Corsair T1 RACE

Hace unas semanas, el especialista en componentes de hardware de alto rendimiento y periféricos para Gamers Corsair anunció el lanzamiento de la T1 Race, su propia silla especialmente concebida para juegos -o más bien para usuarios que invierten muchas horas diarias a jugar delante del ordenador-. En el día de hoy, os presentamos nuestro particular análisis de ésta silla Corsair T1 RACE que se postula como integrante de la gama más alta del mercado de sillas Gaming.

Como casi todas las demás sillas que presumen de ser “Gaming” del mercado, la nueva creación de Corsair tiene un diseño inspirado en la Formula 1, pensada para proporcionar una buena comodidad a usuarios que pasan muchas horas delante del ordenador, y a la vez creada con materiales de la mejor calidad para durar mucho tiempo.

Por ello se ha fabricado utilizando una estructura de acero de la mejor calidad y recubierta por cojines de espuma densa. Cuenta por ello con una gran resistencia que garantiza una firmeza duradera o, en otras palabras, que no terminará deformándose con el tiempo. Incorpora unos cómodos reposabrazos con movimiento en cuatro direcciones (4D) que son capaces de subir, bajar, desplazarse y girar para que el usuario pueda colocarlos en la postura que más cómoda le resulte en cada situación.

Por su parte, el asiento tapizado en polipiel de gama alta está disponible en cinco colores (amarillo, blanco, azul, rojo y negro) para que los usuarios puedan escoger el modelo que mejor se adapte a la estética de su estación de combate. Éste está rematado con detalles y costuras básicos del mundo de la automoción, y gracias a sus ruedas orientables fabricadas en resistente nailon, se garantiza una gran estabilidad y unos movimientos suaves sin dañar el suelo en cualquier superficie.

Para terminar con la introducción, cabe mencionar que el asiento tiene un elegante diseño inspirado en el mundo deportivo de la automoción, e incorpora cojines de polipiel para la zona lumbar y el cuello, proporcionando así un apoyo regulable para maximizar la comodidad. Integra un muelle de gas de clase 4 fabricado en acero para permitir ajuste de altura del asiento (hasta 10 centímetros) y éste permite reclinación hasta 180 grados si se quiere.

La nueva T1 RACE de Corsair ya está disponible en la red de distribuidores de todo el mundo a un precio recomendado de 349 euros, un precio bastante elevado pero acorde a la categoría de gama alta a la que pertenece. Tenéis toda la información en la web del fabricante.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

No es que una silla vaya a tener unas características técnicas muy extensas, y efectivamente en la web el fabricante expone poco más de lo que ya os hemos contado en la introducción. Sí que hay que destacar, claro, sus dimensiones:

La silla de Corsair tiene un tamaño mediano, que debería de ser apta para todo tipo de usuarios, si bien es cierto que para usuarios especialmente altos y/o pesados quizás se quede un poco pequeña. En éste análisis os voy a contar de manera personal cómo resulta para una persona como yo, que mido 1,81 y peso 90 Kg por lo que se me podría considerar de tamaño medio-grande.

ANÁLISIS EXTERNO

Una gran caja de cartón duro es lo que contiene nuestra silla en su interior. Generalmente, los fabricantes se ven en apuros para poder incorporar, de manera segura, las piezas de la silla dentro de una caja que ocupe el menor espacio posible, pero dadas las dimensiones de ésta al final es imposible que no quede una caja grande y pesada.

Aparte de que en el propio cartón aparece la marca y el modelo de la silla, solo una pequeña pegatina en uno de los laterales nos indica el color. En éste caso estamos ante el modelo de color rojo y negro, que para mi gusto es la que más destaca por el contraste de colores y la que mejor queda en un entorno Gaming.

En el interior nos encontramos las piezas del producto perfectamente protegidas; una capa de poliuretano separa cada una de ellas que, a su vez, están envueltas en bolsas de plástico. La verdad es que Corsair ha puesto calidad hasta en esto, y mira que es complicado, pero de la manera que está todo embalado es muy improbable que la silla sufra daños durante el transporte.

Vamos a ver las piezas. Por un lado tenemos un completo manual de instrucciones en varios idiomas.

En una caja con un agujero para que “asome” la varilla elevadora, tenemos la pieza de la base que unirá el asiento con el sistema neumático de elevación.

Dentro de otra caja (de sorprendente peso) encontramos el resto de accesorios, incluyendo dos juegos de embellecedores (uno de sobra) para los laterales del respaldo (para tapar los anclajes), embellecedor para el pistón elevador, el propio pistón, cinco ruedas de resistente nailon y un pequeño blíster de plástico que contiene una llave Allen y tornillería y arandelas de sobra, por si acaso se nos pierde algún tornillo o se deteriora y necesitamos un extra.

