Ni se te ocurra comprar un micrófono USB por estos motivos

Ni se te ocurra comprar un micrófono USB por estos motivos

Josep Roca

El uso del micrófono en nuestros quehaceres diarios ha aumentado en los últimos años. Esto se debe no solo a la gran cantidad de juegos online, sino también a actividades como el streaming de contenido a través de diferentes plataformas especializadas y a todo ello tenemos que añadirle el teletrabajo en grupo y el poder estudiar a distancia para interactuar. Es en este punto donde la calidad de sonido del micrófono es importante y una mala calidad se nota por encima de una buena. Aunque la primera pregunta que nos viene a la cabeza es: ¿Merece más la pena un micrófono USB o uno mini Jack?

El hecho que las tarjetas de sonido hayan casi desaparecido del mapa ha hecho que muchos ordenadores carezcan de la calidad de sonido suficiente, y no por no tener una capacidad de procesarlo suficientemente buena, sino por el hecho que en muchas configuraciones las piezas que son el DAC, conversos de digital a analógico, y el ADC, conversor de a analógico a digital son de mala calidad. Muchos micrófonos se venden con cancelación de ruido, sin embargo, dicho ruido se produce por una mala captura del sonido. Lo que hace que muchos usuarios profesionales acaben usando una caja externa cuando tienen que grabar contenido con su micrófono tenga este la conexión que tenga.

Por qué un micrófono USB no es la mejor opción

Los micrófonos USB se consideran mucho mejores para los usuarios noveles por un motivo bien simple, solemos pensar que dado que dicha interfaz es más rápida y nueva entonces va a ser mejor. Sin embargo, los problemas aparecen tan pronto como vemos una serie de problemas que se hacen evidentes tan pronto como subimos nuestras exigencias técnicas, entre ellas el hecho de que el uso de dicho puerto añade una latencia adicional, lo cual no es nada adecuado si estás realizando streaming a tiempo real. Por si fuera poco, muchos modelos tienen un ADC interno bastante malo y la calidad de sonido se ve afectada por ello. Si bien con un buen micrófono USB bueno podrás grabar con una gran calidad, en la gama baja-media es mejor huir de ellos.

Micrófono USB Mini Jack

En cambio, los clásicos con mini Jack no tiene el problema de latencia del puerto USB y son ideales para retransmitir en directo. Claro está, la captura del sonido dependerá de la tarjeta de ídem que estés usando. ¿Nuestra recomendación? A no ser que sepas que tu placa base tenga un buen DAC/ADC o la tarjeta de sonido que estás usando, nuestra recomendación es que consigas una, especialmente si quieres grabar con varias personas al mismo tiempo. Por otro lado, no te olvides que se suele producir carga estática con el tiempo, por lo que de tanto en cuando desconecta el cable del micrófono y frota la conexión con un paño que no esté húmedo para descargar.

Conclusión

¿Significa esto que los micrófonos USB son peores? Pues no, dado que los de más calidad tienen su conversor de analógico a digital integrado. Sin embargo, hay ordenadores portátiles y placas base que disponen de soporte USB Audio, los cuales son puertos USB convencionales pero con hardware añadido para la captura y la retransmisión de audio. Si tienes uno de estos puertos en tu PC no dudes en usarlo.

En todo caso, si lo que quieres es no retransmitir a tiempo real y buscas hacer pódcast con varias personas, el hecho de poder usar un hub USB con varios puertos al mismo tiempo te ayudará. Es más, tener el audio desde diferentes fuentes te ayudará en la edición posterior del mismo para eliminar los desperfectos sonoros.

¡Sé el primero en comentar!