Corsair VOID PRO Surround

Hace casi dos años que Corsair lanzó al mercado su gama de auriculares VOID (de los que analizamos la versión USB y la versión Wireless 7.1 en su momento), y en el día de hoy el fabricante ha anunciado el lanzamiento de su evolución, la nueva familia VOID PRO que llega en tres vertientes: versión analógica (PRO Surround), versión USB (PRO RGB USB) y versión inalámbrica (PRO RGB Wireless), en distintos colores y para todo tipo de usos. En el día de hoy os vamos a mostrar nuestro análisis del modelo Corsair VOID PRO Surround Cherry, la versión analógica pero que viene con un conversor a USB que permite convertirlos en unos auriculares surround 7.1 con sonido Dolby.

Según el fabricante, en éstas versiones PRO han mejorado mucho todo. Fabricados con la base de la anterior familia, cuentan con nuevas mejoras relativas al confort, sonido, calidad de micrófono y rendimiento inalámbrico, diseñados para proporcionarle al usuario la mejor experiencia en juegos pero manteniendo ese aspecto estético característico que lograron crear en colaboración con el estudio DesignWorks de BMW. Sus materiales han sido seleccionados cuidadosamente para proporcionar la mejor calidad de construcción, y así asegurar una gran durabilidad (a día de hoy yo sigo usando a diario los Wireless 7.1 de hace dos años, y lo que les queda, así que ahí no se equivocan).

El modelo que vamos a analizar hoy es el más básico de todos, así que no cuentan con muchas opciones de configuración. No obstante, Corsair ha creado esta familia VOID PRO para todo tipo de gustos y usuarios, con un montón de modelos diferentes que van de un rango de precios de 89,90 euros el modelo que analizamos hoy hasta 139,90 euros el modelo más caro, el Wireless.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Los nuevos Corsair VOID PRO equipan los habituales altavoces de imanes de neodimio de 50 mm de diámetro que son capaces de generar un espectro de sonido de 20 a 20.000 Hz, y tienen la facultad de que gracias a la tarjeta de sonido dedicada pueden crear entornos de sonido envolvente 7.1 virtual. El micrófono es unidireccional y con cancelación activa de ruido -igual que el modelo anterior-, especialmente indicado para comunicaciones por voz en juegos, un micro al que le han mejorado la impedancia bajándolo a 2000 ohmios (los modelos anteriores tenían 2200 ohmios).

Cabe mencionar que gracias al adaptador USB, incluso el modelo que analizamos hoy que tiene conexión minijack cuenta con interacción total con otros periféricos RGB de Corsair a través del software CUE, un software que cada vez es más completo y está más pulido, y que nos permitirá también configurar los efectos de iluminación de los auriculares, amén de otros parámetros incluyendo diferentes perfiles de ecualización preconfigurados o configurados por nosotros mismos. Ojo porque el modelo que analizamos hoy es el único que no tiene iluminación, al ser analógico. La parte buena de esto es que es también compatible con consolas y smartphones si queremos.

ANÁLISIS EXTERNO

Aunque Corsair ha renovado la familia VOID, lo que no ha renovado es el embalaje, del mismo tipo que todos sus demás productos. Así, nos encontramos con una cubierta de cartón blando de colores negro y amarillo en cuya cara principal podemos encontrar una imagen del producto y sus principales características resumidas.

En la parte trasera tenemos un croquis con sus principales facultades, indicándonos también que, por ejemplo, podremos conectarlos al mando de la PS4 para utilizarlo con ésta.

En los laterales encontramos algo más de información, indicándonos que este modelo es compatible con PC, Mac, Xbox One y PS4, así como los requisitos de sistema, ubicados en la base del embalaje.

Dentro de la cubierta de cartón blando exterior tenemos otra caja de cartón rígido, en cuyo interior ya encontramos el producto perfectamente protegido. Como indicamos al principio, Corsair nos ha enviado el modelo Cherry, con partes decorativas de color rojo.

