ASRock Z170A-X1/3.1, rendimiento al alcance de todos.

Escrito por Juan Diego de Usera

ASRock, fabricante taiwanés de placas base líder del sector, ha presentado la que es la primera placa base con conectividad USB 3.1 cuyo precio de mercado va a estará por debajo de los 100 € cuando salga al mercado. Hablamos de la nueva ASRock Z170A-X1/3.1, placa base destinada a los modernos procesadores con socket LGA 1151 de núcleo Skylake y que irá dotada de lo últimos adelantos e innovaciones de ASRock para sus usarios.

La nueva ASRock Z170A-X1/3.1 está fabricada empleando las más avanzadas técnicas disponibles en el diseño. El PCB de la placa base se fabrica empleando un nuevo entramado de fibra de vidrio que previene el posible acúmulo de humedad entre las capas de la fibra de vidrio que la componen, evitando así los posibles cortocircuitos que se pudieran producir en climas con una concentración de humedad muy superior a la normal. También se han empleado en su fabricación los nuevos chokes de 50 A que permiten un cambio de estado mucho más rápido que los más tradicionales chokes de 20 A y una saturación de corriente mucho mejor, con lo que se alarga la vida útil del procesador al emplear una corriente más limpia de ruidos parasitarios.

El empleo de condensadores de estado sólido es algo indispensable para prolongar la vida útil de los componentes integrados en la placa y así lo entiende ASRock al diseñar su nuevo modelo ASRock Z170A-X1/3.1 donde todos los condensadores son de ese tipo.

Por supuesto, la placa base cuenta con el soporte para memoria RAM DDR4, pero ASRock va más allá y eleva la velocidad de la memoria que soporta la placa hasta los 3.466 Mhz para que sus usuarios tengan la última y más extrema memoria a su disposición cuando monten su nuevo equipo. La placa permite la instalación de hasta 64 GB de RAM DDR4 en cuatro módulos DIMM individuales de hasta 16 GB.

La estrella de la nueva ASRock Z170A-X1/3.1 es, por supuesto, la inclusión del soporte para USB 3.1 en la propia placa base. El nuevo estándar, con su conector reversible, dobla la tasa de transferencia teórica de datos del actual USB 3.0, pasando de los 5 Gbps hasta los 10 Gbps. Esta solución hasta ahora se había reservado a las placas base bastante más caras pero ASRock vuelve a demostrar que no es necesario hacer un gran desembolso económico para poder disponer de las últimas tecnologías a nuestro alcance.

Continúa leyendo