Gamdias Hebe M1 RGB

Gamdias Hebe M1 RGB

Guillermo de Ángel

La marca china Gamdias sigue sacando nuevos periféricos, como es el caso de estos auriculares Hebe M1 RGB. Como su nombre indica, cuentan con iluminación LED, suponemos que en aras de seguir la ya no tan nueva tendencia de las grandes marcas de llenar todos sus periféricos de colorines.

Este Hebe M1 RGB se une a los otros nueve auriculares ya existentes de la marca, y viene con unas características interesantes. Según indican en su página web, además de su iluminación «True RGB», también viene equipado con sonido 7.1 virtual para una experiencia inmersiva, y con efectos de vibración. De estos últimos ya hablaremos en detalle más adelante.

El Hebe M1 combina unos drivers de neodimio de 50mm con un diseño de orejeras circumaurales de gran tamaño que rodean la oreja completamente, de forma que garantizan confort y aislamiento del ruido exterior.

En cuanto al micrófono, se trata de un micrófono unidireccional con cancelación de ruido para un sonido más limpio. Este micro es extensible, de forma que se puede esconder dentro de la orejera izquierda si no lo estamos usando.

En este momento (y no parece que vaya a cambiar), solo existe un único modelo en cuanto a color (negro), y se puede encontrar por un precio de alrededor de 55€.

Sin más, entramos a mostraros nuestras impresiones sobre estos auriculares, y como siempre, empezamos con las características técnicas.

Características técnicas

Las hemos sacado de la página web de Gamdias, y son las siguientes:

  • Sensibilidad: 119 ± 3dB
  • Impedancia: 32 Ohm + / – 15%
  • Diámetro drivers: 50mm
  • Imanes de los drivers: NdFeB
  • Tamaño del micrófono: 6mm de diámetro * 5mm de largo
  • Sensibilidad del micrófono: 40db ± 3db
  • Patrón de recogida de sonido del micrófono: Unidireccional
  • Tamaño de la unidad de vibración: 30mm
  • Longitud del cable: 2m
  • Conector: USB con cobertura de oro
  • Dimensiones: 188 × 104 × 230 mm
  • Interfaz de usuario: Sí

Embalaje y contenidos

El Hebe M1 RGB viene contenido en una caja de cartón con una ventana lateral a través de la cual se pueden ver los auriculares.


Mientras que en la cara frontal y trasera encontramos imágenes y una lista de las características destacadas, en uno de los laterales tenemos la lista completa de características técnicas que os hemos puesto en el apartado anterior.

Dentro de la caja, únicamente encontramos los propios auriculares. No hay disco de instalación de drivers/interfaz de control, ni ningún otro tipo de accesorio.

Gamdias Hebe M1 RGB

La primera impresión que dan estos auriculares nada más sacarlos de la caja, además de presentar una gran solidez, es que las orejeras son bastante grandes. Esto se aprecia perfectamente en las siguientes imágenes.

Ya veremos si este gran tamaño se traduce en un mayor peso y por tanto en un mayor cansancio tras largos períodos de uso.

Por otro lado, vemos que presenta un clásico diseño de doble diadema deslizante. La parte superior, fabricada en un material metálico decentemente grueso, es la parte fija y le da consistencia al conjunto, pues es satisfactoriamente sólida. Las dos pletinas que recorren los auriculares de lado a lado tienen muy buena pinta y parece muy difícil doblarlas aunque sea un poquito.

La diadema extensible es una pieza de espuma recubierta por piel sintética, y se estira hacia arriba todo lo que necesitemos para acomodarlo a nuestra cabeza.

Estas pequeñas piezas de plástico con el logo de Gamdias que vemos unidas a las pletinas a ambos son fijas, no se mueven. Lo que hacen es permitir a la diadema de espuma estirarse y contraerse como un muelle según nuestra necesidad.

El micrófono extensible se encuentra, como es costumbre, en la orejera izquierda, y resulta bastante discreto. Se trata de un simple cilindro con un pequeño orificio en su extremo, que es por donde se recoge la voz.

Al extenderse, alcanza una buena longitud y podemos apreciar el cable que lo une al interior de la orejera. Se trata de un cable semi-rígido con recubrimiento de plástico-goma transparente que nos permite colocarlo en la posición que mejor nos venga, más cerca o más lejos de la boca.

Volviendo a las orejeras, se tratan de una única pieza de plástico que no permite rotación o ajuste, una lástima. El diseño exterior de las orejeras es elegante, pues resulta sofisticado sin ser demasiado extravagante.

Esas alargadas zonas de plástico transparente son las que más adelante se iluminarán cuando lo conectemos a nuestro equipo.