Junto con los auriculares tenemos los habituales panfletos de instrucciones y garantía, pero además una cubierta para ponerle al micrófono (protector de viento) que evitará que se escuche, por ejemplo, nuestra respiración o resoplidos.

Aquí la podéis ver más de cerca.

Por supuesto también viene el adaptador para poder conectar los auriculares a un puerto USB y, así, poder disfrutar del sonido envolvente Dolby 7.1 virtual.

Vistos los accesorios, vamos con los auriculares. A primera vista me parecen bastante similares a los modelos anteriores, con la salvedad en éste caso del micrófono que es más recto y con una varilla más gruesa.

Las orejeras se pueden girar 90 grados para adaptarlas a la posición más cómoda en nuestra cabeza. Exteriormente volvemos a tener el mismo diseño que la generación anterior, con el logo de Corsair adornando los laterales (que se iluminará en los modelos que cuentan con iluminación) y, en éste caso, solo el botón de mute del micrófono en el lateral izquierdo.

Es en éste lateral donde tenemos el micrófono, la salida del cable, el control de volumen y, en éste caso, el mute. En la versión inalámbrica tenemos, junto al botón de mute, el de encendido y apagado.

En éste caso solo tenemos una rueda analógica para volumen independiente de los auriculares (que no se integra con Windows, es independiente del control de volumen del sistema operativo). En la versión inalámbrica y USB éste control de volumen es digital y sí que se integra con el del sistema operativo, y además podremos presionarlo para activar y desactivar el sonido envolvente y cambiar entre perfiles de audio. En éste caso, no.

La zona interior de las orejeras tiene el mismo diseño asimétrico que la pasada generación, con cubiertas de tela y gomaespuma que realmente se me hacen muy cómodas.

Aquí tenéis una de las orejeras de cerca.

La construcción del dispositivo sigue siendo de metal y plástico de primera calidad que permite giro y reposicionamiento para adaptarse a cualquier tipo y tamaño de cabeza y orejas.

En la parte superior de la diadema tenemos el anagrama de Corsair.

Y en la zona opuesta, otra inserción de gomaespuma con tela para que resulten cómodos y apenas notemos que los llevamos puestos.

Por supuesto podremos adaptar la diadema al tamaño de cabeza sin problemas.

Vamos con el micrófono. La varilla es flexible, pero se me antoja un poco tosca y gruesa en comparación con la que montaba la pasada generación. En éste caso además, como los auriculares son analógicos en realidad, no tenemos tampoco Infomic.

Aquí podéis ver por cierto el antiviento montado en el micrófono.

El cable tiene una longitud considerable, y en este caso no cuenta con mallado en hilo de nailon, solo una cubierta de plástico negro.

El cable termina en un conector minijack combo de 3.5 mm, que nos permitirá conectar los auriculares a cualquier dispositivo analógico (eso sí, con sonido solo estéreo).

Pero recordad que tenemos el adaptador USB, que dotará al dispositivo de sonido envolvente 7.1 virtual.

TESTEO

Visto el dispositivo, es la hora de conectarlo a un equipo y empezar a probarlos. De inicio, conectamos los VOID PRO Surround a un PC a través del adaptador Dolby, de manera que así CUE los detecte (si los conectamos directamente con el minijack no lo hará).

El software

Ya conocéis Corsair Utility Engine de sobra a estas alturas, así que vamos a lo importante y que nos ataña para éste dispositivo. Como podéis ver en la pantalla principal tenemos más bien poca cosa, con solo una imagen del dispositivo y, a la derecha, controles deslizantes para el volumen del micrófono y la auto recepción (escucharnos a nosotros mismos), además de un botón que pone “Estéreo” pero que si lo pulsamos activaremos el sonido envolvente.

En éste caso lamentablemente no tenemos manera de poner y quitar el sonido surround que no sea accediendo al software y pulsando sobre el botón.

Tenemos también los habituales ajustes de ecualización preconfigurados, y por supuesto podremos configurar nosotros mismos los nuestros y guardarlos.

