Intel en el ojo del huracán: la escasez de CPUs reduce los ingresos de los fabricantes

Hace poco más de una semana informábamos sobre los nuevos problemas de suministro que enfrentaba la compañía, y donde las previsiones no eran nada buenas. La situación se volvió insostenible en la noche de ayer, donde Dell primero y HP después culpaban directamente a los de Swan de reducir sus ganancias debido a los problemas que atraviesan. ¿Cómo reaccionará la compañía ante este problema?

Lo primero que dijo Bob Swan cuando cogió el mando de Intel fue: «esto no va a pasar bajo mi supervisión». Pero meses después la situación no solo se ha repetido, sino que parece incluso más grave que la del pasado año.

Intel se queda sin procesadores, vende todo lo que fabrica

Intel-Fab-01

La realidad y lo que cualquier empresa querría a día de hoy es vender hasta la última pieza de lo que fabrica. Pero el mercado no funciona de esa manera, no si la demanda es abrumadora. Dell emitió una nueva guía de ingresos de cara al año fiscal 2020, la cual finalizará el b

Los pronósticos, como era esperable, no serán los esperados por los analistas, ya que van a caer de los 93,54 mil millones de dólares que se debían conseguir hasta los 91,5 mil millones que realmente esperan. Esta caída, aunque leve, ha lastrado las acciones de Dell un sorprendente 4%, donde la compañía ha sacado la artillería para explicar qué ha ocurrido.

Tom Sweet, jefe de finanzas de Dell ha sido muy claro: «la reducción de los ingresos y con ello del rango se debe principalmente a la dinámica de suministro de Intel y sus procesadores». Directo y sin tapujos, la compañía atiza sin miramientos a los de Swan, donde además HP se ha sumado a las críticas.

El director financiero de HP, Steve Fieler, dijo en una conferencia telefónica que la situación de Intel podría afectar los ingresos de su compañía, donde su propio CEO fue más lejos afirmando que las limitaciones de suministro de Intel tendrían un impacto de al menos dos trimestres.

Intel cae en bolsa y sus esfuerzos no obtienen beneficio

intel dejará de fabricar sus propios procesadores en sus fabricas

La realidad es que Intel ha puesto todo de su parte para que esto no ocurriese, ya que tras la inversión descomunal de 1.500 millones del año pasado hoy sabemos que los resultados fueron un aumento de su capacidad de producción del 25%, cifra sin duda significativa.

Pero de nuevo la realidad supera a la ficción y la oferta se ha vuelto a disparar hasta el punto que dicho aumento (+125% en total) no es suficiente, ni mucho menos, para contentar las previsiones de ventas de los fabricantes. ASUS se ha sumado de alguna manera a Dell y HP a principios de este mes, donde ya expresó cierta preocupación sobre la capacidad de los de Swan para poder satisfacer tanto a empresas como a usuarios.

Si las estimaciones aciertan, volveremos a ver una situación similar a la del 2018, donde hasta verano Intel no levantó cabeza con todo este problema, ya que sus reservas de inventario se agotaron muy rápido, no pudiendo satisfacer la demanda, la cual ha vuelto a poner blanco sobre negro sobre las tendencias del mercado y las necesidades de los usuarios.

Por otro lado, no sabemos cómo va a afectar al precio de las CPUs, donde de momento el coste de adquirir un procesador se está manteniendo, algo que no se puede asegurar visto lo visto en esta misma época hace tan solo un año.