Corsair Vengeance LED (2×8 GB DDR4-3200 Mhz)

Corsair_logo_1B_black_400px

A finales de Junio, Corsair presentó sus nuevas memorias RAM DDR4 Vengeance LED, que como su nombre indican incorporan iluminación LED en la zona superior, con la posibilidad de escoger entre diferentes colores para poder adaptar la iluminación de éstas a la estética de nuestra caja. En el día de hoy os presentamos nuestro particular análisis del modelo Corsair Vengeance LED DDR4-3200 Mhz (2x8GB) para enseñaros qué tal lucen (valga la redundancia) y qué rendimiento son capaces de entregar.

Inconfundibles gracias a su brillante barra superior con iluminación LED y por el diseño industrial realizado en aluminio con un estilo agresivo, las Vengeance LED están optimizadas para el máximo rendimiento con los últimos procesadores Intel para las placas base con chipset X99 y 100 Series. Disponibles tanto en variantes con LEDs blancos o rojos, las memorias Corsair Vengeance LED iluminan los ordenadores de alto rendimiento con su brillante iluminación integrada que se ha diseñado para hacer que los ordenadores se vean tan bien como son capaces de funcionar.

Debajo de la iluminación LED, las Vengeance LED son la culminación de los 20 años de experiencia de Corsair en la fabricación de memorias RAM. Cada módulo está construido con un PCB de diez capas para una mejor señalización y usa ICs cuidadosamente seleccionados para conseguir un overclocking superior y la máxima fiabilidad que garantice el rendimiento que los usuarios han aprendido a esperar de los productos fabricados por Corsair. El característico disipador de calor de las Vengeance LED está fabricado de aluminio y asegura una rápida disipación del calor para garantizar un rendimiento estable y fresco, sin contar que cada kit es totalmente compatible con XMP 2.0, lo que permite a los usuarios configurar al instante su memoria a su velocidad especificada y lograr el mejor rendimiento y estabilidad posible.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Specs

Como os hemos contado antes, vamos a analizar el modelo concreto con iluminación blanca y funcionando a 3200 Mhz, en un kit de 2×8 GB. Con unas latencias de 16-18-18-36 garantizan un funcionamiento rápido bajo el perfil Intel XMP 2.0, a la vez que con sus 1.35V de funcionamiento bajo éste perfil (1.2V si las dejamos a velocidad 2133 Mhz JEDEC) tendremos un bajo consumo y una baja generación de calor.

ANÁLISIS EXTERNO.

Como es habitual, Corsair ha embalado ésts Vengeance LED en su paquete de siempre, de reducidas dimensiones y fabricado en cartón blanco en el que a todo color podemos ver ya un adelanto del producto que tenemos entre manos. En la zona frontal podemos ver una imagen de las memorias, así como su marca, modelo y velocidad.

Corsair Vengeance LED -001

Corsair Vengeance LED -002

En la parte trasera nos encontramos con una descripción del producto y dos “ventanas” que caen justo sobre la etiqueta de las propias memorias, de manera que podemos ver la especificación de éstas.

Corsair Vengeance LED -003

Corsair Vengeance LED -004

En el interior, y protegidas por una estructura de plástico transparente, tenemos por fin los dos módulos de memoria de los que consta éste kit que hoy nos atañe.

Corsair Vengeance LED -005

Nada más coger los módulos de memoria con las manos ya notamos la calidad de construcción y su solidez. Con unos disipadores de aluminio tratado muy agradables al tacto, las Vengeance LED de Corsair son bastante pesadas y grandes, si bien quedan lejos en estos dos aspectos de la única serie del fabricante que tienen por encima, las Dominator Platinum.

Corsair Vengeance LED -006

Las caras de los disipadores son bastante sobrias, con solo el anagrama Vengeance LED en un lado y la etiqueta en el otro.

Corsair Vengeance LED -007

Corsair Vengeance LED -008

El disipador está sujeto a los chips de RAM con adhesivo térmico y a su vez encajado en la zona de arriba.

Corsair Vengeance LED -009

Ésta parte de arriba está adornada por el logotipo del fabricante.

Corsair Vengeance LED -010

Como ya os habréis dado cuenta, tiene seis perforaciones por cada lado que dejan ver la barra LED que se iluminará cuando las memorias estén conectadas.

Corsair Vengeance LED -011

El conjunto del módulo de memoria con su disipador levanta 48.5 mm, por lo que se considerarían disipadores de tamaño medio y no deberíamos de tener problemas a la hora de utilizarlos con la mayoría de disipadores de procesador del mercado.

Corsair Vengeance LED -012

Y con 8.3 mm de ancho, dejarán 0,7 mm de espacio entre módulo y módulo para que el aire pueda fluir entre ellos.

Corsair Vengeance LED -013

TESTEO.

Vistas las memorias, procedemos a su instalación y como no podía ser de otra manera tratándose del producto que se trata, toca enseñaros su iluminación.

Corsair Vengeance LED -014

En la siguiente imagen podéis ver los dos módulos Corsair Vengeance LED instalados en nuestro banco de pruebas. Aunque la foto se ha tomado con flash, la iluminación se ve perfectamente.

Corsair Vengeance LED -015

En la siguiente galería podéis ver el aspecto que tienen a la hora de la verdad. Eso sí, hay que mencionar que con las memorias conectadas y el PC encendido, la iluminación realiza una serie de efectos aleatorios de respiración y ésto no se puede cambiar. Personalmente me habría gustado poder configurar ésto y dejar la iluminación fija siempre encendida.

