Antec Rockus SoundScience 3D

Antec es una de las marcas más afamadas en cuanto a sus sistemas de refrigeración y cajas para ordenador. No obstante hace ya un tiempo que se introdujo en otros ámbitos de la informática, tales como las soluciones de limpieza o el sonido. Lo que hoy os presentamos es el análisis de un producto de esta última rama, se trata de los altavoces 2.1 Antec Rockus SoundScience 3D y, tratándose de un producto de la marca Antec, podemos estar bastante seguros de su calidad.

Vamos a ver sus características.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la página web del fabricante.

Como vemos se trata de un sistema de altavoces 2.1 (2 satélites y un subwoofer) que tienen una potencia total de 150W (25W por satélite y 100W el subwoofer), una potencia más que sobrada para hacer retumbar las ventanas. Además cuenta con un control remoto (eso sí, con cable) para poder controlar el volumen, silenciar los altavoces, activar el sonido 3D, etcétera.

Las conexiones de los Antec Rockus SoundScience 3D se realizan al PC mediante conectores minijack de 3.5mm como es habitual, por lo que son compatibles con prácticamente todos los equipos de sonido del mercado. El enlace entre los satélites y el subwoofer se realiza mediante cables con conector RCA. Esto es en cuanto a conexiones analógicas, ya que este sistema 2.1 de sonido también admite entrada óptica (TOSLINK), lo que permite conexión directa a equipos de audio o videoconsolas, así como reproductores Blu-Ray y muchas otras fuentes de sonido.

ANÁLISIS EXTERNO.

Los Antec Rockus SoundScience 3D vienen embalados en una caja de unas dimensiones y peso considerables.

En la cara principal podemos ver una foto a tres cuartos y el frontal de uno de los satélites. El diseño es bastante minimalista como se puede apreciar.

Vamos girando la caja para ver qué información adicional nos proporciona el fabricante antes de abrir la caja. En la cara superior tenemos unos diagramas en los que se nos muestran los dos modos que proporcionan estos altavoces: a la izquierda el modo 3D con el sonido envolvente, y a la derecha el modo música (estéreo). En el centro tenemos el control remoto.

Cara inferior de la caja. Aquí Antec nos detalla las características del producto:

– Satélites de aluminio anodizado que reducen la vibración y minimizan la distorsión.
– Subwoofer activo con radiación pasiva, que crean una respuesta a bajas frecuencias más amplia produciendo unos bajos más profundos, lo que elimina la necesidad de tener un subwoofer de grandes dimensiones.
– Entrada óptica para poder conectarlos directamente a la PS3 o XBOX360.
– Control remoto.

En la siguiente cara de la caja tenemos una breve descripción de sus especificaciones técnicas en varios idiomas.

Abrimos la caja y lo primero que encontramos es el manual de instrucciones.

Cable del control remoto.

Este cable comunica el control remoto con el subwoofer, donde están todas las conexiones.

Dos cables para conectar los satélites al subwoofer. Estos cables tienen un conector RCA en un extremo y dos cables pelados en el otro para unirlos mediante clavija al subwoofer.

Estos cables pelados, aunque pueda parecer que es un poco “chapuza”, está demostrado que entregan un sonido más limpio y libre de ruidos que cualquier otro tipo de conector. Además Antec los ha soldado para evitar que se estropeen.

Este cable une el subwoofer con el ordenador (o la fuente de audio analógica que queramos utilizar). Al subwoofer se une con conectores RCA, mientras que al equipo con un minijack de 3.5mm.

Detalle de los conectores.

Antec también incluye un cable con dos minijacks de 3.5mm para una fuente auxiliar de audio.

Vistos los cables vamos a pasar al subwoofer. Éste tiene un diseño minimalista, totalmente de color negro, y solo se aprecia el logo “SoundScience” en la parte frontal inferior. Todo el frontal es de tela negra. Es bastante grande, aunque poco me parece para sus 100W de potencia RMS, aunque engaña bastante porque pesa mucho.

Detalle del logotipo SoundScience.

En la parte trasera tenemos todas las conexiones, así como el botón de encendido y la salida del subwoofer.

En la parte de abajo se encuentra la salida del subwoofer. Podemos ver en esta imagen también el anagrama “Designed by Antec in California”, y en la parte superior derecha vemos que su consumo es de 150W.

En la zona superior tenemos todas las conexiones y el botón de encendido, así como el cable para enchufar los Rockus SoundScience 3D a la red eléctrica. A la izquierda tenemos el botón de encendido; no me gusta mucho esta ubicación, hubiera preferido que éste se encontrara en el control remoto, la verdad. En el centro tenemos las clavijas para insertar los cables pelados que van a los dos satélites, y en la zona de la derecha tenemos las entradas analógicas, la entrada óptica digital, el control de bajos (en 3 niveles) y el conector para el control remoto.

En la parte inferior vemos que Antec ha tenido todo en cuenta y le ha puesto cuatro patas de goma. Estas patas tienen varias funciones: desde absorber vibraciones para evitar que nuestra mesa se mueva cuando tengamos puesto un buen volumen, y para evitar daños tanto en la superficie donde pongamos el pesado subwoofer como en él mismo.

Detalle de una de las cuatro patas de goma, las cuales tienen una superficie bastante generosa.

Pasamos a los satélites de 25W cada uno. Su diseño, al igual que el del subwoofer, es bastante minimalista. Estéticamente hablando me encanta este sistema de sonido 2.1.

