DeepCool lanza la segunda generación de su disipador Lucifer

Escrito por Rodrigo Alonso
Refrigeración
0

DeepCool ha presentado la segunda generación de su disipador Lucifer, llamado ahora Lucifer K2. Tiene el mismo diseño de tipo torre que su precedesor, y según DeepCool está pensado para representar una alternativa válida a los sistemas de refrigeración líquida todo en uno de gama media.

El DeepCool Lucifer K2 tiene unas dimensiones bastante grandes (concretamente mide 146,5 x 131,5 x 163 mm) y es bastante pesado (1.047 gramos), así que DeepCool lo especifica como válido para refrigerar procesadores de bajo TDP de forma pasiva (sin ventiladores) o procesadores de la más alta gama (incluyendo los Intel HEDT) de manera activa funcionando en conjunto con el ventilador incluido de 120mm con función PWM.

Con este dato (o más bien sugerencia) de DeepCool, no entendemos muy bien por qué éste disipador debería ser una alternativa a los sistemas de refrigeración líquida todo en uno de gama media. Entendemos que pueda tener un rendimiento similar, pero son dos mundos totalmente diferentes que tan solo se pueden comparar en eso, en términos de rendimiento. Quizás cuando el disipador llegue al mercado y podamos verlo con más detalle lleguemos a entender a qué se refiere el fabricante con esta afirmación.

El DeepCool Lucifer K2 tiene una base fabricada totalmente con cobre sin niquelar, y soldados a ésta encontramos seis heatpipes de cobre de 6 mm de grosor que distribuyen el calor generado por el procesador hacia un generoso bloque de láminas de aluminio con forma de “U”.

El ventilador incluido es como decíamos antes de 120 mm de diámetro y tiene función PWM, por lo que su velocidad varía entre 600 y 1800 RPM dependiendo de la temperatura del procesador, siendo capaz de empujar hasta 61.93 CFM de aire y emitiendo entre 18.2 y 32.4 dBA de ruido. Por cierto que el disipador da la posibilidad de instalar un segundo ventilador en configuración push-pull, aunque solo viene uno incluido.

Por supuesto el DeepCool Lucifer K2 soporta todos los sockets de procesador modernos, incluyendo Intel LGA1151/1150/1155/1156, LGA2011/2011v3, LGA1366 y AMD AM3/AM3+, FM2/FM2+ (nótese que los últimos disipadores en llegar al mercado ya no soportan sockets “antiguos” como Intel LGA775 o AMD AM2).

De momento la compañía no ha revelado ni la fecha de disponibilidad en tiendas ni el precio al que llegará, así que como de costumbre tocará esperar.

Continúa leyendo