be quiet! Dark Power Pro 1200 W

La elección de la fuente de alimentación adecuada para un ordenador nunca había sido tan fácil y tan difícil como en estos días. Dada la enorme cantidad de fuentes existentes en el mercado de muy diferentes marcas, unas buenas y otras francamente terribles, encontrar nuestra fuente entre ese maremagnum de modelos es complicado, como mínimo. be quiet! es una marca que, si bien no es tan conocida en España tanto como otras marcas como Sea Sonic, Enermax, Corsair o Antec por citar algunas, es precisamente el lider de ventas en otros paises como Alemania. Hoy esta marca nos brinda la oportunidad de testear su modelo tope de gama, la be quiet! Dark Power Pro 1200 W.

Claro que… quién necesita una fuente de 1200 W?? Dado que el 80% de usuarios irían más que servidos con fuentes de 400 W como demostraba mi estudio sobre el consumo real de sistemas que realicé hace unos meses, 1200 W está destinado al 10% de usuarios que, ya sea por dedicarse al overclock extremo o por tener en sus sistemas multi SLI o multi CrossfireX, necesitan una fuente de considerable potencia con voltajes lo más estables posibles. También estas fuentes van dedicadas a usuarios de servidores o workstations destinados a aplicaciones CAD, Photoshop o renderizado en 3D donde se emplean varias gráficas. A este tipo de usuarios no les sirve la fuente genérica de tropeciento vátios incapaz de dar la mitad de la potencia anunciada y con tendencia a quemarse a la primera de cambio y, ya de paso, llevarse por delante algún otro componente.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

La web de be quiet! nos presenta las características técnicas de esta fuente con una enorme cantidad de información, bastante más de la que suelen dar fabricantes de bastante más renombre. De hecho, como dan tanta información he tenido que dividirla en varios apartados para poder comentarla.

De esta primera parte con datos generales hay dos cosas que no me gustan especialmente. Una es que el ciclo de vida de la fuente está medido con ésta funcionando a 25 ºC, que en mi opinión es una temperatura poco realista para una fuente de alimentación. La segunda es que el rango de temperaturas de operación es entre 10 y 40 ºC, o sea que no montes esta fuente en España para usar en verano en una casa sin aire acondicionado :S.

Como no todo van a ser cosas negativas, vemos que la fuente es compatible con el estandar C6 de Intel, lo que permite a los sistemas entrar en un estado de hibernación todavía más profundo que el habitual. Pero la joya de la corona es que la fuente tiene un consumo en stand by de tan solo 0.5 W, algo de lo más encomiable dado que lo normal es ver consumos rondando los 4-8 W en stand by.

Esta fuente presenta la característica de poder unificar todos sus seis canales de +12 V  en uno solo. Algo que llama la atención es que los canales del uno al tres permiten un consumo bastante normal (de 20 a 25 A) mientras que los tres restantes permiten un consumo bastante mayor (32 A). En total, los seis canales +12 V son capaces de proporcionar un total de 96 A y 1152 W, más que suficiente para cualquier sistema del mercado, por exigente que este sea.

La refrigeración de la Dark Power Pro 1200 W va a cargo de uno de sus afamados ventiladores de la gama SilentWings USC (cuyo análisis podéis encontrar en nuestra reciente comparativa de ventiladores). El ventilador va controlado por la propia fuente de alimentación, teniendo un rango de revoluciones por minuto que llega hasta las 2800 rpm. Aparte, la fuente admite conectarle directamente algunos de los ventiladores de la caja a ella para que los controle en función de su carga y temperatura interna, algo que muy pocos fabricantes implementan en sus modelos.

Aquí podemos ver que la fuente va carga de protecciones para su correcto funcionamiento. Sin embargo, lo que resulta anacrónico es que semejante fuente no tenga la certificación 80+ cuando su eficiencia la haría como mínimo acreedora de la 80+ Plus Bronze. Bueno, tampoco es algo tan grave, una certificación es tan solo un papel y ya sabemos que los fabricantes siempre inventan mil triquiñuelas para pasarlas, lo cual no demuestra que la fuente sea un buen producto.

La Dark Power Pro lleva un sistema de cables modular con un total de… 21 cables!!! Además, está preparada para las placas base que emplean dos conectores EPS +12V, como son algunas placas de servidores o destinadas al overclock.

La fuente cuenta con la certificación tanto para SLI como CrossfireX.

Por tamaño podemos ver que el tamaño es mayor que las fuentes de alimentación tradicionales, así que no queráis instalarla en una caja de pequeño tamaño (aunque dudo que alguien que necesite esta fuente vaya a montar en ese tipo de caja).

Ya basta de números y caraterísticas técnicas, veamos unas fotos.

ANÁLISIS EXTERNO.

