Corsair Vengeance RGB DDR4

Ver noticia 'Corsair Vengeance RGB DDR4'

El otro día os contábamos que Corsair ya había lanzado al mercado los nuevos módulos de memoria RAM DDR4 Vengeance RGB, unas memorias RAM que si bien son técnicamente iguales a las Vengeance LED, ahora permiten la configuración de cualquier color y diferentes efectos sincronizados entre todos los módulos instalados mediante el software, sin la necesidad de conectar ningún cable adicional, todo gestionado desde el propio zócalo DIMM de la placa base. En el día de hoy os presentamos nuestro análisis de éstas memorias, concretamente de las Corsair Vengeance RGB 4 x 8 GB DDR4 3000 Mhz.

Los nuevos módulos de memoria Corsair Vengeance RGB son un calco de los anteriores Vengeance LED estéticamente, con la única diferencia de que cuentan con una barra iluminada RGB configurable -a diferencia de los anteriores que eran o blanco o rojo únicamente-, y con la novedad de que el protector superior cuenta con el logo de Corsair perforado para que también se vea al iluminarse. Si bien es cierto que de entrada solo estarán disponibles en kits DDR4 a 3000 Mhz de 2 x 8 GB y 4 x 8 GB, el fabricante ha dicho que pronto lanzará más kits con otras velocidades y capacidades.

Igual que los Vengeance LED, éstos nuevos módulos de memoria RAM incorporan un disipador con un diseño negro mate muy atractivo que contribuyen a mantener los chips de memoria a buena temperatura, ayudando a sostener un buen rendimiento y estabilidad, especialmente para realizar Overclock para lo que Corsair, como siempre, ha utilizado su PCB personalizado con IC revisado a mano para asegurar una buena capacidad de éste. El control de la iluminación se realiza desde el software Corsair Link, desde el que a partir de ahora no solo podremos controlar cualquier dispositivo del fabricante compatible con la tecnología sino también el color y los efectos de los módulos de memoria Vengeance RGB. Permitirá escoger cualquier color de la gama RGB y varios efectos, incluyendo estático, arcoiris, onda y más.

Según el fabricante éstos nuevos kits de memoria Corsair Vengeance RGB de 16 GB (2×8 GB) y 32 GB (4x8GB) deberían estar disponibles de inmediato en las tiendas, si bien es cierto que a la hora de redactar este análisis todavía no están disponibles. Los precios serán, seguramente, similares a los de los kits Vengeance LED anteriores, rondando los 160 euros para el kit de 16 GB y los 240 euros para el de 32 GB. Como indicábamos antes por ahora solo habrá estos dos kits, ambos a 3000 Mhz, pero dentro de poco lanzarán más velocidades y combinaciones de capacidad. Podéis ver toda la información en la web del fabricante.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Estamos como podéis ver ante el kit -de momento- de más alta gama de esta nueva familia, compuesto por cuatro módulos de memoria de 8 GB cada uno (32 GB en total) que funcionan a 3000 Mhz en modo XMP 2.0, con unas latencias de 15-17-17-35. A este respecto hay que tener en cuenta que, en comparación con los módulos Vengeance LED que analizamos anteriormente, tienen una velocidad menor y unas latencias más elevadas, por lo que su rendimiento se verá afectado. En cualquier caso, comparten el mismo disipador de aluminio anodizado con la barra LED en la parte superior, una barra LED que en ésta ocasión como bien sabéis es RGB en lugar de un único color.

ANÁLISIS EXTERNO

Corsair ha utilizado para éstas Vengeance RGB el mismo tipo de embalaje que en el resto de sus memorias RAM, con una caja de cartón blando y los módulos perfectamente sujetos en su interior en un caparazón de plástico transparente. Así, en la parte frontal de la caja podemos ver una imagen de uno de los módulos de memoria, con la familia destacada en la zona inferior y, por supuesto, destacado el hecho de que tienen iluminación RGB. En la parte superior encontramos la capacidad y la velocidad de los módulos de memoria que vamos a encontrar en el interior.

