Esta es la batería nuclear que podría alimentar nuestro portátil de por vida

Esta es la batería nuclear que podría alimentar nuestro portátil de por vida

Roberto Sole

Uno de los principales problemas de cualquier ordenador portátil, smartphone y otro dispositivo con batería es su autonomía. Son muchas empresas las que llevan años investigando y trabajando en nuevos sistemas de baterías que ofrezcan mayor autonomía. Una startup propone un nuevo tipo de baterías bastante espeluznante y es que se basaría en la energía nuclear.

La generación de electricidad mediante la energía nuclear es bastante controvertida. Todos tenemos en la cabeza el accidente de Chernobyl, pero lo cierto es que los incidentes tan extremadamente graves son algo minoritario. Una central nuclear tiene cientos de medidas de seguridad y control para evitar estos desastres de nuevo.

¿Una batería nuclear en nuestro bolsillo?

Puede que no lo sepas, pero en este tipo de centrales se utilizan barras de grafito de control. Sin entrar en más aspectos técnicos y complejos, estas barras evitan posibles desastres que terminen provocando explosiones. El problema es que cuando estas barras se «agotan», es un residuo más muy difícil de tratar.

Al parecer una empresa californiana ha pensado una manera de aprovecharlas y que tengan utilidad. Han ideado una especie de diamantes de carbono 14 que podrían generar electricidad durante unos 28.000 años. Vamos, que los ordenadores portátiles, vehículos eléctricos y demás, no se tendrían que volver a recargar jamás. Adicionalmente podría solucionar gran parte de los problemas energéticos actuales, lo cual sería un gran alivio con el alto precio de la electricidad.

La empresa responsable de este se llama NDB (que son las siglas de Nano Diamond Battery). Esta empresa propone una batería bastante practica y también bastante ecológica y es que se basaría en aprovechar un residuo nuclear sin uso. Concretamente, convierten las barras de grafito en diamantes de carbono 14. Lo interesante de estos «diamantes» es que actúan como semiconductor y tienen una gran capacidad de disipación del calor.

batería nuclear

Uno piensa que llevar algo radiactivo en el bolsillo no es la mejor idea, y es cierto, pero, no habría riesgos. Estos «diamantes» se recubren de una capa de diamante de carbono-12 bastante barato y que no es radiactivo. Se fabrican estos diamantes de cabono-12 en el laboratorio e incluyen partículas energéticas y genera una capa de protección segura que evita la fuga de radiación.

Con este material se desarrolla una celda de batería, donde se apilan y almacenan diferentes capas de estos nano-diamantes. Se les une una placa de circuito integrado y un gran condensador, el cual recoge, almacena y distribuye la energía.

Adiós a la factura de la luz

Si bien aún está muy verde, más de uno habrá sentido un cosquilleo al pensar las posibilidades. Podríamos decir a la factura de la luz, dejando de depender de las eléctricas que manipulan precios. Usando estas baterías podríamos alumbrar la casa, tener calefacción y lo que queramos, sin costes adicionales.

Esto a su vez es genial para la informática, vehículos autónomos, satélites, smartphone, etc. Dejaremos de necesitar recargar estos dispositivos para siempre, ya que puede generar electricidad durante 28.000 años. Además, se podrían generar todo tipo de tamaños, desde pilas AA hasta diferentes formatos de baterías comerciales.

Pero, siendo realistas, parece que pueda terminar comercializándose algo así. Ya no por los riesgos que pueda entrañar o lo complejo que pueda ser el proceso de fabricación, sino por lo que implica. Supondría que la industria de baterias actual se termina, adiós a las empresas energéticas, nos dependimos de la obsolescencia programada y de una infinidad de problemas tecnológicos y medioambientales.

Fuente > NBD

¡Sé el primero en comentar!