Antec NineHundred II

Si hay un fabricante de cajas de ordenador al que realmente le guste innovar y marcar tendencias es Antec. Todos todavía recordamos el rotundo éxito que fue su modelo P180 que se vendió como rosquillas hace un par de años. Más recientemente tenemos en mente toda su gama para gamers compuesta por los modelos ThreeHundred, NineHundred y TwelveHundred. Aunque la TwelveHundred como modelo tope de gama es una maravilla de caja, su precio cercano a los 150 € lo pone fuera del alcance de la mayoría de usuarios; es aquí donde entran los otros dos modelos destinados más hacia los usuarios de gama media… Pero a una gama media con clase y capacidad para elegir calidad y silencio sin sacrificar la refrigeración.

ACERCA DE ANTEC.

Antec, Inc., es la marca líder mundial en el sector de componentes y accesorios informáticos de alto rendimiento para los mercados de aficionados a los juegos, actualización de equipos y “hágalo usted mismo” (DIY, o Do It Yourself en inglés). Fundada en 1986, Antec es reconocida como una empresa pionera en estos sectores que ha mantenido su posición como líder mundial y proveedor internacional de productos eficaces, silenciosos y fiables. Además, Antec ha tenido un gran éxito en el canal de distribución, al ser capaz de satisfacer las necesidades de los constructores de sistemas, los VAR y los integradores.

Hoy os traemos para análisis la Antec NineHundred II, revisión de uno de sus modelos más vendidos y galardonados. Dicen que segundas partes nunca fueron buenas… Será verdad en este caso?? Vamos a averiguarlo!!!

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la web de Antec:

Veamos en detalle esta caja.

ANÁLISIS EXTERNO.

La Antec NineHundred II se presenta en una caja de cartón de color prácticamente negro. En sus lados podemos encontrar tanto fotos de la caja como sus características técnicas.

La caja viene en su interior protegida por dos bloques de espuma rígida de poliuretano y una bolsa de plástico para evitar cualquier tipo de rayadura en la pintura durante el transporte.

Una vez quitado todo el embalaje, podemos apreciar la caja en toda su gloria.

Como vemos, la ventana lateral también viene protegida por un plástico transparente para evitar cualquier desperfecto.

Nada más ver la caja, lo primero que asalta es un completo efecto de Dèja-vu. Efectivamente, la nueva NineHundred es una hermana pequeña de la actual TwelveHundred en casi todos los aspectos, lo cual no me parece algo negativo en ninguna circustáncia dado el buen rendimiento que da la TwelveHundred. Al fín y al cabo, para qué cambiar una fórmula que está dando buen resultado??

El frontal de la caja se haya dominado por las 9 bahías de 5¼” con rejillas. Algo curioso es que las dos bahías superiores a la ubicación de la bandeja para discos duros no llevan filtro ninguno. De hecho, no dejan pasar el aire porque son opacas, cosa que no llego a entender en una caja que es todo sobre ventilación.

En la parte inferior se encuentran dos cajas donde se almacenan los discos duros (cada una de ellas admite 3 discos duros). Como nota curiosa (y tremendamente útil), Antec implementa un par de potenciómetros en el frontal de estas bahías que servirán para controlar las rpm de los ventiladores frontales y conseguir así un buen equilibrio entre refrigeración y sonoridad.

En la parte superior del frontal se encuentran los puertos multimedia que incluyen dos puertos USB 2.0, un puerto eSATA, un conector mini jack de 3.5 mm para cascos y otro para micrófono, el botón de Reset (a la izquierda de la imagen) y el de Power (a la derecha del todo).

La parte superior de la caja se haya dominada por el enorme ventilador de 200 mm y una parte plana en forma de bandeja en la parte frontal. Lo que no me acaba de convencer son los detalles estilo industrial de los bordes. Cierto es que quedan bien pero no tienen ninguna función (que yo sepa) y van a a ser una auténtica trampa de polvo a la hora de limpiar la caja.

