Adiós a los precios abusivos: la RAM bajará un 20% y los SSD un 30% en 2019

Ya informamos hace dos semanas que muchos analistas afirmaban que los precios de las DRAM y las NAND Flash caerían en el 4T18 entorno al 3%. Hoy nuevas previsiones de mano de DRAMeXchange van más allá debido al impacto de la guerra comercial en la que las dos super potencias están envueltas. Entonces, ¿es mejor esperar?

El precio promedio de la DRAM caería entre un 15-20%

reram microsemi

DRAMeXchange señala que la caída va a ser provista por varias razones: la primera es el estancamiento de los pedidos de smartphones, debido principalmente a las mínimas diferencias de hardware entre versiones.

En segundo lugar, citan que los envíos para los servidores son inciertos, no se especifica si es por parte de los demandantes o por parte de los proveedores. Y por último, los envíos de portátiles y PCs pueden verse afectados por la escasez de CPUs Intel, aunque el gigante azul ya dijo que intentaría satisfacer el mercado de CPUs Core.

Estas tres premisas darían como resultado una alta probabilidad de exceso de oferta en 2019 y por ello los fabricantes de DRAM estarían ralentizando el gasto de capital y de expansión.

Esto viene provocado por las tasas de suministro de meses anteriores, donde el mercado de los servidores habría demandado grandes cantidades de DRAM forzando a los fabricantes a incrementar la producción, situación que ahora no se produce y por ello se espera que sea el detonante para la bajada en los próximos trimestres arrastrando a todo el mercado de memoria RAM detrás.

Para 2019, aun con los fabricantes siendo conservadores en cuanto a expansión de la fabricación, DRAMeXchange espera que la producción de bits anual aumente un 22% gracias de nuevo al mercado de servidores que una vez más arrastrará al resto, aunque esto no afectaría a dicha caída del precio, que se estima entorno al 15-20% o incluso más si la demanda es menor de lo esperado.

Las NAND Flash bajarán todavía más en 2019

Nand Flash

Aunque en artículos anteriores se diesen pinceladas, lo cierto es que la estimación parecía quedarse corta. El mercado de NAND Flash no va a salvarse de la recesión económica mundial, de la guerra comercial y por ende de una menor demanda por parte de empresas y usuarios.

Sin embargo y sorprendentemente, la demanda de SSDs empresariales para servidores y centros de datos es estable y las previsiones apuntan a que perdurará algo más. Esto no va a evitar que también se vean afectados en la caída, ya que según se estima la competencia de los proveedores será mucho más feroz en 2019, lo que propiciará una disminución del precio.

En el mercado de consumo la tendencia continúa para el 1S19, donde encontraríamos la típica caída post navideña y por lo tanto los envíos decrecerán. La brecha entre la oferta y la demanda (que ahora mismo es muy alta) puede reducirse si los fabricantes mueven su producción a 3D NAND de 96 capas y posponen su expansión de capacidad.

Esto supondría un descenso del precio de entre un 25-30% en 2019 con un crecimiento del 5% interanual en la producción del NAND Flash de la cual la 3D NAND se elevaría hasta un 20%.