La caja en la que viene la Dark Power Pro está realizada en dorado y negro con un motivo en forma de línea similar a la que vemos en los aparatos que miden el ritmo cardíaco, muy apropiado dado que las fuentes de alimentación son el corazón de cualquier sistema informático. En su parte posterior vienen enumeradas las principales características de la fuente. En su parte superior encontramos una práctica asa de plástico para ayudarnos a transportar con comodidad la fuente dado que no es precisamente liviana.

Si véis que la caja está un poco maltratada es porque no fuí yo el primero que tuvo esta fuente para análisis (más sobre ese punto más adelante).

Una vez abrimos la caja quedaremos muy grátamente soreprendidos por el exquisito cuidado que ha empleado be quiet! al empaquetar los diferentes componentes. La fuente va en una bandeja de espuma de poliestireno mientras que los cables y accesorios van en cajas independientes.

La fuente va pintada en un color gris metálico y en la imagen podemos ver que su tamaño es mayor que el usual en otros modelos, muy en la tónica de la Corsair HX1000W.

En el lateral izquierdo vemos una pegatina donde vienen el consumo máximo de los diferentes canales de la fuente, así como su consumo combinado.

En su parte inferior encontramos el ventilador SilentWings USC con su características aspas onduladas destinadas a mejorar el flujo de aire sin aumentar su sonoridad en funcionamiento.

En el frontal se encuentran los conectores para los cables modulares, todos ellos perfectamente identificados. Aparte, también mención especial merece el sistema que ha diseñado be quiet! para el cable de alimentación principal a la placa base de 24 pines dado que no se  han conformado con ponerle un protector si no que va sujeto por una rótula articulada en vertical para evitar cualquier tipo de desgaste con el uso.

He de reconocer que esta atención a los detalles son las que me encantan dado que demuestran una dedicación al cliente final y un amor a la hora de diseñar los componentes que no es nada común encontrar en el mercado.

Veamos con más detalle los conectores de la fuente:

En el extremo izquierdo tenemos los conectores para los ventiladores que se conectan directamente a la fuente para ser controlados por ésta. En la parte superior, el conector blanco va destinado a la OC Key de la fuente. La OC Key es el dispositivo que permite convertir los diferentes canales +12 V de la Dark Power Pro en un único canal de 96 A, lo cual nos evitaría la molestia de tener que balancear las cargas entre dichos canales.

Un poco más a la derecha encontramos los cinco conectores para unidades de almacenamiento y ópticas.

En el centro encontramos el conector para el cable de alimentación extra al procesador EPS +12 V en dos variantes, tanto de ocho pines como el de cuatro pines.

A la derecha encontramos los tres conectores para la alimentación de tarjetas gráficas. Como veremos más adelante, de cada conector salen dos cables, uno de ellos terminado en un conector de seis pines y otro terminado en uno de seis más dos pines, que es la configuración más habitual presente en tarjetas gráficas de gama alta, lo que significa que con esta fuente podremos alimentar un máximo de tres de este tipo de tarjetas.

Veamos ahora los cables que vienen con la fuente.

Al ir abriendo las cajas nos encontramos con:

-Cable de alimentación EPS +12 V de cuatro pines.

-Cable de alimentación EPS +12 V de ocho pines en configuración 4+4.

-Tres cables para alimentación de gráficas PCIe.

Cada uno de estos cables alimenta a uan sola gráfica, terminando en su extremo en un conector de seis pines y uno de ocho pines en configuración 6+2.

Los cables son tremendamente largos, lo que facilitará su montaje en cajas muy grandes y con gráficas muy largas.

-Cables molex de cuatro pines y de quince pines para alimentación de las unidades de almacenamiento PATA y SATA.

Siguiendo con la tónica de los cables para alimentación de tarjetas gráficas, estos cables son muy largos para que no haya problemas para llegar hasta el más recóndito rincón de vuestra caja si estás empleando una torre tipo full tower.

Luego, a parte de los cables tradicionales, encontraremos cables “especiales” de entre los que quiero destacar un cable mixto SATA-Molex que va a encantar a aquellos que tienen en sus sistemas una mezcla de ambos tipos de dispositivos.

Con este tipo de cables podremos tener a la vez conectados dispositivos de ambos tipos con un único cable en lugar de los dos que serían normalmente necesarios. Que yo sepa, be quiet! es la única marca que incorpora este tipo de conectores en sus fuentes.

También entre estos cables especiales encontramos un par de cables acabados en tan solo un conector molex o SATA pero con una longitud bastante reducida y cuya utilidad no acabo realmente de entender.

Supongo que podrían servir si nuestro sistema tuviera tan solo una unidad de almacenamiento en su parte inferior o si la placa base requiriera alimentación extra.

También mención especial merecen los cables que sirven para conectar directamente los ventiladores de vuestra caja directamente a la fuente de manera que sea esta quien los controle. De estos hay tres cables, cada uno con conectores para dos ventiladores para un total de seis ventiladores.