Como ya comentamos antes, los satélites están fabricados en aluminio anodizado. Nada más tener uno de estos en mis manos me sorprendió su tamaño y su peso. Son bastante pesados para lo que aparentan, nada que ver con cualquier otro altavoz hecho de plástico.

En la parte superior también está serigrafiado el logotipo de SoundScience.

Ambos satélites cuentan con unas pequeñas patas para mantenerlos en la posición correcta. Estas patas están hechas también de aluminio y, a diferencia del subwoofer, no cuentan con patas de goma. Un pequeño logotipo de Antec está serigrafiado en la base.

En la parte posterior de los satélites únicamente tenemos el conector RCA hembra.

Ya solo nos queda ver la consola de control remoto. Minimalista al igual que el resto del sistema, solo los colores negro y gris prevalecen en él. La parte superior es giratoria para controlar el volumen, y si la pulsamos, silenciamos los altavoces.

Detalle.

Vista lateral. También tiene el anagrama de SoundScience.

También en el lateral, el control remoto cuenta con un único botón que servirá para cambiar entre los dos modos que tienen los Antec Rockus SoundScience 3D: músic (sonido estéreo) y 3D (sonido envolvente). Encima de estos modos serigrafiados, el control remoto cuenta con 4 LEDs que nos indicarán el modo seleccionado, si están funcionando con entrada digital, y si está activado el Mute (silencio).

Aquí podemos verlo en funcionamiento con el modo 3D activado.

En la parte contraria tenemos el conector para unir el control remoto con el subwoofer.

La parte inferior sí que tiene una pequeña capa de goma con adhesivo para que el control remoto no se mueva de la mesa. Hay que decir que este adhesivo se despega con facilidad, pero tiene la tenacidad suficiente como para evitar que la consola se mueva de su sitio a no ser que queramos moverla nosotros a propósito, y además no deja marca alguna sobre la mesa.

TESTEO.

Los Antec Rockus SoundScience 3D no tiene software adicional, funcionan con los controladores de la tarjeta de sonido que tengamos, por lo que son totalmente plug & play. El modo 3D envolvente funciona por tanto mediante hardware, cosa que me gusta bastante.

Comenzamos a probarlos en el modo Music (estéreo). El sonido con música es fabuloso y no se degrada para nada el sonido aunque tengamos el volumen al máximo (momento en el cual varias figuras de las estanterías estaban vibrando como si quisieran bailar al son de la música, ¡menuda potencia!). En películas y juegos también se portaron muy bien en este modo, el sonido es tremendamente claro y hay que destacar lo claros que suenan los bajos. Desde luego la calidad del subwoofer es sublime.

En el modo 3D la cosa cambia. Es un modo diseñado para crear un entorno envolvente virtual (es imposible que sea real en un sistema 2.1) por lo que no tiene sentido probarlo con música, así que fui directo a probarlo con juegos. En este caso, comencé la prueba con el Call of Duty: Modern Warfare 3. El resultado es bueno, aunque mejorable. No logran crear del todo esa sensación de sentir perfectamente cuando un enemigo se te acerca por la espalda. Continué probando con el Battlefield 3, y aunque el sonido mejoró bastante, seguí sin notar esa sensación que he comentado hace un momento.

Continuo el test con una película en Blu-Ray y el resultado cambia bastante. El modo 3D se comporta casi a la perfección aquí; sigue sin lograr el mismo resultado que un sistema de altavoces 5.1 real, pero se le asemeja bastante.

Por suerte, tengo una XBOX 360, así que decido probar los Antec Rockus SoundScience 3D con ésta conectándolos con la entrada de audio digital, y el resultado me dejó boquiabierto. El sonido no tiene nada que ver con el que utilizaba hasta ahora (el propio de la televisión). El audio en los juegos (lo probé en dos: el Assassins Creed Revelations y el RAGE) es impresionante, y el modo 3D funciona a la perfección. Digo y repito: no tiene nada que ver con el sonido de la televisión, la calidad de audio mejora inmensamente (entre otras cosas porque es lógico, la TV tiene dos altavoces de 8W, frente a los 2x25W+100W de los SoundScience 3D).

CONCLUSIÓN.

Los Antec Rockus SoundScience 3D son un sistema de altavoces 2.1 con una calidad increíble, aptos para prácticamente cualquier fuente de audio del mercado, incluyendo consolas. Su diseño minimalista me ha encantado, y quedan bien en prácticamente cualquier entorno. El sonido es muy bueno y la potencia es espectacular, sobre todo si lo conectamos a una fuente de audio digital, donde funcionan excepcionalmente bien.

Le pongo dos pegas: la primera es que me habría gustado que el botón de encendido se situara en la consola de control remoto: encuentro incómodo que Antec lo haya situado en la parte trasera del subwoofer. La segunda pega que les veo es que el sonido 3D envolvente no es todo lo bueno que pudiera ser en juegos (no así en películas).

PROS:

– Excelente calidad de sonido.
– Gran potencia.
– Diseño minimalista muy bonito.
– Compatible con diversas fuentes de audio, incluyendo consolas.

CONTRAS:

– Ubicación del botón de encendido.
– El modo 3D en juegos no es todo lo bueno que pudiera ser.

Por ello, desde HardZone recomendamos los Antec Rockus SoundScience 3D y le otorgamos nuestro galardón de plata.

 

Queremos agradecer a Antec por habernos suministrado la muestra necesaria para la realización de este análisis.

Compártelo. ¡Gracias!