Los ADATA IM2S3148 emplean NAND más resistente en formato M.2

Escrito por Juan Diego de Usera

El fabricante ADATA, uno de los líderes produciendo tecnología NAND usable en aplicaciones industriales, acaba de presentar sus nuevos SSD de tipo M.2 ADATA IM2S3148. Estos nuevos dispositivos se han diseñado pensando en los ambientes de funcionamiento más adversos. Y para que los resistan correctamente, ADATA los ha dotado de una NAND más resistente de lo habitual.

La introducción de los discos duros de estado sólido en el mundo industrial era algo inevitable. Ya que su menor tamaño y el mayor soporte en el rango de temperaturas y humedad que tienen frente a sus contrapartes mecánicos, los convirtieron en una elección lógica para dicho entorno. Por no contar el menor tamaño y menor consumo.

Dadas todos estos atributos, era lógico pensar que los SSDs en formato M.2 también encontraran pronto un hueco válido para desempeñar esas mismas funciones que sus contrapartes de 2,5″. Ya que, cuando el espacio está muy limitado, un SSD en formato M.2 no ocupa más allá de lo que ocupe la placa base en la que se va a conectar. Siempre y cuando no estemos tratando de los que se conectan en tarjetas de expansión PCIe. Aunque de éstos, en entornos industriales no se suelen ver en demasía.

Los ADATA IM2S3148 emplean una NAND más resistente a entornos con condiciones adversas

Los ADATA IM2S3148 se han diseñado para ser empleados en entornos como las manufacturas automatizadas y la producción en cadena. Estos entornos suelen destacar por ser bastante poco amables con los componentes electrónicos. Dado las altas temperaturas y vibraciones a las que se suelen ver sometidas las máquinas que los realizan. Por ello, ADATA pretende con este SSD aumentar las posibilidades de los sistemas industriales. Empleando unas NAND seleccionadas por un proceso de binado bastante estricto para que puedan realizar su función correctamente durante el máximo tiempo posible. O lo que es lo mismo: esta NAND es capaz de funcionar en un rango de temperaturas entre 0 y 70 ºC, y una humedad de entre 8 y el 95%. Superando las vibraciones continuadas de hasta 20 G y hasta 1.500G cada 0,5 segundos.

En cuanto a su rendimiento, el ADATA IM2S3148 no se defiende nada mal. Dado que cuenta con una velocidad de lectura de 560 MB/s y una de escritura de 530 MB/s. Su consumo también es esepcialmente bajo, al ser de tan solo 2,3 W cuando está funcionando al 100% de capacidad. También soporta TRIM y un algoritmo de distribución del desgaste de las células de memoria en él integradas.

Continúa leyendo