Volviendo al tema recurrente de la atención al detalle con este fabricante y las cosas bien pensadas, cada conector tiene un conector de tres pines y otro molex grande de cuatro pines, para cubrir sin problemas todas las posibilidades de conexión que tengamos en este aspecto.

Junto con todos los cables viene una bolsa de plástico en la que encontraremos unas cuantas bridas de plástico, los tornillos de sujección de la fuente y la OC Key.

Como véis la OC Key está diseñada para ir soportada en las ranuras de expansión de vuestra caja. Una cosa que deberéis de tener en cuenta a la hora de activarla es que el sistema ha de estar apagado y desconectado de la toma de corriente so pena de cargarnos la fuente de alimentación.

Como habéis visto, los cables llevan una etiqueta que ayudan a identificar su función (los que no la llevan es porque probablemente la llevaban pero se ha roto al pasar por otras manos). Me parece estupendo que una marca “pierda el tiempo” en este tipo de detalle que es super útil a la hora de montar un sistema si no tienes mucha idea.

Como resumen de este capítulo comentar que estoy francamente impresionado con todo lo que tiene que ofrecernos en esta fuente de alimentación. Mira que he probado fuentes de alimentación a lo largo de los años y esta es de las que más impresionado con sus posibilidades de conexionado.

TESTEO.

La primera fuente que me llegó estaba estropeada y era incapaz de arrancar el sistema. Supongo que el que la tuvo antes metió la pata al abrirla y le dejó un corto interno de regalo. Supongo que hasta tengo suerte que la fuente esté bien diseñada y no se llevara por delante uno de mis componentes. Ese es el principal motivo por el que nunca abro fuentes que no me voy a quedar a posteriori.

El sistema empleado para los tests ha sido:

-Intel Core i7 920 D0 a 4 Ghz.

-Noctua NH-D14.

-Gigabyte GA-EX58-UD5.

-6 GB G.Skill Trident DDR3-2000.

-EVGA GTX295.

-Auzentech X-Fi Forte 7.1

-5 HDD de diferentes tamaños todos SATA.

-Mushkin Callisto Deluxe 60 GB.

-Grabadora DVD LG.

-Cooler Master HAF X.

El consumo total de este sistema es de 828 W, muy lejos de los 1200  W de los que es capaz esta fuente pero, aún así, una cifra de lo más respetable.

Para cargar el sistema se ha empleado el OCCT pasando la herramienta de Linpack para el procesador y el FurMark para estresar la tarjeta gráfica. Para estresar los discos duros se inició una sesión de desfragmentación simultánea en las cinco unidades.

Voltajes en idle:

+3.3 V: 3.38 V

+5 V: 5.02 V

+12 V: 12.15 V

Voltajes en full load:

+3.3 V: 3.32 V

+5 V: 4.98 V

+12 V: 12.01 V

Si esto no es estabilidad en los voltajes de una fuente de alimentación que venga Dios y lo vea!!! También comentar que la fuente en todo momento se mostró de lo más silenciosa y la regulación de los ventiladores de la caja mediante ella funcionó muy bien, aunque quizás un poco conservadora para mi gusto, pero si te interesa que tu caja sea lo más silenciosa posible sin tener que invertir en un rehobus, esta claro que esta be quiet! es la fuente a tener.

CONCLUSIÓN.

Si dijera que estoy enamorado de la be quiet! Dark Power Pro 1200 W sería quedarse corto. Toda la fuente está llena de detalles que hablan de calidad e ingeniería de máximo nivel, de una marca que realmente usa la cabeza y piensa en lo que necesitan sus usuarios sin escatimar en ningún aspecto. Este es mi primer contacto con una fuente de este fabricante germano pero el sabor de boca que me ha dejado es de lo mejor que haya tenido. Cierto que costando 256 € no es una fuente precisamente barata, pero creo que podemos estar de acuerdo que un usuario que vaya a necesitar tanta potencia ya se habrá gastado un buen dinero en el resto de su sistema. Como digo yo, si tienes dinero para comprarte un Ferrari, dudo mucho que lo que te vaya a preocupar es lo que consuma a los 100 Km/h o lo que cuesta cambiar sus ruedas.

Pros:

-Calidad, calidad y calidad tanto en su construcción como en los acabados.

-Super silenciosa.

-Tremendamente estable.

-Cables mixtos molex-SATA.

-Cables muy largos.

-Casi nulo consumo con la fuente en espera.

Contras:

-Precio.

-Rango de temperaturas de funcionamiento no muy realista.

Por todo esto, está claro que la be quiet! Dark Power Pro 1200 W se hace muy merecidamente acreedora de nuestra

BENDICIÓN DEL GURÚ, CATEGORÍA DE ORO.

Queremos dar las gracias desde Hard Zone a be quiet! por la portunidad de poder testear esta magnífica fuente.