Qué hacer si se congela el líquido de tu refrigeración líquida en el PC

Aunque parezca mentira, en esta última ola de frío donde se han registrado temperaturas extremadamente bajas (-15º C en muchas ciudades) los usuarios con refrigeraciones líquidas que no han tenido previsión han podido ver como sus RL se habían congelado, literalmente. Como parece que esto le ha pasado a más de un usuario, vamos a conocer los procedimientos que debemos llevar a cabo para no dañar nuestro PC.

Debemos de tener en cuenta el hecho de que cada líquido va a tener un punto de congelación distinto y que cada tipo de tubo reaccionará al frio de manera distinta. Por ello, vamos a intentar discernir los pasos a seguir para que nuestro PC salga ileso de este curioso problema.

El tipo de líquido será el detonante para saber el alcance del daño

Líquido-para-refrigeración-líquida

Lo primero que debemos tener en cuenta es precisamente el tipo de líquido que tenemos en nuestro PC. Y es que como ya vimos en otro artículo específico sobre líquidos, las bases de los mismos son realmente diferentes y por ello tendremos que tener máximo cuidado a la hora del deshielo.

En cualquier caso, siendo los líquidos con base agua, tengan o no tengan glicoles, debemos de tener en cuenta que el hecho de que dicho líquido se congele supone una expansión interna en todo componente del PC donde el agua corra por él.

Es decir, los bloques, bombas, depósitos y radiadores, además de los accesorios como medidores de flujo y demás, están siendo sometidos a un aumento de la presión interna de entre el 4% y el 10% en la gran mayoría de casos.

Aquellos que tengan glicoles expandirán menos, pero bien es cierto que las propiedades del líquido podrían cambiar al descongelarse este. Los demás líquidos con base claramente en agua se congelarán antes, por debajo de los 0 grados ya que el coeficiente de temperatura para funcionar correctamente está siempre en grados positivos.

En estos casos de congelación se les denomina expansión volumétrica y tiene serias consecuencias para el PC. Solo hay que tener en cuenta que el hielo puede fracturar sin problemas rocas de distintos materiales y densidades cuando está en su interior como agua para luego cambiar de estado, así que a no ser que optemos por bloques full metal, vamos a tener problemas.

Refrigeración líquida congelada, así debemos actuar en este caso

Corsair K68 RGB líquido

En primer lugar y siendo tan obvios como inteligentes, NO deberemos encender el PC bajo ningún concepto, de hecho, debemos de apagarlo de la corriente ya sea con el interruptor de la fuente o quitando el cable.

Con esto en mente llega el segundo paso: no tocar nada en el interior de la torre, sea tubo, bloque, componente o similar, simplemente no se toca nada. A esto hay que sumarle el echo de que sería ideal no mover el PC, ya que la torsión podría ocasionar múltiples fallos.

Lo único que vamos a hacer es darnos acceso a los principales componentes de la refrigeración líquida, ya sea abriendo la puerta, quitando la ventana o similar, siempre con el máximo cuidado por las comentadas torsiones estructurales.

Pasos para descongelar el PC

evaporación-líquido-refrigeración-líquida-2

Vamos a quitarnos de la cabeza la idea de la descongelación del mismo por el calor que generan los componentes, porque entonces encender el PC con el líquido congelado nos va a suponer cientos de euros, sino miles como halla el más mínimo problema.

Si los tubos son flexibles las opciones se reducen bastante, ya que con tubo rígido podremos calentar poco a poco y de manera suave dicho líquido con un secador de pelo por ejemplo, pero en ningún caso usar una decapadora o similar.

Pero si el tubo es blando, estos métodos no funcionan, puesto que la deformidad del mismo ante temperaturas por encima de 40 grados podría ocasionar incluso una fuga. Lo que haremos será lo más obvio: dejar descongelar el agua o líquido usado con el sol o el paso del día, siempre poniendo al PC en un entorno medianamente con calor.

Una vez descongelados los tubos, le toca el turno a los bloques de CPU y GPU (en el caso de tenerlas refrigeradas). Para ello primero tendremos un paño, servilletas o cualquier otro material adherente con el que secar las posibles fugas que tendremos.

Las juntas tóricas sufren mucho, así como el plexiglass, por no hablar del borosilicato. Lo más probable en estos casos es que tengas fugas por excesiva presión, así que mejor prevenir que curar.

El radiador podría tener alguna en sus fins, no así en los tanques, así que tendremos que estar pendientes de que no haya fugas de ningún tipo antes de encender el PC. No hay que fiarse en este punto pensando que el radiador es lo más duro, porque normalmente no suele ser así, y la mayoría tiene gotas producidas por esto.

Por supuesto, no encender la bomba bajo ninguna circunstancia, será motor nuevo con total seguridad.

Un lugar seco y con temperatura es todo lo que se necesita

Lógicamente, podríamos darle con un secador o pistola de calor al PC, pero entonces corremos el riesgo de que pasemos de sólido a líquido y a gas con mayor rapidez, lanzando un nuevo volumen dentro del sistema que es absurdo.

Lo único que hay que hacer es llevar el PC a un sitio cálido y a ser posible seco, para dejar que se  descongele ahí, sabiendo que casi con total seguridad al irse produciendo ese proceso empezaremos a tener fugas.

Para ese entonces es mejor que comencemos a vaciar el circuito y a dejar los componentes afectados