El lateral izquierdo de la caja presenta una gran ventana de metacrilato transparente que deja ver el interior de la caja sin ningún problema y, a su vez, encontramos una abertura para la instalación de un ventilador de 120 mm.

En la parte trasera podemos ver un ventilador de 120 mm de la gama TriCool en la parte superior al lado del escudo EMI de los puertos I/O para la placa base. Un poco más abajo encontramos 7 cubiertas para las ranuras de expansión, todas ellas perforadas para mejorar la ventilación de la zona, un par de taladros protegidos por cubiertas de goma para permitir la entrada del tubing de una refrigeración líquida montada en el exterior y, en el fondo de la caja, el hueco para la la instalación de la fuente de alimentación.

Mención a parte merece el controlador que instala Antec en la parte posterior/superior de la caja y que permite regular la velocidad del ventilador trasero y del superior en tres posiciones (Bajo-Medio-Alto), a la vez que también permite encender o apagar los Leds que iluminan el ventilador superior.

Dado que el lado derecho de la caja no presenta ninguna característica especial, vamos a mirar por dentro de la caja.

ANÁLISIS INTERNO.

Una de las primeras cosas que vemos al abrir la caja es que Antec ha decidido pintar también el interior de la caja de color negro como el exterior y de excelente calidad. He de decir que, por muy extraño que parezca, me encanta este detallazo por parte de Antec dado que la mayoría de fabricantes de cajas dejan el interior simplemente con la imprimación del metal y una capa de pintura gris. Es este tipo de preocupación por los detalles los que convierten a Antec en uno de los mejores fabricantes de cajas.

También a destacar es la excelente calidad del acero empleado en la caja. Los paneles laterales y el interior se notan “firmes”, no flexibles o débiles como en muchas cajas que han pasado por mis manos.

En la parte trasera vemos, como antes he comentado, el ventilador de 120 mm arriba, así como los cables que unen este ventilador y el superior con el controlador trasero. El problema aquí radica en que los cables son demasiado largos y tienen tendencia a engancharse con el ventilador superior. Nada que una brida no solucione, pero a tener en cuenta a la hora de montar el sistema.

También conviene fijarse que las ranuras de expansión para tarjetas emplean el tradicional sistema de tornillos para sujetarlas, no un sistema tool less como ya casi nos hemos acostumbrado a ver en otros modelos del mercado.

En la parte inferior encontramos 4 soportes de goma donde se asentará la fuente de alimentación. Sin embargo, estos soportes prácticamente no levantan del suelo de la caja más que unos mm y sin abertura en la parte inferior de la caja para la entrada de aire, estamos forzados a instalar la fuente con el ventilador orientado orientado hacia arriba, con el consiguiente riesgo de entrada de objetos que caigan de la parte superior, como tornillos.

En la bandeja para la placa base encontramos que Antec ha decido instalar previamente 6 espaciadores de latón lo que simplificará la instalación de nuestro sistema. Aún así, si tenemos una placa base FullATX, aún tendremos que instalar otros tres soportes en la parte derecha de la bandeja. Sin embargo, Antec también ha previsto taladros destinados al uso de placas uATX.

A su vez podemos ver que Antec proporciona una serie de taladros sobre la bandeja para ayudarnos a pasar los cables por la parte opuesta de la bandeja, permitiendo un interior más limpio y ordenado.

En la parte superior de la caja observamos el enorme ventilador de 200 mm y el problema que comentaba previamente con los cables de control de los mismos. A la derecha vemos los cables que sirven para dar servicio a los conectores multimedia del frontal.

Los cables más finos pertenecen a los conectores de Power, Reset y el HDD Led, la caja no emplea el Led de Power; y tampoco es que lo necesite, dado que sus ventiladores se iluminan con leds azules y si con éso no te das cuenta que la caja está encendida, apaga y vámonos jejeje.

