Nvidia GameWorks. ¿Un golpe bajo de Nvidia?

Nvidia GameWorks. ¿Un golpe bajo de Nvidia?

Miguel Ángel Rodríguez

Como muchos sabréis el programa GameWorks, desarrollado por Nvidia,  ofrece acceso a las herramientas de desarrollo CUDA de dicho fabricante, software de perfilado de la GPU, y otros recursos para desarrolladores. Pero una de las características de GameWorks es un conjunto de bibliotecas optimizadas que los desarrolladores pueden utilizar para aplicar ciertos efectos en el juego. ¿Qué ocurriría si Nvidia cierra esa libreria para el uso exclusivo con sus GPUs? 

La respuesta es bastante sencilla. Todos los juegos realizados con estas librerías no solo es que estén optimizados para usarlos con GPUs de Nvidia, sino que estarán muy mal optimizados para otros fabricantes como AMD penalizando el uso de sus tarjetas gráficas ¿Estrategia maestra o golpe bajo? con los tiempos que corren en el que todas las tecnologías deberían confluir en buscar el máximo rendimiento con el menor coste para el consumidor final, desde mi  punto de vista es un golpe muy bajo.

En el programa Gameworks de Nvidia todas las bibliotecas, cuyos archivos empiezan con el prefijo GFSDK, están cerradas, no permitiendo que los desarrolladores puedan optimizar dichas bibliotecas para su uso con otras GPUs como las de AMD.

Ante esta situación, la única salida de la que dispone el desarrollador para poder saltarse las limitaciones de gameworks pasa por desarrollar desde cero nuevas librerías, trabajo que penaliza de manera alarmante al desarrollador tanto en términos de tiempo como de recursos. De hecho se estima que el uso de estas librerías penalizan entre un 8 y un 10% el desarrollo gráfico de fabricantes No-Nvidia.

El ejemplo más sangrante de esta situación es la saga de Batman creada con el motor Unreal Engine 3 y que utiliza DirectX 11.

batman dx11

batman dx9

Si ya en Arkham City la diferencia entre el buque insignia de AMD y una GTX 770 de Nvidia no era especialmente grande para la diferencia real de rendimiento entre las dos gráficas, en Arkham Origins la diferencia ya es mínima y hablamos de dos tarjetas gráficas que deberían competir en ligas diferentes.

Aunque desarrolladores como Ubisoft Montreal quisieran ayudar a AMD a optimizar el rendimiento de sus títulos, se encontrarían con la inexplicable situación de encontrarse maniatados.

Esta situación acabará desembocando en dos situaciones ineludiblemente. O bien Nvidia da un golpe maestro definitivo o bien el consumidor acabará huyendo de juegos desarrollados con esta librería ante la imposibilidad de sacar provecho de sus GPUs AMD.

Una vez más Nvidia declara la guerra AMD alejándose de lo que el consumidor final reclama actualmente.

Fuente Extremetech