Qué es el reballing, y en qué casos necesitarás hacerlo

Qué es el reballing, y en qué casos necesitarás hacerlo

Rodrigo Alonso

Es posible que en alguna ocasión hayas escuchado hablar sobre el reballing o rework en componentes de PC. En este artículo te vamos a contar qué es exactamente el reballing y por qué en ocasiones es necesario hacerlo a algunos de nuestros componentes de hardware.

Los síntomas de que un componente puede necesitar reballing son diversos, pero generalmente suelen ser que se recalientan demasiado, en el caso de los portátiles que la pantalla no enciende, que la gráfica hace que la pantalla se quede congelada de repente o que sus ventiladores se pongan al máximo sin motivo aparente, etc.

¿Qué es el reballing?

El reballing es una técnica de reparación que consiste en resoldar algún componente, generalmente el chip gráfico o GPU (motivo por el que los componentes que tienden a llegar a necesitar esta técnica son las tarjetas gráficas, placas base y portátiles).

Antiguamente, para hacer reballing se solía «desnudar» el componente (quitar cualquier pieza de plástico o protegerla) y meterlo en el horno (sí, literalmente meterlo en el horno de casa) a cierta temperatura y el tiempo justo para que los puntos de soldadura se fundieran y así se resoldaran.

Esto no obstante era una lotería, porque podías terminar estropeando para siempre el componente, igual que sucedía con algunos usuarios que compraban una pistola de calor para aplicarla directamente en la GPU en un proceso conocido como «Reflow«, intentando con ello no dañar el resto de chips o soldaduras integradas en el PCB. Este método tenía muchas probabilidades de terminar doblando el PCB por el calor.

Actualmente, hay máquinas y procedimientos especiales para hacer reballing y que sea totalmente seguro, llamadas «Rework Systems», que son capaces de rehacer la soldadura siempre que esta sea de tipo BGA (Ball Gray Array, y por eso se llama «reballing», por ball (bola)).

Aunque los fallos comentados suelen ser causados por el procesador gráfico (GPU), no es el único que puede presentar fallos en sus soldaduras, y en todo casi si te ves en la necesidad de tener que hacer reballing a un componente, el consejo que vamos a darte es que acudas a un especialista antes de hacerlo tú.

¿Por qué a veces es necesario hacer reballing?

En el año 2006 la normativa europea sobre el uso de materiales nocivos y peligrosos en la fabricación de componentes electrónicos estableció que no se podía usar plomo en la aleación con el estaño que conformaba en ese entonces las soldaduras. Por este motivo, se comenzó a utilizar la aleación llamada SAC, que lleva estaño, plata y cobre.

Este tipo de aleación tiene un problema, y es que cuando se somete a altas temperaturas durante tiempos prolongados comienza a agrietarse, haciendo en muchos casos que la pieza soldada pierda el contacto, motivo por el que empiezan a fallar los componentes soldados con este método, especialmente las GPU, CPU, chipsets, etc.