En la parte trasera tenemos una mera descripción del producto en diferentes idiomas, con una etiqueta en la parte de abajo que nos muestra los números de serie de los cuatro módulos.

En los laterales, bajo un fondo de color amarillo, los distintivos Corsair Vengeance RGB DDR4 32 GB.

Abrimos la caja y sacamos dos blísters de plástico que contienen los cuatro módulos.

Aquí los tenéis ya fuera de la caja.

Estéticamente son exactamente iguales a los Vengeance LED pero con una etiqueta diferente que nos indica, lógicamente, que son los Vengeance RGB.

En la cara opuesta, la habitual etiqueta identificativa.

Tienen una altura media y un grosor moderado en comparación con otras memorias DDR4. Otra diferencia, por cierto, en comparación con las Vengeance LED, es que en la parte superior se ha grabado un logo del fabricante que se verá cuando estén encendidos.

Aquí podéis ver que éstos módulos de memoria se levantan 48,5 mm de la base.

La zona superior se puede desmontar solo tirando de ella, lo que nos permitirá girar la posición del logo superior si queremos y acceder a la barra LED.

Esta barra LED está conformada por una pieza de plástico transparente de color blanco denso que hará que los LED que tiene en su interior brillen de manera homogénea, pues iluminarán toda la barra por igual.

TESTEO

Vistas las memorias, procedemos a su instalación y como no podía ser de otra manera tratándose del producto que se trata, toca enseñaros su iluminación. Nada más instalarlos ya brillan cambiando de color de manera sincronizada.

Pero como veremos después, mediante el software podemos cambiar los colores de cada módulo de manera individual, o hacer que funcionen de manera sincronizada 2 a 2, 3 a 1, los cuatro iguales o los cuatro de manera independiente, con diferentes efectos y colores.

Vamos a ver el software lo primero de todo y después pasamos a las pruebas.

El software

Ya conocéis Corsair Link, el software del fabricante que nos permite monitorizar y controlar todos sus componentes. En el caso de las memorias, aparece en dos cuadros: el primero que nos muestra sus parámetros y el segundo con su iluminación.

Si pulsamos sobre cualquiera de los LED podemos renombrarlo, escoger su modo de iluminación, y si queremos que funcione de manera independiente (Ungrouped) o agrupado (Grouped). En la siguiente captura veréis que no deja escoger color, pero esto es así porque está en modo arcoiris y mostrará todo el espectro.

Aquí tenéis la lista de efectos, que comprende el modo estático, modo arcoíris, color pulse y color shift.

Así mismo, el modo agrupación nos permite configurar los módulos para que funcionen en conjunto en cualquier combinación.

Por supuesto podemos escoger el color que queramos. Una cosa que no tiene el software como opción es la de escoger la intensidad de iluminación (y a diferencia de las LED, éstas RGB son MUY brillantes), así que lo que podemos hacer es escoger colores tirando hacia el negro. En éste ejemplo, el color real de iluminación es un blanco puro pero con intensidad media-baja, aunque parece casi negro en el software.

Las pruebas

Vamos allá con las pruebas. Éste ha sido el hardware utilizado para realizarlas:

Nuestra placa base se encuentra en el QVL de las memorias de Corsair, así que no tenemos ningún problema a la hora de hacerlas funcionar. De hecho, nada más pincharlas y encender el equipo ya se selecciona automáticamente el perfil XMP 2.0 y se ponen a funcionar a 3000 Mhz sin tener ni siquiera que entrar en la BIOS. Si hacéis clic en la siguiente imagen de CPU-Z podéis verlas en funcionamiento. Con todos los parámetros en automático, en ésta ocasión sí que han cogido las latencias 15-17-17-35 que especifica el fabricante.

Pincha en la imagen para hacerla más grande.

Vamos ahora sí a ver su rendimiento. Y para ver el rendimiento bruto nada mejor que Aida64.

