Mejora el rendimiento y FPS de tu tarjeta gráfica NVIDIA haciendo esto

No son pocos los usuarios que se compran una tarjeta gráfica y al poco tiempo ven que necesitan más potencia para nuevos juegos y en cambio, no tienen dinero para adquirir un nuevo modelo. Bajar los settings gráficos aporta un plus, pero el problema es que hay que hacerlo juego por juego y en muchas ocasiones el resultado no es el esperado y se generan problemas. ¿Cómo mejorar el rendimiento de una GPU NVIDIA entonces?

Llegados al punto donde los settings gráficos están siendo un quebradero de cabeza y están generando distintos errores en el juego, ya sean artifacts, ruido visual, o un rendimiento empeorado, lo ideal es no tocar lo que no se entiende, porque ni más es mejor, pero muchas veces tampoco menos da lo que buscamos. La solución realmente pasa por una configuración óptima en los drivers de NVIDIA, así que vamos a ver cómo podemos hacerlo.

El Panel de control de NVIDIA es más potente de lo que nos imaginamos

NVIDIA Wireframe logo

Cuando todo falla solo hay dos opciones posibles y de las cuales una ya la hemos visto en su correspondiente artículo. La primera de ellas es la que corresponde a este, la configuración correcta del panel de control de NVIDIA para maximizar el rendimiento, la otra es la configuración de GeForce Experience para sacar el máximo partido a los settings gráficos.

Por ello, vamos a ponernos manos a la obra para conseguir esos FPS que se te resisten, porque, ¿quién no quiere ganar rendimiento gratis? Suponemos que todo el mundo, pero en informática no hay nada gratis, ni magia, ni trucos como tal; donde en un lado se gana en otro se pierde.

En el caso que nos ocupa vamos a ganar rendimiento a costa de perder calidad gráfica. Dependiendo del juego y del ojo de cada usuario veremos más o menos la diferencia, pero en cualquier caso está ahí nos guste o no. Si estás dispuesto a perder dicha calidad en aras del rendimiento y más FPS… Sigue leyendo.

Configurar el panel de control de NVIDIA

En primer lugar y aunque parezca obvio hay que hacer hincapié en algo: el panel de control de NVIDIA llega instalado desde el propio driver de la compañía. Es decir, instalamos el driver y se instala con él, por lo que solo tendremos que dirigirnos a cualquier punto del escritorio y hacer clic con el botón derecho del ratón para que se despliegue el menú contextual de Windows.

Panel de control NVIDIA

Una vez hemos hecho clic se nos abrirá y se mostrará tal que así:

Panel de control NVIDIA (3)

El apartado que nos interesa es precisamente el que está seleccionado en el menú de la izquierda: Controlar la configuración 3D, donde a continuación vamos a ir viendo los distintos apartados que tenemos que tocar y cómo hacerlo.

Nitidez de Imagen

Panel de control NVIDIA (4)

Es el llamado Image Sharpening de NVIDIA, básicamente mejora la nitidez de la imagen del juego y el enfoque a costa de un pequeño bajón de FPS. En algunos juegos puede ser imperceptible, mientras que en otros sí que se nota más. Mejor dejarlo desactivado.

El setting que hay a continuación llamado Antialiasing-FXAA también lo vamos a desactivar, puesto que es una merma de rendimiento importante.

Antialiasing-Modo

Panel de control NVIDIA (5)

Lógicamente no queremos ningún tipo de filtro en nuestros juegos, puesto que queremos el máximo rendimiento, así que lo marcamos como desactivado. En ciertos juegos esta opción puede daros algún tipo de corrupción o problema de stuttering, no es lo normal, pero si se produjese entonces mejor marcar «controlado por la aplicación.

Antialiasing-corrección gamma

Panel de control NVIDIA (6)

No hay mucho que comentar aquí, puesto que no necesitamos mejorar el filtro y sus problemas puesto que lo hemos deshabilitado, así que lo marcamos en desactivado para evitar problemas.

CUDA-GPU

Panel de control NVIDIA (7)

Esta opción solo es útil si tenemos más de una tarjeta gráfica instalada, porque de lo contrario solo nos permitirá seleccionar una. Es básicamente una redirección a los núcleos CUDA para físicas de los juegos, que pueden ser calculadas con la CPU o con la GPU. En el apartado «Configurar SLI, Surround y PhysX» podemos seleccionarla manualmente si lo precisamos.

Caché del sombreador

Panel de control NVIDIA (8)

Es la típica caché de shaders, algo que modifica la carga y el rendimiento del PC al destinar la carga de ciertas tareas de los shaders como caché en el HDD o SSD, por lo que no se mantienen en la CPU y la libera de dicha carga, pero …

Se genera latencia y como tal, tenemos que activar el parámetro para que la CPU y la GPU hagan su trabajo, lo cual es indispensable si el procesador es medianamente potente. Si estuviésemos en un escenario donde la CPU es muy lenta, entonces podríamos probar a deshabilitarlo a ver cómo se comportan los FPS, siempre teniendo un SSD en el PC claro.

Factores de DSR

Panel de control NVIDIA (9)

Es un escalador de resolución para mejorar la nitidez de la imagen en el juego, el problema es que consume una cantidad ingente de recursos de la GPU, puesto que escala como hace DLSS, pero sin el trabajo de Deep Learning del mismo, todo a base de fuerza bruta. Es obligatorio dejarlo en OFF.

