Refrigeración líquida vs por aire, ¿Cuál merece más la pena?

Como ya muchos sabréis, aunque sea de oídas, actualmente existen dos métodos principales para mantener nuestro ordenador a una temperatura de funcionamiento adecuada: refrigeración líquida y por aire. Si bien la refrigeración por aire es la más utilizada por todo el mundo dada su sencillez, a día de hoy ya son muchos los fabricantes que integran kits de refrigeración líquida todo en uno que no requieren mantenimiento, pero éstos tienen un rendimiento inferior a los sistemas de refrigeración líquida tradicionales. Os contamos los pros y los contras de ambos tipos de refrigeración.

Todos los componentes del ordenador generan calor, y si no se enfrían de manera adecuada pueden dañarse y quedar inservibles. Por ello es indispensable el uso de disipadores de algún tipo, y cuanto mejor sean éstos más alargaremos la vida de nuestros componentes.

REFRIGERACIÓN POR AIRE.

Es la más común, dado que no requiere mantenimiento alguno, es barata de fabricar y muy sencilla de instalar. En su mayor parte los disipadores por aire son de «tipo torre» y consisten en una base de cobre que se coloca encima del procesador (con pasta térmica para maximizar la transferencia de calor) y se extiende mediante lo que llamamos «heatpipes» o «tuberías de calor», también de cobre. A estas heatpipes se unen una gran cantidad de láminas de aluminio, cuya función es distribuir el calor por su superficie. Finalmente, se añaden uno o más ventiladores para enfriar el conjunto y disipar el calor.

También existen disipadores por aire tipo concha además de otros derivados, cuya composición es prácticamente igual con la excepción de su diseño, dado que están orientados a ser de perfil bajo y el ventilador se coloca girado 90 grados con respecto a los tipo torre. Este tipo de disipación por aire es menos eficiente pero tiene la ventaja de que refrigera los componentes aledaños al socket del procesador, y permite su instalación en cajas estrechas.

Noctua NF-L12

Por defecto, tanto Intel como AMD suelen proporcionar disipadores «stock» con sus procesadores, y cuando os compréis un ordenador premontado, si no decís nada, os instalarán estos disipadores. Son muy ineficientes además de ruidosos, y aunque puedan ser suficientes para que nuestro procesador no se queme literalmente, éste estará siempre a demasiada temperatura y su tiempo de vida se verá reducido, amén de que nuestro ordenador hará muchísimo más ruido del que haría con un disipador de mejor calidad. Por ello siempre recomendamos no utilizar los disipadores de stock y adquirir uno aparte.

Ventajas de los disipadores por aire:

  • Son por regla general mucho más económicos que los disipadores de refrigeración líquida.
  • Fáciles de instalar.
  • No necesitan mantenimiento, salvo limpiar el polvo cada cierto tiempo.
  • Son muy duraderos. Podrían estar funcionando sin parar durante años sin problema.

Inconvenientes de los disipadores por aire:

  • Hay que elegir bien, o podrían llegar a ser ruidosos.
  • Necesitan mucho espacio para instalarlos, e incluso podrían dar problemas de compatibilidad con ciertas cajas y memorias RAM.
  • Su rendimiento térmico no es tan bueno como el de la refrigeración líquida.

REFRIGERACIÓN LÍQUIDA.

A pesar de que como hemos dicho en un principio cada vez más fabricantes están lanzando modelos de disipadores de refrigeración líquida todo en uno que no necesitan mantenimiento, éstos tienen un rendimiento térmico similar al de los disipadores por aire y por ello vamos a omitirlos de esta comparativa y nos vamos a centrar única y exclusivamente en hablaros de la refrigeración líquida tradicional.

La refrigeración líquida, como su nombre indica, basa su funcionamiento en las propiedades de conductividad térmica de los líquidos. Para comenzar, necesitan una bomba que haga que el líquido se mueva por todo el circuito, tuberías, racores de unión, depósito de líquido refrigerante y finalmente un radiador con ventiladores para disipar el calor. Básicamente, el líquido circula por un circuito que puede pasar por el procesador, tarjetas gráficas, RAM e incluso la propia placa base. El líquido, gracias a su alta conductividad térmica, se calienta y a la vez enfría los componentes por los que pasa, y cuando éste llega al radiador, los ventiladores se encargan de enfriarlo antes de que vuelva a empezar de nuevo el circuito.

liquidcooling1

Ventajas de la refrigeración líquida:

  • Su rendimiento térmico es normalmente superior al de los disipadores por aire.
  • Podemos refrigerar todos los componentes del PC con un mismo circuito.
  • Por regla general es más silencioso, aunque depende de la bomba y los ventiladores que elijamos.

Desventajas de la refrigeración líquida:

  • Muy caro (un sistema «normal» podría rondar los 300 euros).
  • Es muy complicado de montar en comparación con los disipadores por aire.
  • Requiere mantenimiento, rellenar el líquido refrigerante, etc.
  • En caso de fallo podría inundar el PC y estropearlo todo.
  • Requiere cajas muy amplias y compatibles con refrigeración líquida.

NUESTRO VEREDICTO.

Nosotros personalmente nos quedamos con los disipadores por aire. Aunque tengan un rendimiento un poco menor (más que suficiente para el 99% de los usuarios de PC) y sean más ruidosos, ésto se compensa por el dinero que cuestan en comparación y por la sencillez de su instalación y mantenimiento. Eso sí, volvemos a hacer hincapié en que os recomendamos encarecidamente adquirir un disipador aparte del que viene con los procesadores de stock, ya que éstos son ineficaces y muy ruidosos. La refrigeración líquida está muy bien para profesionales, entusiastas y overclockers, pero no creemos que sea algo idóneo para un usuario normal o incluso avanzado.