En comparación con otras memorias RAM DDR4 en éste mismo banco de pruebas, el resultado es el siguiente:

Como véis nos está dando un rendimiento de lectura y copia más que bueno, aunque el de escritura ha quedado por debajo de las demás, denotando su velocidad a 3000 Mhz.

Vamos a ver ahora el rendimiento entregado en Cinebench, un benchmark que nos muestra la potencia bruta del procesador a la hora de renderizar imágenes pero en el que la velocidad de la memoria RAM juega un papel crucial.

Comparado con las demás.

Aquí logramos el mejor rendimiento hasta ahora con nuestro procesador, con un total de 686 puntos. Nada mal.

Ahora sí, veamos el rendimiento de cálculo que nos entregan éstas RAM de Corsair en SuperPi, en la prueba de 32M. Es una prueba de cálculo bruto en la que de nuevo entran en juego procesador y memoria, especialmente ésta última.

Gráfica comparativa.

Resultados un poco dispares aquí, y es que entran mucho en juego las latencias. Las Vengeance RGB han sido cuatro segundos más lentas que las Vengeance LED a 3200 Mhz, pero bastante más rápidas que las memorias de G.Skill a la misma velocidad, por no hablar de las Vengeance LPX que estaban penalizadas por ser módulos de 16 GB.

De igual manera, obtenemos los siguientes resultados con WPrime.

Comparativa.

La prueba 1024M es un test de resistencia, y los cuatro módulos de 8 GB que estamos analizando nos han entregado un resultado muy bueno, mejor que las Vengeance LED o las Dominator Platinum SE, pero aquí las de G.Skill son las que reinan y por bastante diferencia.

Para ir finalizando, con WinRAR vamos a ver qué velocidad de compresión tiene nuestro sistema.

En comparativa.

Aquí, todo hay que decirlo, el resultado no ha sido demasiado bueno, y la velocidad que nos ha entregado está bastante por debajo de lo obtenido con otras memorias. Hay que tener en cuenta que por ejemplo las G.Skill TridentZ son las tope de gama del fabricante, mientras que éstas Vengeance RGB no lo son (son las Dominator Platinum). Digamos que son gama media en el catálogo de Corsair.

Overclock

No es que éstas sean unas memorias destinadas al Overclock, pero siempre podemos probar a ver qué logramos. En éste caso solo logramos subir la velocidad de funcionamiento a 3.200 Mhz aumentando un poco las latencias con el sistema 100% estable, pero no está del todo mal, la verdad.

CONCLUSIÓN

Os voy a ser sincero: soy bastante sibarita en cuanto a la estética de mi PC, y me encanta la iluminación blanca. Antes tenía las Vengeance LED que ya me daban una iluminación muy buena, pero con éstas Vengeance RGB el fabricante se ha superado a sí mismo, dándonos la misma calidad de iluminación pero con más intensidad y la posibilidad de escoger cualquier color y efecto directamente desde el software sin tener que conectar cables adicionales (como en las primeras versiones de las Dominator Platinum). Bravo por Corsair.

Además tenemos unas memorias RAM DDR4 con un rendimiento excelente, gran calidad de fabricación y garantía de por vida. ¿Qué más podemos pedir? Bueno, en éste caso unos precios mejores ya que las Vengeance RGB tienen un precio superior al de otros modelos con los que compiten en el mercado, si bien es cierto que son los únicos que nos ofrecen iluminación RGB a éste precio (las TridentZ RGB de G.Skill también lo hacen pero son bastante más caras).

PROS:

  • Estética e iluminación preciosa y configurable desde el software.
  • Muy buen rendimiento.
  • Casi no se calientan.
  • Perfil XMP 2.0 automático.
  • Compatible con todas las plataformas modernas, incluyendo Ryzen de AMD.

CONTRAS:

  • Son caras incluso teniendo en cuenta que el precio de la RAM ha subido en los últimos meses.

Por todo ello, éstas Corsair Vengeance RGB se llevan nuestro galardón de platino, así como nuestra recomendación por su buen rendimiento y su diseño.

Revisado por Rodrigo Alonso el 28 marzo 2017

Los comentarios están cerrados.