En el interior, mientras que el anillo exterior que estará en contacto con los alrededores de nuestras orejas está hecho de piel sintética, la zona interior está formada por una cómoda rejilla de tela tras la cual hay una pequeña pieza de espuma.

Por último, nos queda ver el control de volumen in-line, que encontramos a lo largo del cable USB. Este cuenta con cinco botones, donde dos de ellos son para subir y bajar el volumen, mientras que con los otros tres activamos/desactivamos la iluminación, el micrófono, y el modo vibración.

Por cierto, el cable USB está compuesto de una malla recubierta a su vez por plástico transparente, al igual que el micrófono, aunque obviamente en este caso el conjunto es mucho más maleable.

Software e iluminación

El software de control, por llamarlo así, se puede descargar desde la página de Gamdias (es el mismo que para el resto de sus productos, pero hay que descaargar el «módulo» correspondiente a loas Hebe M1), y consta de las siguientes cinco pestañas.

 

 

 


 

En cuanto a la iluminación RGB, hay que decir que a pesar de ser muy simple también queda resultona. No podemos toquetear nada respecto a los colores, efectos o el brillo (simplemente se trata de un bucle que va pasando por todos los colores del espectro todo el rato), pero el aspecto que le otorga al headset es curioso.

Como se trata de un tema muy visual, pues nos vamos a limitar a poner fotos y a decir que resulta satisfactorio en cuanto a luminosidad y estética, pero es una pena que no podamos configurarlo a nuestro aire.


Eso sí, podemos optar por apagar al iluminación completamente. Esto lo hacemos a través del control que encontramos en el cable, y que también se ilumina para indicarnos el estado de las funciones principales que controla.

Tanto el el botón del modo vibración como el de los LEDs se iluminan de color azul cuando están activados, mientras que el del micrófono se ilumina de color rojo cuando está silenciado.

Ergonomía y funcionamiento

Empezando por la ergonomía, como hemos visto antes, la diadema del Hebe M1 se ajusta a nosotros, pues al ponérnoslo empujaremos con nuestra cabeza hacia arriba, hasta el punto en el que nos sentamos cómodos, esta es una forma a mi parecer mucho más cómoda que en otros modelos, en lo que tienes que hacer tú mismo la diadema más grande o más pequeña.

Sin embargo, y aunque como hemos mencionado antes, las orejeras no se pueden «orientar» (es decir, que no pivotan en el punto de conexión con la propia diadema), el anillo de piel sintética y goma que las rodea es tan grueso y cómodo que esto no supone un problema. Las orejeras en sí, por el interior son bastante cómodas y lo suficientemente amplias como para que la oreja no toque el interior.

Sin embargo, y como único punto negativo en este tema es el hecho de que este headset es algo pesado y al cabo de un par de horas de uso yo personalmente he apreciado molestias. Es posible que todo sea acostumbrarse con el paso de los días.

Respecto al sonido, pues no hay más que buenas palabras. Cumple muy bien con su trabajo, y aunque el 7.1 no sea demasiado bueno, al fin y al cabo no es algo tan importante (para algunos usuarios sí que es importante claro).

Relacionado con este asunto, tenemos el tema de la vibración, algo que cada vez más fabricantes están incorporando a algunos de sus modelos. Como novedad está muy bien, y realmente se nota con sonidos graves, pues se ven fuertemente amplificados y con mayor presencia, o al menos esa es la sensación que da. Escuchando voz o música resulta agradable.

Sin embargo, al usarlo en juegos acaba produciendo molestias y hasta dolor de cabeza, al menos a mí (ojo, ahora estoy hablando tras un uso prolongado jugando a CS:GO, donde el sonido de algunas armas a corta distancia es bastante estridente). Al final mientras juego lo acabo quitando porque no merece la pena. Ah, también mete algo de ruido blanco de fondo cuando activamos el modo vibración.

En conclusión, diría que es una buena funcionalidad en general.

Por último, respecto al micrófono hay que decir que la calidad de voz es bastante buena (algo de ruido mete), pero desafortunadamente tiende a recoger también sonidos internos que se estén reproduciendo, especialmente si están a gran volumen. Esto me ha ocurrido mientras jugaba con amigos y nos comunicabamos a través de TeamSpeak, ellos podían oírse a ellos mismos.

Aquí unas muestras:

Conclusión

No es el mejor headset del mercado, pero no está nada mal, y serán los que use personalmente desde ahora, después de morir mis finalmente mis Creative Fatal1ty tras 5 años de uso intensivo.

Me ha gustado bastante en general y la única pega que le pongo es que se un pelín pesados y eso acaba molestando.

Pros:

  • Buena calidad de sonido
  • Buen micrófono
  • Buena ergonomía

Contras:

  • Un poco pesados

Otros:

  • Precio: ~55€