Filtrado anisotrópico

Panel de control NVIDIA (10)

No vamos a hablar del anisotrópico aquí por motivos obvios, simplemente mejor dejarlo en desactivado para el mejor rendimiento y FPS.

Filtrado de texturas-Calidad

Panel de control NVIDIA (11)

Aquí tampoco hay que extenderse demasiado, ya que el filtrado de las texturas afecta a todo lo que aparece en pantalla. El setting es tan claro como simple: Alto rendimiento para mejorar los FPS.

Filtrado de texturas-Diferencia de LOD negativo

Panel de control NVIDIA (12)

Aquí no hay que tocar nada y dejarlo con ello en Permitir, ya que tenemos el filtro anisotrópico desactivado y por lo tanto no queremos mejorar la calidad de imagen.

Filtrado de texturas-Optimización anisotrópico

Panel de control NVIDIA (13)

Tampoco hay demasiado que explicar puesto que el filtro anisotrópico está desactivado, así que hacemos lo propio y lo dejamos en desactivado igualmente.

Filtrado de texturas-Optimización trilineal

Panel de control NVIDIA (14)

Tenemos que activar este filtro, principalmente porque tenemos el filtrado de texturas en alto rendimiento y esto implica que el filtrado trilineal no queremos que sea aplicado en toda la pantalla. Por lo tanto, tenemos que activarlo a costa de perder un poco de calidad de imagen.

Fotogramas preprocesados para la realidad virtual

Panel de control NVIDIA (15)

Aquí hay alguna controversia, ya que aunque NVIDIA recomienda utilizar el setting 1 para acelerar el paso de FPS desde la CPU a la GPU y de ahí a las gafas, la realidad es que en algunos PC es mejor utilizar el setting que tenga el juego, puesto que puede producir stuttering si lo forzamos en el valor que sugieren los de verde.

Frecuencia de actualización preferida

Panel de control NVIDIA (16)

Es otro parámetro con controversia, ya que disponemos de dos opciones. Todo depende de si estamos usando G-SYNC o G-SYNC Compatible, V-SYNC o no estamos seteando ninguno de estos. Si lo que buscas es la tasa más alta de FPS fuera del rango de tu monitor, entonces deja que la aplicación controle el parámetro.

Si lo que quieres es ceñirte a los valores de alguna de las tres tecnologías de sincronización entonces selecciona La más alta disponible.

Modo de Control de energía

Panel de control NVIDIA (17)

Aquí el setting a elegir es sencillo: Máximo rendimiento preferido, puesto que buscamos eso precisamente. El problema es que esto no dejará a la GPU bajar de frecuencia y por ende de voltaje, así que se calentará un poco más y sonará en consecuencia.

Oclusión ambiental

Panel de control NVIDIA (18)

Controversia también por su uso. Lo dejaremos en dos opciones muy simples:

  • ¿Juegas en DX12? Entonces selecciona desactivado.
  • ¿Juegas en otra API que no sea DX12? Puedes seleccionar desactivado o rendimiento, dependiendo de cómo afecte a la calidad gráfica según veas las sombras del juego, ya que a veces puede producir efectos no deseados.

Optimización enlazada

Panel de control NVIDIA (19)

Aquí no hay debate por suerte, necesitamos que la CPU y sus múltiples hilos dispensen la información trabajada o por trabajar a la GPU y la RAM, por lo tanto dejar el parámetro en automático es correcto, pero recomendamos activado siempre que no interfiera en stuttering en el juego.

Por lo tanto, es algo que tendréis que probar vosotros mismos en los distintos juegos y decidir cómo os va mejor.

Sincronización vertical

Panel de control NVIDIA (20)

De los parámetros más hablados en la historia de las GPU. Simplemente debe de ir en desactivado a no ser que tengamos G-SYNC o G-SYNC Compatible donde tendremos que marcar Activado.

Activado (Suave) y rápido implican una pequeña restricción en la sincronización con el panel y por lo tanto producen latencia aunque los FPS no estén bloqueados, como ocurre en Fast-SYNC (Rápido). Si la latencia de entrada no la notamos, entonces podemos optar por ellos si es preciso, si en cambio necesitamos el mínimo tiempo de respuesta todo se reduce ha desactivado.

Tecnología del monitor, triple Búfer, velocidad máxima de fotogramas y por aplicación

Son parámetros que pueden tener importancia cuando se combinan con otros o buscamos límites. Tecnología del monitor por ejemplo solo es útil si este es compatible con G-SYNC o G-SYNC Compatible, lo cual deberá reflejarse y seleccionarse como tal.

Triple Búfer solo se activa cuando la sincronización vertical está activada y NO tenemos G-SYNC o G-SYNC Compatible, dato que hay que recalcar porque entonces la experiencia se fastidiaría.

Velocidad máxima de fotogramas y velocidad máxima de fotogramas en aplicaciones en segundo plano solo es útil si queremos limitar los FPS a un número como máximo. Esto es útil en ciertas situaciones, como por ejemplo aquellos monitores que funcionan mejor con 1 FPS menos del límite de Hz del panel, algo muy extraño a día de hoy.

Otros juegos tienen un límite de FPS máximo y no pueden funcionar si no se cumple, por lo que estos settings son útiles en este tipo de casos.

¡Sé el primero en comentar!