Como mencionábamos antes, la silla también incluye un par de cojines, uno para la zona lumbar de grandes dimensiones y otro para la cabeza / cuello. Vamos a ver primero éste último: está fabricado con la misma polipiel que el respaldo y el asiento, pero cosido en su superficie para mejorar su resistencia. Es suave y blando al tacto, bastante mullido aunque resistente. Cuenta con gomas a los lados y un cierre para poder dejarlo fijado al cabecero de la silla.

Aquí tenéis el cojín lumbar, bastante más grande, que encajará a la perfección en el respaldo de la silla, quedando encajado entre los laterales del mismo. Tiene el mismo acabado que el anterior, de la máxima calidad, aunque sus anclajes son dos y están diseñados para colocarse verticalmente en el respaldo.

Aquí tenéis la base de la silla, con cinco “aspas” en las que más tarde montaremos las ruedas. Está fabricado en plástico muy duro de gran calidad, y cuenta con embellecedores de color rojo en cada una de las aspas.

Aquí tenéis el asiento, que como podemos ver viene ya con los reposa brazos montados.

Está fabricado con un armazón de acero resistente, cubierto por almohadillas y éstas a su vez por piel sintética cosida de la mejor calidad.

Tanto es así que el propio fabricante nos indica mediante ésta etiqueta que la silla es incluso resistente a quemaduras por cigarrillo.

Los reposa brazos son de plástico y están algo mullidos, algo de agradecer para no hacernos daño al apoyar los codos. Corsair decía que son 4D, es decir, que se pueden mover en cuatro direcciones, y así es: podemos subirlos y bajarlos, adelantarlos y atrasarlos, moverlos lateralmente y también girarlos. La verdad es que es increíble que hayan logrado hacer éste mecanismo en un mero reposa brazos.

En el propio asiento tenemos el sistema de anclaje para el respaldo, y en uno de los lados hay una palanca que será la que nos permitirá echar para atrás el respaldo.

Para terminar con el asiento, en la zona inferior tenemos la zona de anclaje de la base y unas tiras de goma con nailon reforzado de color verde, que serán las encargadas de resistir si hay exceso de peso.

Por cierto que en esta zona hay una etiqueta en la que de nuevo nos indican que es resistente a quemaduras, y nos muestran también la fecha de fabricación del producto.

Ya solo nos queda ver el respaldo. De unas dimensiones considerables, de manera que el cabecero sobresaldrá incluso por encima de personas muy altas, está fabricado de la misma manera que el asiento, con unas bonitas inserciones de color rojo en este caso en los lados, en la parte que “abrazará” al usuario si no se usa el cojín lumbar. Tiene grabado al calor el logo de Corsair en la parte frontal, y cosido en color blanco en la zona trasera del cabecero. También hay dos aberturas al estilo asiento deportivo con inserciones de plástico por las que pasaremos los anclajes de ambos cojines. A destacar también que aquí están los tornillos ya puestos para anclar el asiento al respaldo.

MONTAJE

El montaje de la silla es bastante sencillo y convencional. Tan solo hay que montar las ruedas, anclar la base al asiento, y finalmente el respaldo al asiento. Todo viene perfectamente explicado en el manual de instrucciones, y además Corsair tiene un vídeo publicado en el que lo muestran paso a paso.

Con todo y con eso, os mostramos también nosotros mismos el proceso de montaje de la silla. Comenzamos con la base, a la que anclaremos las cinco ruedas simplemente colocándolas sobre los agujeros correspondientes y haciendo presión.

Aquí tenéis la base ya con todas las ruedas puestas.

Ahora, ponemos el pistón, de nuevo solo colocándolo en su sitio y haciendo un poco de presión.

Colocamos el embellecedor del pistón, y retiramos el plástico rojo protector de la punta de éste.

Ahora nos vamos al asiento y le damos la vuelta. Los tornillos vienen ya puestos y hay que retirarlos. Vienen puestos pero poco apretados, de manera que los podremos quitar con la mano sin problema.

Ahora colocamos la base sobre el asiento y la atornillamos con los cuatro tornillos, ahora sí con ayuda de la llave Allen para dejarlo bien apretado.

Detalle del tornillo apretado.

Ahora debemos anclar el respaldo al asiento, y para ello simplemente quitamos los tornillos que venían puestos en el respaldo, lo hacemos coincidir con en anclaje del asiento, y ponemos los tornillos.

Ya anclados respaldo y asiento, podemos poner los embellecedores.

Ahora simplemente colocamos el conjunto de asiento + respaldo sobre la base y ya tenemos la silla montada. No hace falta apretar nada, con su propio peso ya quedará perfectamente fijado todo el conjunto.

