Si fuerzas que tu portátil se apague, ¿se daña el disco duro o SSD?

Si fuerzas que tu portátil se apague, ¿se daña el disco duro o SSD?

Rodrigo Alonso

Hay ocasiones en las que un portátil puede apagarse de manera forzosa, como por ejemplo que se quede sin batería o que se haya quedado el sistema congelado y tengamos que apagarlo con el botón manualmente. Si hacemos esto, ¿se daña el disco duro? ¿Y si tienes un SSD? Te lo contamos todo a continuación.

Tanto los SSD como los discos duros mecánicos tienen sistemas de protección ante pérdidas de corriente, pero incluso con eso se pueden generar fallos, errores, corrupción de datos o incluso el desastre si estos sistemas fallan, porque no son infalibles.

Si tienes disco duro mecánico

Por norma general, una pérdida de corriente como la que se produce cuando apagamos el portátil de manera forzosa, no debería dañar el disco duro porque todos ellos tienen una memoria caché para estos casos. No obstante, puede suceder que si en ese momento el disco estaba realizando una tarea de escritura intensiva, los datos queden a medio escribir y, por lo tanto, queden corruptos e inaccesibles.

Si estos datos tenían que ver con archivos de sistema, podría corromperse todo el sistema operativo, y el portátil dejaría de arrancar, obligándonos a formatear el sistema.

Disco duro por dentro

También puede suceder que el brazo móvil de estos discos se quede en una posición antinatural, o entre medias de varios sectores, en cuyo caso al arrancar de nuevo podría no volver correctamente a su posición inicial y, en este caso, pueden suceder cuatro cosas:

  • Que se dañe el sector del disco en el que se estaba escribiendo y quede inaccesible.
  • Que el cabezal no vuelva correctamente a su posición de inicio y todo el disco quede inaccesible. A veces, simplemente reiniciando de nuevo se soluciona.
  • Que se dañe el MBR (Master Boot Record) y el disco ya no arranque. En este caso se suele solucionar formateando.
  • Que no suceda absolutamente nada gracias a los sistemas de protección, que es lo más normal.

Si tienes un SSD

Los SSD, al carecer de partes mecánicas, tienen unos sistemas de seguridad más efectivos y es más difícil que se dañen. Gracias a la protección PLP (Power Loss Protection), los SSD son capaces de mantener la integridad de los datos, y esto pueden hacerlo tanto por hardware como por software (firmware para ser exactos).

SSD

Hardware PLP

La protección por hardware consiste en integrar unos condensadores en el SSD que sean capaces de almacenar la suficiente carga como para permitir que toda la información que hay en la caché del SSD se termine de escribir en las células de memoria, y actualizar el índice de datos del dispositivo. El proceso, de manera conceptual, sería de la siguiente manera:

  1. La controladora SSD detecta el corte de corriente.
  2. La controladora lanza un comando para vaciar la caché del SSD inmediatamente.
  3. La controladora actualiza los índices.
  4. El dispositivo se apaga de manera controlada.

Todo esto se produce en una fracción de segundo, y conlleva que no solo no se daña el dispositivo, sino que además no se pierde ningún dato ni se corrompe nada.

Firmware PLP

Este tipo de protección basa su funcionamiento en que el firmware es capaz de reconstruir los índices y escribir en las células de memoria los datos que había almacenados en la caché del SSD. El proceso que sigue sería el siguiente:

  1. La tabla de mapeos (índice) del SSD se almacena en la memoria Flash, y se actualiza en la DRAM del SSD.
  2. Cuando se escriben nuevos datos, el firmware actualiza el índice.
  3. Los nuevos datos se escriben siempre con etiquetas de cómo es su estructura (LBA y EEC).
  4. La controladora detecta el corte de corriente e informa al firmware.
  5. Las etiquetas que contienen la información de los datos escritos, combinados con el índice que está almacenado, permitirá al firmware reconstruir los datos y el índice la próxima vez que el SSD tenga corriente.

En resumen: apagar de manera forzosa puede dañar el disco duro o SSD

Aunque tanto los discos duros como los SSD tienen sus sistemas de protección, estos no son ni mucho menos infalibles. Aunque la mayoría de veces que apagues de manera forzosa el portátil no pase nada, siempre existe la posibilidad de pérdida de datos o corrupción de archivos, e incluso se te podría estropear el disco duro de manera irremediable, así que salvo que sea una situación irremediable, siempre trata de apagar el portátil de manera controlada.

En otras palabras: nunca esperes a que se apague porque se quede sin batería, porque además de acortar la vida útil de ésta, podrías dañar el disco duro o SSD.