Según WD, los SSD DRAM-less se están convirtiendo en el estándar

Según WD, los SSD DRAM-less se están convirtiendo en el estándar

Rodrigo Alonso

A pesar de que los SSD sin memoria DRAM integrada (conocidos como DRAM-less por ello) fueron raras excepciones para las series económicas durante mucho tiempo, en la era de los SSD NVMe están llegando al mercado cada vez más modelos de este tipo ya que son sustancialmente más baratos; el fabricante Western Digital ha hablado de esta tendencia diciendo que no es pasajera, y que de hecho todos los fabricantes la seguirán hasta convertirse en el estándar: ¿es esta tendencia algo bueno para los usuarios?

En el marco del evento de prensa virtual «Flash Perspective», Western Digital habló entre otras cosas sobre las tendencias en el mercado de SSDs para consumidores, y afirman que una de estas tendencias son los SSD sin caché DRAM dedicada. Robert Soderbery, director general de la división Flash de la marca, llegó a afirmar que en el segmento principal hubo incluso un cambio completo a SSDs DRAM-less: «El mercado está cambiando completamente a SSD sin DRAM por el valor en los segmentos principales, y estamos viendo que todos los demás fabricantes están siguiendo los pasos de WD a este respecto».

Los SSD DRAM-less, ¿la nueva tendencia del mercado?

Según los datos de WD, más del 20% de los SSD de cliente ya son DRAM-less, y según avance el tiempo esta cifra irá incrementando, en última instancia debido a las demandas de los OEM para sus equipos pre diseñados. Prescindir de DRAM no solo tiene ventajas en los costes de fabricación y venta, sino que también supone un menor consumo de energía, menos calor residual y menos espacio requerido en el PCB, lo que a su vez permite factores de forma todavía más compactos.

wd-black-sn850-nvme-ssd

Western Digital se enorgullece de ser un pionero entre los principales fabricantes de dispositivos NAND Flash, y según afirman fueron también pioneros en los SSD sin DRAM con los SN520 que presentaron en el año 2018. A esto le siguió el SN530 que por primera vez utilizó la función Host Memory Buffer (HMB) que compensa parcialmente la falta de caché DRAM; el líder del mercado sigue siendo Samsung, pero ellos por ahora solo tienen un SSD DRAM-less, el 980 que lanzaron este mismo año.

¿Es buena o es mala esta tendencia?

La tabla de búsqueda de un SSD normalmente se almacena en su propia memoria DRAM, lo que garantiza un acceso significativamente más rápido y aumenta el rendimiento general del dispositivo en comparación con almacenarlo en la memoria NAND. Sin embargo, por un lado la DRAM requiere espacio y energía adicional y, por otro, implica un mayor coste de fabricación, algo que de hecho aumenta todavía más con los SSD de mayores capacidades. Por ejemplo, para que todo funcione de manera adecuada hace falta 1 GB de caché en un dispositivo de 1 TB de capacidad, mientras que un SSD de 8 TB necesitaría 8 GB de caché.

SSD DRAM-Less

La renuncia a la caché DRAM en un SSD no solo significa cierta pérdida de rendimiento, que se nota particularmente al leer archivos pequeños (lectura aleatoria 4K), sino también afecta a la durabilidad dado que si la controladora tiene que estar escribiendo constantemente la tabla de asignación de archivos en la NAND Flash está provocando operaciones de escritura y borrado que desgastan la unidad, reduciendo su vida útil.

Todo tiene sus ventajas y sus desventajas como es lógico, pero no vemos que sea malo si como dice Western Digital los SSD DRAM-less se convierten en el estándar de la industria, siempre y cuando los que sí tienen memoria caché no dejen de existir. Lo importante es que los usuarios tengamos la capacidad de elegir qué tipo de producto queremos comprar: los SSD normales con DRAM que serán más caros pero con mejor rendimiento y durabilidad o los DRAM-less, con menor rendimiento y durabilidad pero más económicos.