Vamos allá con las pruebas. Como en anteriores análisis (como el de las Corsair Vengeance LPX DDR4-3200 Mhz 2×16 GB y las G.Skill TridentZ 2×8 GB a 3000 Mhz) es nuestro nuevo banco de pruebas Skylake.

Nuestra placa base se encuentra en el QVL de las memorias de Corsair, así que no tenemos ningún problema a la hora de hacerlas funcionar. De hecho, nada más pincharlas y encender el equipo ya se selecciona automáticamente el perfil XMP 2.0 y se ponen a funcionar a 3200 Mhz sin tener ni siquiera que entrar en la BIOS. Si hacéis clic en la siguiente imagen de CPU-Z podéis verlas en funcionamiento. Con todos los parámetros en automático, en ésta ocasión sí que han cogido las latencias 16-18-18-36 que especifica el fabricante.

CPU-Z

Vamos ahora sí a ver su rendimiento. Y para ver el rendimiento bruto nada mejor que Aida64.

Aida64

Una comparativa con los otros dos kits que hemos mencionado anteriormente nos muestra que, aunque funcionan a los mismos 3200 Mhz que el otro kit de Corsair que analizamos, el rendimiento de éstas Vengeance LED es todavía superior en la prueba de escritura y en la de copia. Las G.Skill se quedan lógicamente atrás pues funcionan a 3000 Mhz.

Gráfica Aida

Vamos a ver ahora el rendimiento entregado en Cinebench, un benchmark que nos muestra la potencia bruta del procesador a la hora de renderizar imágenes pero en el que la velocidad de la memoria RAM juega un papel crucial.

Cinebench

Aquí sí que notamos un incremento de rendimiento más que sustancial, pues con el kit Corsair Vengeance LPX obtuvimos “solo” 140,4 FPS en la prueba OpenGL y 576 cb en la prueba de CPU. La mejora es notable.

Ahora sí, veamos el rendimiento de cálculo que nos entregan éstas RAM de Corsair en SuperPi, en la prueba de 32M. Es una prueba de cálculo bruto en la que de nuevo entran en juego procesador y memoria, especialmente ésta última.

Super Pi

La prueba 32M de SuperPi la hemos realizado en 7 minutos y 42 segundos con éstas memorias, mientras que con las Vengeance LPX la hicimos en 8 minutos y 7 segundos. De nuevo mejoramos a pesar de que la velocidad es la misma, y el motivo debemos achacarlo a la menor densidad de éstos módulos (recordemos que los otros eran de 16 GB por módulo).

De igual manera, obtenemos los siguientes resultados con WPrime.

WPrime

Aunque parezca raro, en ésta prueba nos han dado un rendimiento inferior al otro kit de Corsair, con el que obtuvimos un tiempo de 8,591 segundos en 32M y de 269.238 segundos en 1024M.

Con WinRAR vamos a ver qué velocidad de compresión tiene nuestro sistema.

WinRAR

Si lo comparamos con los 5670 KB/s del otro kit de Corsair, volvemos a obtener un rendimiento superior.

También hemos querido ejecutar 3DMark para ver cómo afectan las memorias RAM al rendimiento 3D (y por extensión en juegos) del sistema.

3DMark FS

3DMark FSUltra

Aquí empeoramos en la prueba Fire Strike pero mejoramos en la prueba Fire Strike Ultra. Básicamente, de media obtenemos un mejor rendimiento con éstas Vengeance LED que con las Vengeance LPX y las Trident-Z de G.Skill, si bien en algunos test el rendimiento es algo inferior. Claro que ninguna prueba depende exclusivamente de las memorias, pues también intervienen procesador, disco duro y gráfica dependiendo de en cuál.

CONCLUSIÓN.

Hablando de manera subjetiva, me han encantado. Ya no solo porque me apasiona la iluminación en color blanco claro para mi sistema, y en ese apartado las Vengeance LED son preciosas, sino también porque su rendimiento, a igualdad de velocidad, es superior a cualquier otro kit de memoria RAM DDR4 que he probado hasta ahora en el nuevo banco de pruebas.

Las Corsair Vengeance LED le dan un toque de color al ordenador (algo que se ve estupendo si tienes una caja con ventana lateral) y proporcionan un rendimiento excepcional. ¿Qué más pedir? Pues que no sean caras, y es el caso pues a diferencia de la familia Dominator Platinum de Corsair que es muy caro, las Vengeance LED tienen un precio bastante razonable (el kit analizado tiene un precio de 115 dólares en la web de Corsair. Cuando estén a la venta en España rondarán seguramente los 90-100 euros).

PROS:

  • Estética e iluminación preciosa.
  • Rendimiento excepcional.
  • No se calientan prácticamente nada.
  • Perfil XMP 2.0.
  • Compatibilidad total con las plataformas X99 y Z170 de Intel, en dual y quad channel indistintamente.
  • Bajas latencias.

CONTRAS:

  • Los efectos de iluminación no son configurables.

Score Vengeance LED

Por todo esto, las Corsair Vengeance LED se llevan un merecido galardón de Platino y nuestras recomendaciones por su rendimiento y diseño.

Los comentarios están cerrados.