Las tarjetas gráficas de AMD no terminan de despegar en ventas

Las tarjetas gráficas de AMD no terminan de despegar en ventas

Josep Roca

El 2022 se ha convertido en un año funesto para el mercado de las GPU para gaming, no solo por los efectos colaterales de la burbuja de la minería y su fin, sino también por las consecuencias del COVID-19 sobre la economía. No obstante, no os vamos a hablar esta vez de la situación general, sino de la delicada situación de las tarjetas gráficas de AMD. Y es que, sin ánimo de ser destructivos, pese a sus excelentes tarjetas gráficas las cosas no pintan bien para casa Radeon

La situación actual en el mercado de las tarjetas gráficas de AMD es preocupante. El dominio que tiene NVIDIA sobre el mercado es absoluto y parece que no tengan oposición, lo que les permite hacer lo que les plazca. Ya lo vimos hace unos años con una AMD fuera de combate en el mercado de los procesadores y una Intel que se durmió en los laureles durante unos años dándole ventaja a su máximo rival. Sin embargo, esto no ha ocurrido con las GeForce y con las Radeon no se ha dado la misma que con los Ryzen. Y no, no lo decimos por decir, a las cifras de ventas y de cuota de mercado nos referimos.

El 2022 ha sido funesto para las tarjetas gráficas de AMD

El sumatorio de todas las tarjetas gráficas dedicadas que se han vendido en todo el 2022 es de 6.9 millones en todo el 2022, en cuanto a los portátiles gaming con chip y memoria gráfica dedicados, la cifra es de 7.1 millones, lo que hace un total de 14 millones de unidades. Una cifra que es la más baja desde 2005. Sin embargo, hemos de aprender a diferenciar entre unidades vendidas y distribuidas. Las primeras son las que se encuentran en posesión de los usuarios finales, las segundas las que se encuentran en los almacenes de tiendas y minoristas.

Evolución Ventas Tarjetas Gráficas

Sí lo desglosamos por marcas, y empezando por las tarjetas gráficas de AMD nos encontramos que durante el primer trimestre de 2022 se distribuyeron 3.21 millones de unidades, en el segundo, 2.07 millones y en el tercero solo 0.69 millones. Convirtiendo al tercer trimestre en uno de los peores de Radeon, aunque puede verse influenciado. En cuanto a Intel no hace falta ni que mencionemos que el lanzamiento de su A770 ha sido más bien un juego de luces y humo.

En cambio, la demanda por NVIDIA sigue siendo muy fuerte y se consolidan como líderes del sector de forma abrumadora. Y no lo decimos por decir, solo en el primer trimestre de 2022 los de Jen Hsen Huang distribuyeron 10.04 millones de tarjetas gráficas, para distribuir 8.25 millones en el segundo y 5.93 millones en el tercero. Todo ello son malas noticias para la marca de Lisa Su, la cual tiene la salvaguarda de las ventas de los chips para consola, pero con unos márgenes mucho más bajos que los de PC.

El error de AMD: hacer competir Ryzen contra Radeon

El hecho de tener más cuota de mercado es también tener más cuota mental y con ello poder conseguir más dinero de los usuarios para implementar nuevas características a tus futuras tarjetas gráficas. Aunque la clave para el éxito de NVIDIA viene de la forma en la que plantean sus nuevas generaciones y que no compiten contra sí mismos cuando se fabrican los chips. En cambio, las tarjetas gráficas de AMD no y eso es uno de los grandes problemas.

NVIDIA AMD Render

Para que lo entendáis mejor, AMD ha colocado tantos productos bajo un mismo nodo de fabricación que sus Ryzen y Radeon muchas veces compiten por los mismos recursos para fabricarse. Para la empresa de Lisa Su el  hacer tarjetas gráficas no es su negocio principal, sino uno completamente supletorio. Todo ello lleva a que, si bien sus tarjetas son de calidad y lo suficientemente buenas, tengan menos recursos y esto se traduce en no poder hacer modelos a la par que han provocado que exista un monopolio de facto para NVIDIA que en los últimos trimestres ha llegado a rozar el 90% de la cuota de mercado.

¿Y qué ocurre cuando un fabricante tiene tanto poder? Pues esto se traduce en precios abusivos para el usuario final. La competencia de NVIDIA no es lo suficientemente fuerte y esto nos afecta a todos y es por ello que es un problema grande que tiene consecuencias a varios niveles.

Esta situación es mala para el mercado del PC Gaming

Ahora bien, con tal de mantener su ventaja competitiva a NVIDIA no le queda otra cosa que subir los precios de sus tarjetas gráficas, lo cual pueden hacer por la enorme cuota de mercado que tienen. Todo ello viene provocado por el hecho que diseñar y fabricar hardware es cada vez más caro se necesita uno alto volumen de compra por parte de los usuarios para poder repartir y paliar dichos costes. El resultado si no se consigue son tarjetas gráficas a precios que hace unos años eran impensables que es lo que está ocurriendo en la actualidad.

Ordenador Helado

En los juegos para PC esto significa que la adopción de nuevas tecnologías se retrasa, como es el caso del Ray Tracing, el cual después de casi cinco años desde su lanzamiento es visto como algo opcional e innecesario. ¿Por ser poco útil? No, por el hecho que las tarjetas gráficas en la mayoría de PC no pueden ejecutarlo y eso que ha sido la apuesta de NVIDIA todo este tiempo. Todo ello provoca un ciclo en el que los usuarios para jugar a juegos en su PC no necesitan renovarse su tarjeta gráfica.

Curiosamente, la única que ha lanzado una tarjeta gráfica para dicho segmento recientemente es Intel, pero su ARC A770 es como si no existiese, es imposible encontrarla y buena parte del público no sabe que existe. Lo único que saben es que hay tarjetas gráficas de más de 1000 euros que acaban de salir. Las mira por encima, ve su el precio y pasa de largo.

Las tarjetas gráficas de AMD son la reinas en consola

Es más, tanto NVIDIA como AMD deberían aprender de una vez por todas que no todo el mundo está dispuesto el equivalente a la hipoteca o el alquiler en una tarjeta gráfica. Más bien, la mayor competencia que existe para sus GPU Gaming son las consolas de videojuegos que son la principal alternativa y el principal rival. Es decir, no compiten contra la otra marca, sino por el tiempo empleado para jugar de los usuarios.

P55 Xbox Spiderman Halo

Y aquí es donde aparece el problema que tenemos donde parece que se hayan repartido el mercado de las consolas para AMD, si descartamos la Nintendo Switch, y la del PC para NVIDIA. La marca de rojo sabe muy bien que tiene más posibilidades de vender el chip de PS5 o el de Xbox que el de sus Radeon y tienen preferencia. No solo es que se distribuyan menos unidades por existir menos demanda, es que el propio fabricante de tres letras fabrica menos unidades para PC para darle prioridad a las consolas donde tienen jugosos contratos con SONY y Microsoft que son una fuente de dinero continua durante años.

3 Comentarios