PS4 vs Xbox One: comparativa a nivel de hardware

La guerra PS4 vs Xbox One está en su punto más álgido, y aunque la primera ya ha sido lanzada en Estados Unidos no llegará a Europa hasta el día 29, mientras que la consola next-gen de Microsoft hará su aparición en nuestro país pasado mañana. Si tienes pensado comprar una de las dos consolas pero todavía no sabes cuál, puede que este pequeño análisis del hardware que montan sea determinante a la hora de decidirte.

Cuando hablamos del hardware de una videoconsola hemos de tener presente que éste será el mismo de principio a fin de la vida de la consola, y es que una de las principales desventajas de las consolas con respecto al PC es que no se pueden hacer ampliaciones de hardware, y por ese motivo precisamente es tan importante tener presente el hardware que montan ambas antes de comprarlas, ya que éste será determinante a la hora de ver las posibilidades y limitaciones de la videoconsola.

El procesador

Ambas consolas next-gen equipan un procesador con arquitectura Jaguar fabricado por AMD, y personalizado para cada una de las consolas, aunque las diferencias entre ambos son bastante pequeñas. La arquitectura Jaguar es la misma que será empleada en las próximas APU de AMD Kabini y Temash, así que en este sentido estamos hablando sin duda de procesadores con mucho potencial. Como hemos comentado antes, son procesadores similares pero personalizados para cada fabricante. Se trata de procesadores con 2 módulos de 4 núcleos cada uno (conformando 8 cores en total), aunque el de PS4 funciona a 1.66 Ghz mientras que el de Xbox One lo hace a 1.75 Mhz. Un incremento de velocidad leve, que sin embargo desemboca en favor de PS4 cuando hablamos de cantidad de memoria y su controladora (sin contar con el hardware oculto que esconde la PS4).

Jaguar

Y es que la PS4 cuenta con 8 GB de memoria RAM GDDR5, mientras que la Xbox One a pesar de tener también 8 GB, éstos son DDR3. La diferencia es que la PS4 resulta tener un ancho de banda de memoria de 176 GB/s frente a tan solo 68.3 GB/s de la Xbox One.

La tarjeta gráfica

Ya sabréis cuando hemos hablado de que ambas consolas cuentan con un APU que la tarjeta gráfica va integrada en el mismo chip que el procesador. Ambas consolas cuentan con una gráfica AMD de la serie Radeon HD 7000 con arquitectura Graphics Core Next. También en este apartado, AMD ha personalizado para Sony y Microsoft la gráfica integrada en cada una de sus consolas, y aunque no sea muy ortodoxo comparar estas gráficas con las de un PC de sobremesa, la que integra la Xbox One sería equivalente a una Radeon HD 7790 y la de la PS4 a una Radeon HD 7850. Se trata de gráficas de gama media (siendo superior la de la PS4, cuyo poder de cómputo es de 1.84 TFlops frente a 1.31 TFlops de la Xbox One), pero recordemos que los juegos estarán específicamente optimizados para este hardware.

PS4 vs Xbox One: comparativa

No hay nada mejor para hacer una comparativa que verlo a modo de tabla, y esto es precisamente lo que a continuación os presentamos.

Tabla PS4 vs Xbox One

Resulta evidente que la mayor diferencia entre ambas consolas es el apartado de la memoria RAM y de la gráfica integrada, donde en ambas toma ventaja la videoconsola de Sony, al menos desde el punto de vista de hardware. No obstante, ya sabéis que el software sigue siendo un punto fundamental, y el rendimiento real de los juegos en las consolas dependerá tanto del sistema operativo (donde por cierto Microsoft siempre ha destacado por encima de Sony, al menos en Xbox 360 vs PS3) como de la propia optimización de los juegos para cada una de las consolas.

A continuación os vamos a poner un par de vídeos comparativos de juegos ejecutándose en ambas consolas para que podáis sacar vuestras propias conclusiones.

Las comparaciones son odiosas: Consolas next-gen vs PC

Muchas veces hemos hablado de la comparación en juegos de las consolas next-gen y un PC. Sabemos que las comparaciones son odiosas, e incluso algunos nos comentasteis que mezclamos peras con manzanas al hacerlo, pero no es así ni mucho menos. De hecho, con la salvedad de que ambas consolas cuentan con hardware personalizado, no dejan de ser componentes de PC. Para empezar, por primera vez las videoconsolas dejan de ser «PowerPC» (tanto Xbox 360 como PS3 estaban basadas en la arquitectura PowerPC de IBM, la Xbox 360 con un procesador Xenon y la PS3 con un Cell) a tener arquitectura x86, como en los ordenadores. Este salto de arquitectura facilita en gran medida la labor de los desarrolladores para hacer juegos para ambas consolas y para PC utilizando la misma arquitectura.

Para este salto de arquitectura, el hardware principal de ambas consolas está basado en un SoC fabricado por AMD (repetimos, personalizado para ambos fabricantes), y si lo comparamos con un PC la única diferencia es precisamente que son personalizados. Al fin y al cabo ambas consolas emplean un procesador x86 y gráficos GCN de AMD. Ambas consolas emplean memoria RAM de PC (DDR3 en el caso de Xbox One, el estándar de PC, y GDDR5 en el caso de PS4, el estándar de las tarjetas gráficas de PC), por no hablar del almacenamiento, ya que tanto PS4 como Xbox One utilizan discos duros mecánicos con interfaz SATA.

Estamos de acuerdo en que las diferencias técnicas con respecto a un PC siguen siendo grandes. Los PCs de hoy en día emplean tanto procesadores como gráficas bastante más potentes, y por no hablar de dispositivos de almacenamiento SSD, más eficientes y rápidos. No obstante aquí viene otra de las ventajas de las consolas, y es que salen bastante más barata que armar un PC con componentes de gama alta.

La conclusión

Es hora de «mojarse», y tras este artículo ha quedado bastante claro que si hablamos de hardware puro y duro, la PS4 de Sony es superior a la Xbox One de Microsoft. Sin embargo, ya hemos comentado que el resultado final depende en gran medida del software, y si nos basamos en las experiencias previas de Xbox 360 y PS3, en este apartado sería la consola de Microsoft la que llevaría cierta ventaja.

41 Comentarios