En los ajustes generales también podremos habilitar los comandos de voz, que mediante un text-to-speech una voz nos avisará de los cambios de ajustes que hagamos.

Ergonomía

La ergonomía sigue siendo uno de los puntos fuertes de éstos auriculares, normal porque en esencia no han cambiado nada con respecto a la anterior generación (aunque Corsair dice que sí, yo no he notado absolutamente nada de diferencia con los VOID RGB 7.1 Wireless que vengo utilizando a diario desde hace dos años). Los auriculares son muy cómodos desde el primer momento gracias al diseño asimétrico de las orejeras, que se adapta a la perfección a las orejas y cabeza. Además, si no fuera por el cable son tan ligeros que ni te acuerdas de que los llevas puestos.

Música

Los altavoces de imanes de neodimio de 50 mm de diámetro que equipan éstos auriculares producen un sonido espectacular en música, algo que se ve además acrecentado por el hecho de que tenemos varios perfiles de ecualización que funcionan a la perfección. El sonido es espectacular en modo estéreo, aunque como siempre no es recomendable habilitar el sonido envolvente para escuchar música, no tiene mucho sentido.

Películas

Como siempre, hemos utilizado la versión BluRay de la película The Amazing Spiderman para probar el sonido en películas. La sensación es espectacular en modo estéreo, y no os quiero ni contar en modo surround, y eso a pesar de que el sonido envolvente es 7.1 virtual y la película tiene 5.1 nativo.

Juegos

Como auriculares Gaming que son, los juegos han de ser su punto fuerte y así ha sido. Ya sea en juegos con sonido “normalito” como League of Legends, o en aquellos con sonido envolvente como Battlefield 1, el sonido es espectacular y, todo sea dicho, tenemos una buena ventaja en el juego si activamos el modo surround porque tendremos sonido posicional, permitiéndonos detectar a los enemigos que se acerquen por detrás, por ejemplo.

Comunicación por voz

El micrófono cumple nuevamente su papel a la perfección en éstos VOID PRO Surround. El hecho de que sea unidireccional hace que los sonidos a nuestro alrededor no se escuchen para nada (siempre y cuando lo tengamos apuntando a la boca, claro), y como incorpora cancelación activa de ruido hace que nuestra voz le llegue cristalina a nuestros interlocutores.

CONCLUSIÓN

Los nuevos Corsair VOID PRO Surround son una excelente opción de auriculares para cualquier usuario que quiera tener un sonido de alta calidad para sus juegos, películas y comunicación por voz, y que pretenda utilizarlos durante muchas horas, puesto que si por algo destacan es por ser extremadamente cómodos. Se trata de un producto de altísima calidad de sonido y construcción que desde luego no decepcionará a nadie. Recordad que éste análisis ha sido del modelo más bajo, con conector analógico que nos da menos opciones de personalización y configuración, pero que a cambio es compatible con consolas y cualquier fuente de audio con conector minjijack.

Ahora bien, y voy a ser totalmente sincero: ésta familia PRO no representa, al menos bajo mi punto de vista, una mejoría con respecto a la anterior generación; de hecho me parecen iguales. Si la familia VOID que el fabricante lanzó hace dos años supuso una mejoría enorme con respecto a la anterior, los VOID PRO no lo son con respecto a ésta. La gran mayoría de diferencias las encontraremos en el motor de audio (que sigue siendo bueno) y nada más.

PROS:

  • Excelente calidad de sonido.
  • Comodidad absoluta (salvo por el cable, que soy muy maniático yo para eso y me molestan, prefiero inalámbricos).
  • Sonido virtual 7.1 con posicionamiento de audio.
  • Micrófono unidireccional con cancelación activa de ruido.
  • Software sencillo e intuitivo.

CONTRAS:

  • Pocas opciones de configuración en éste modelo analógico.
  • Se me antojan un poco caros para lo que son (90 euros).

Por todo ello, los Corsair VOID PRO Surround se llevan nuestro galardón de Oro y nuestra recomendación por su excelente rendimiento.

Compártelo. ¡Gracias!