  • Sonido envolvente (solo PC).
  • Controles de volumen, mute e iluminación en el cable.
  • Varilla del micrófono flexible.

CONTRAS:

  • El forro de las orejeras de piel sintética produce sudoración.
  • Se quedan huellas en seguida en la superficie brillante.
  • Software poco pulido. Krom necesita urgentemente un software unificado.

Compártelo. ¡Gracias!