Yanko Design presenta su E-inkey, “el mejor teclado del mundo”

Escrito por Rodrigo Alonso

Puede parecer un poco narcisista el presentar un teclado como “el mejor teclado del mundo” de buenas a primeras, pero la verdad es que viendo el diseño del E-inkey que ha presentado Yanko Design, no es de extrañar que tengan motivos para tenérselo creído. La gran novedad que presenta el E-inkey con respecto a cualquier otro teclado es que se vale de la tecnología e-ink de los ebooks para cambiar lo que aparece “serigrafiado” normalmente en las teclas.

Hablando del concepto de utilizar e-ink en las propias teclas, vamos a poneros una imagen en formato gif que habla por sí misma.

mejor-teclado

 

Como vemos, gracias a la misma tecnología de tinta electrónica que se usa en los e-books, el E-inkey es capaz de cambiar lo que aparece en cada tecla en consonancia con la aplicación que estemos ejecutando en ese momento. Pero, ¿cómo consiguen esto? El diseño es muy sencillo, y viene explicado en esta imagen.

e-inkey

 

Como vemos, cada una de las teclas es una minipantalla e-paper, por eso tiene la habilidad de cambiar lo que está escrito en cada tecla. Esta es una tecnología que ya vimos hace tiempo en el teclado Optimus Polaris, el cual utilizaba pantallas OLED en lugar de e-ink.

Con respecto a las demás características del teclado, se trata de un teclado wireless con una forma minimalista que recuerda mucho a los teclados de Apple. Es un teclado completo, con pad numérico, y el mecanismo de pulsación de las teclas es de membrana.

Podéis encontrar toda la información sobre el E-inkey en la página de Yanko Design.

Continúa leyendo
  • pufffff

    Menuda tonteria de teclado, vamos eso te dura dos dias contados, mu chulo y seguramente muy caro, pero duro duro no se le ve mucho…

  • Pero por si no ha quedado claro en la noticia, que la verdad es que no lo indican explícitamente…. es un concepto, ese teclado no existe aún.

  • Inconformista

    Para mí lo peor es que no es nada ergonómico. Teclados “planos” ya no compro hace décadas.