Aquí tenéis nuevamente las diferentes posiciones de los reposa manos.

Y ya con todo montado, solo queda el paso final, que es ponerle los cojines, aunque esto es al gusto ya que no a todo el mundo le gusta tener ahí los cojines.

Así quedan por detrás, como decíamos antes pasando las gomas por los huecos dispuestos en el respaldo.

Impresiones utilizando la Corsair T1 Race

Llevo más o menos una semana utilizando la Corsair T1 Race, y como os comentaba antes soy un usuario de 1,81m de estatura y 90 Kg de peso, es decir, relativamente grande. Nada más sentarme en la silla lo primero que pensé fue “vaya, qué cómoda es”, y eso que hasta ahora mi silla habitual era una Arozzi Torretta XL que no está nada mal (aunque ya crujía como si fuera un colchón de muelles de hacía 20 años, todo sea dicho). Eso sí, en comparación con ésta, y utilizando el cojín lumbar, mi posición en la silla era un poco más adelantada, algo que me comenzó a resultar extraño tras las primeras horas usando la T1 Race. Esta sensación desapareció tras un par de días de uso, momento en el que ya me sentí completamente cómodo utilizándola (y es que tres años con la silla anterior hacen bastante hábito).

Tras unos días utilizándola con cojines, decidí probar a quitarlos. La silla te envuelve como si estuvieras en un coche de carreras, ajustándose perfectamente al cuerpo gracias a la gomaespuma interior. Eso sí, en mi caso (que como os comentaba antes soy relativamente grande) me sentía un poco oprimido por el abrazo de la silla, por lo que finalmente volví a colocar el cojín lumbar. El cojín de la cabeza me quedaba a una altura un poco incómoda así que opté por no utilizarlo finalmente (a personas más altas que yo no le pasaría lo mismo seguramente).

Como detalles finales sobre mi experiencia de uso, tengo que reseñar lo siguiente:

  • Las ruedas se deslizan sobre el suelo con una facilidad pasmosa. Parece que estás patinando sobre hielo. Un 10.
  • La silla no se queja ni lo más mínimo al moverte o al ponerle peso. Incluso con mis 90 Kg y con mi mujer (55 Kg) sentada encima de mis rodillas, la silla ni cruje, ni se queja, ni tiene el más mínimo síntoma de debilidad. Es muy, muy robusta. Otro 10.
  • Cuesta un poco reclinar la silla hacia atrás. Esto es así porque es nueva y al principio los materiales que quedan juntos entre el asiento y el respaldo no se han dado de sí. Con el paso del tiempo ésta pequeña incomodidad a buen seguro se verá solventada.
  • Los reposa brazos son increíbles. Adopte la posición que adopte puedo configurarlos a mi antojo. Ya sea para una tensa sesión de juego o si quiero “espanzurrarme” con las piernas sobre la mesa para ver una película, los puedo ajustar como quiera. Genial.
  • La calidad de materiales es increíble. Además al ser de piel sintética, es resistente a posibles quemaduras, es fácil de limpiar con un trapo húmedo, no se quedan pegados los pelos de las mascotas, etc. La contrapartida es que produce un poco de sudoración, así que en verano será recomendable ponerle una toalla o similar encima.
  • Personalmente me parece preciosa estéticamente hablando, y más en ésta combinación de colores rojo-negro que hemos probado.

CONCLUSIÓN

Si estás buscando una silla en la que vas a pasar muchas, muchas horas al día todos los días debes ir sin lugar a dudas a por una de gama alta, no debes escatimar en modelos de cuestionable calidad por baratos que sean. Y entre la gama alta, sin duda que os recomendaríamos por lo menos probar ésta Corsair T1 Race, puesto que en cuanto a calidad, versatilidad y robustez está en el top.

Es una silla bastante cara, pues no olvidemos que cuesta 349 euros, pero si buscas gama alta y le vas a dar un buen uso, no me cabe duda de que terminará siendo una inversión muy rentable.

PROS:

  • Excelente calidad de materiales. Algo que queda patente desde el mismo embalaje.
  • Simple y sencilla de montar. No me llevó más de 15 minutos (sin contar el tiempo de tomar las fotos).
  • Estéticamente es preciosa.
  • Robusta y duradera.
  • Reposa brazos extremadamente versátil.
  • Cojines lumbar y cervical de quita y pon.

CONTRAS:

  • Precio

Por todo ello, esta Corsair T1 Race se merece nuestro galardón de Platino, así como nuestras recomendaciones tanto por su diseño como por su rendimiento, entendiéndose lógicamente por éste la combinación de calidad, robustez y versatilidad, además claro de la comodidad.

Compártelo. ¡Gracias!