En la parte frontal vemos las tres bahías libres de 5¼” que están en la parte superior y las dos cajas para discos duros situados en la inferior. Más a delante veremos con detalle ambas cajas.

La caja de cartón blanca que vemos en la anterior imagen es donde viene toda la tornillería y accesorios de la caja, que son:

  • Adaptador de bahía de 5¼” para poder usar una unidad de 3½”.

  • Frontal de rejilla para unidad de 3½”.

  • Bolsa con tornillos para la placa base.

  • Bolsa con tornillos para los discos duros y las unidades de 5¼”.

Veamos ahora las cajas para discos duros. Ambas cajas de discos duros son extraibles por la parte frontal de la Antec NineHundred II y tienen capacidad, como he comentado antes, para 3 discos duros, haciendo un total de 6 unidades que podremos instalar en la caja (7 si empleamos el adaptador de 5¼” a 3½”) que es una buena capacidad de ampliación cuando la mayoría de cajas de este tamaño admiten tan solo 4 ó 5 discos duros. En el frontal de la caja encontramos otro ventilador TriCool de 120 mm.

Los discos duros se sujetan mediante 4 tornillos largos que pasan a través de taladros en los costados de la caja. Este es el principal motivo por el que no me gusta este sistema de montaje para discos duros, dado que si por cualquier motivo se ha de manipular un disco, hay que sacar toda la caja de la NineHundred II.

Otro de esos pequeños detalles que me encantan es que, como véis en la anterior imagen, Antec ha implementado unas guías para el cable de alimentación del ventilador frontal, evitando así que quede suelto en el lateral y se vaya enganchando con todo cuando tengamos que sacar la caja de discos duros.

El frontal de la caja de discos duros es desmontable para permitir acceso al ventilador y presenta una rejilla detrás de la que se enucuentra un filtro anti polvo completamente desmontable y lavable.

La caja superior es idéntica a la inferior excepto que presenta una extensión/soporte para añadir un ventilador extra de 120 mm. Sin embargo, añadir este ventilador extra anula la capacidad de la caja para albergar discos duros. A parte, dado que este soporte sobresale bastante de la caja de discos duros y por ubicación queda a la altura de la VGA, podría dar problemas a la hora de instalar tarjetas gráficas especialmente largas.

También es verdad que si no vamos a instalar este ventilador extra o si instalamos una gráfica más larga de lo habitual, este soporte es completamente desmontable.

Antes que se me olvide he de comentar que las cajas para discos duros van sujetas a la NineHundred II mediante 8 thumbscrews cada una (4 por cada costado).

El marco de plástico que rodea el frontal de la Antec NineHundred II no es desmontable. Como mucho podréis inclinarlo unos 30º hacia delante, lo que permitirá extraer con mayor comodidad las cajas para discos duros.

En la parte trasera de la bandeja para la placa base, Antec ha implementado unos cuantos soportes para bridas de cables para que podamos sujetar todos los cables por este lado, dejando así la zona de la placa lo más despejada posible.

Veamos ahora qué tal se trabaja en esta caja a la hora de montar un sistema.

MONTAJE Y TESTEO.

Montar un sistema dentro de la Antec NineHundredII, en cuestión de espacio, es bastante agradable. De acuerdo que no es una super torre, pero no es tampoco especialmente estrecha de manera que podremos trabajar en ella bien a gusto sin que nuestras manos se vayan tropezando con nada.

Lo primero a hacer es ponerle unas bridas a los ventiladores de la parte superior/trasera de la caja para evitar que se enganchen con las aspas.

Una vez hecho ésto, he de avisar que la caja presenta dos bordes muy cortantes en su parte frontal donde hay un par de remaches sobre unas uniones cuadradas. Dado que especialmente la situada en la parte superior está en una zona de frecuente manipulación a la hora de mover la caja, mi consejo es que quitéis dicho reborde con unos buenos martillazos (no vayáis a pasaros a la hora de dar los martillazos) o usando la muela para metal de la Dremel. Para ser realmente justos he de añadir que estos dos bordes son lo únicos que presentan este problema, el resto de los bordes de la caja está redondeados y sería imposible cortarse con ellos.

