Un ensamblador le devuelve 300.000 GPU a NVIDIA por exceso de stock

Uno de los principales ensambladores de GPU de la marca NVIDIA, ha devuelto al fabricante 300.000 GPU, citando como argumento un exceso de stock y las bajas perspectivas de ventas, ahora que ha pasado toda la fiebre de la venta de tarjetas gráficas para ser empleadas en la minería de criptomonedas. Y, sin embargo, los precios siguen altos.

Muchas cosas que no tenían sentido hace algún tiempo, poco a poco comienzan a tenerlo. Entre ellas, el por qué se está retrasando tanto la próxima serie de tarjetas gráficas GeForce GTX, cuando las gráficas con arquitectura Volta ya se presentaron hace meses. Sí, es cierto que ambas arquitecturas internas de gráficas van destinadas a segmentos de mercado muy diferentes, pero no por ello hay que olvidar que han pasado ya 6 meses desde la presentación de las NVIDIA TITAN V.

Otra noticia que es, cuanto menos preocupante para todos los entusiastas, es la suspensión del evento sobre la nueva tarjeta gráfica para juegos de NVIDIA, que iba a celebrarse en Hot Chips 2018. Se suponía que era durante este evento que NVIDIA iba a presentar sus nuevas tarjetas gráficas GeForce GTX 1100. Y, aunque se podría especular que esta anulación podría ser debida a que el fabricante de GPU tuviera algún problema técnico con los nuevos núcleos gráficos, el problema más probable es uno mucho más mundano: exceso de stock.

El exceso de stock es la pescadilla que se muerde la cola

Recientemente comentábamos que, a pesar que los niveles de existencias de tarjetas gráficas iban volviendo a la normalidad tras toda la crisis de la minería, los precios de las tarjetas gráficas seguían estando artificialmente inflados por parte de los fabricantes, que se negaban a ganar menos del 20% por venta (lo habitual es un 8 – 10% por unidad). Sin embargo, hoy nos hemos enterado que uno de los principales OEM de Taiwán ha devuelto a NVIDIA 300.000 GPU porque no tenían perspectivas para poder vender toda esa cantidad, después que se desinflara, de la noche a la mañana, la burbuja de la minería de criptomonedas.

Por tanto, hay un exceso de stock que no se vende, pero no se vende porque los precios siguen estando altos. Es la pescadilla que se muerde la cola. Lo normal en un mercado sano es que, cuando hay exceso de stock, los precios bajen bastante para vender el sobrante. Sin embargo, los ensambladores de NVIDIA, por lo visto, pretenden tener un mercado especial que se rija por sus propias normas, ajenas al funcionamiento del mercado de valores tradicional.

Una última cosa: tener un exceso de stock de 300.000 GPU de NVIDIA, significará que vamos a seguir teniendo tarjetas gráficas de la serie GeForce GTX 1000 de NVIDIA durante todo el tiempo que dure este exceso de stock. Y mientras esto sea así, no veremos las nuevas tarjetas gráficas NVIDIA GeForce GTX 1100.