Con estos detalles quitados de en medio, el montaje es fácil y rápido. Lo que quizás pueda llevar más tiempo es desmontar la caja de discos duros para la instalación, dado que no se emplea ningún tipo de sistema tool less y todo se hace a base de tornillería. Por otro lado, la capacidad de pasar casi todos los cablles por la parte trasera de la bandeja de la placa base, ayuda mucho a la hora de tener un interior depejado.

Un sistema normal con una fuente modular quedaría así:

Un sistema algo más complejo y con una fuente no modular no es tan sencillo de instalar, especialmente si tiene los conectores SATA en el borde derecho de la placa base y la tarjeta gráfica es larga.

Como véis, en este caso es imperativo quitar el soporte para el ventilador extra de la caja de discos duros superior, dado que si no, no se pueden instalar los cables SATA ni los cables de alimentación a la tarjeta gráfica.

La caja en uso refrigera muy bien, aunque si queremos un sistema silencioso no aconsejo pasar los ventiladores de su posición de giro lenta, ya que en Medio y en Alto la caja es francamente ruidosa, especialmente el ventilador superior en su posición de Alto, y no hay una diferencia enorme de temperaturas entre la velocidad Baja y la Alta. Con la Baja, tendremos un incremento de 5 ºC sobre la temperatura ambiente, con la media de 3 ºC y con la Alta, de tan solo 2 ºC.

CONCLUSIONES.

Antec nos demuestra con la NineHundred II que es posible hacer mejor una caja que ya de por sí era excelente. Con una calidad de construcción fuera de toda duda, un acabado de pintura impecable y una excelente capacidad de refrigeración, la NineHundred II sigue la tradición de Antec de crear cajas originales y funcionales que las separen del resto de competidores.

Pros:

  • Espaciosa por dentro.
  • Buena capacidad de refrigeración.
  • Calidad excelente en los materiales (tanto plásticos como acero).
  • Excelente calidad de la pintura.
  • Pintura negra también en el interior de la caja.
  • Diseño muy atractivo.
  • Ventiladores con leds.
  • Capacidad para esconder los cables tras la bandeja de la placa base.
  • Capacidad para regular las rpm de todos los ventiladores de manera independiente.
  • Capacidad para almacenar hasta 7 discos duros.
  • Capacidad para instalar disipadores de gran tamaño.
  • Ventana lateral con capacidad para albergar un ventilador extra.
  • Filtros de polvo en los ventiladores frontales.

Contras:

  • No emplea sistema tool less.
  • Bordes cortantes en el frontal de la caja.
  • Necesidad de instalar la fuente de alimentación con el ventilador mirando hacia arriba.
  • Frontal de la caja no desmontable.

Por todos estos méritos, en HardZone creemos que la Antec NineHundred II se merece:

LA BENDICIÓN DEL GURÚ, CATEGORÍA DE ORO.

Quiero dar las gracias a Antec por suministrar la caja para el análisis.

Quizás también os interese:

Antec Twelve Hundred.

Cooler Master CM 690 Dominator

  • JavierH

    Buen trabajo.

    Una vez más Antec demuestra lo buen fabricante de que es.

  • Victek

    Como bien dices en los contras… esto de poner la fuente de alimentación al revés (calor disipado de los componentes contra el PCB… ) y encima que el polvo se lo trague la fuente … ¿lo han pensado mientras tomaban un café o estaban de copas?, al menos que hubiesen hecho un tubo de aire como la P180. Mi valoración es negativa.

  • Gran trabajo y buena caja.

    El fallo lo veo en la falta de rejilla en la zona de la fuente.