De qué materiales están hechos los radiadores de refrigeración líquida AIO y custom

Los radiadores actuales poco tienen que ver con los de hace años. Como todo sistema, ha sufrido una evolución donde ha tomado igualmente diferentes caminos. Lo que no ha cambiado, al menos de momento, son los materiales empleados por los fabricantes a la hora de construir sus radiadores. ¿Qué tipo de materiales usan y por qué son tan populares en la industria?

Lo cierto es que si salimos de la industria de la refrigeración líquida para PC y comparamos con el resto de empresas y productos para distintos fines, pero con los mismos principios, veremos que los precios que se manejan en nuestro sector son mucho más bajos que el resto.

Para conseguir esto, los fabricantes usan materiales distintos, en muchas ocasiones varios al mismo tiempo o directamente aleaciones que son muy baratas y eficaces para refrigerar, por lo que ahorran costes. En definitiva, y como podréis ver a continuación, el precio final del producto dependerá mucho de los materiales utilizados, y bajo la premisa «quien algo quiere, algo le cuesta», cuanto mejor y más eficiente sea el material utilizado para el radiador, más caro será el producto final.

Tres materiales principales para tres sectores distintos

Radiadores-PC

Los tres principales materiales usados son el cobre, el aluminio y el latón. El hecho de usar uno u otro es decisión del fabricante según busque unos parámetros u otros, es decir, enfoca el producto hacia un tipo de usuario en concreto.

Desde el punto de vista técnico, estos tres materiales tienen diferentes rendimientos cuando de refrigeración líquida se trata. Y es que su conductividad térmica es totalmente distinta, ya que el latón consigue entre 81 y 119 W/mK (según su pureza), el aluminio sobre 209 W/mK y el cobre entre 372 y 385 W/mK.

Evidentemente, cuanto mayor es el valor mejor conduce el calor y más vatios puede disipar dicho radiador, pero este no es el factor decisivo a la hora de que un fabricante elija un material u otro.

Hay otros factores como el precio del material y el coste de producir el radiador, el peso, la corrosión galvánica o la durabilidad.

Desde el punto de vista del coste, el cobre es sin duda el más caro y también el más complicado de trabajar desde un punto de vista técnico y por ello solo es usado en radiadores de gama alta. Llegados a este punto, hay que aclarar que, aunque muchos fabricantes afirman que sus radiadores son de cobre, esto es solo en parte, ya que pueden no estar siendo sinceros.

No todo lo que reluce es cobre

Aletas-de-cobre-radiadores

El marketing vende, sin duda, por ello tenemos que tener en cuenta el tipo de radiador que compramos. Como decimos, muchos fabricantes afirman que sus radiadores son de cobre, pero esto es una verdad a medias en muchos casos.

Y es que usan un truco publicitario para conseguir más ventas y mejor reputación. Dicho truco es simple, el cuerpo del radiador puede ser de cobre íntegro o de cobre con fins de aluminio (complicado por la soldadura, pero posible), pero los brass tank (los depósitos laterales o extremos) pueden ser de latón.

Radiador-Aquacomputer-cobre

Soldar latón y cobre es posible mediante simple estaño de calidad, por lo que teniendo en cuenta la diferencia de precio y que los brass tank poco influyen en la disipación del calor, muchos fabricantes optan por esta técnica afirmando que son de puro cobre.

Un radiador fabricado en tres piezas de cobre puro jamás será barato, pero logrará el mejor rendimiento, solo superado por los rads que integren brass tank y tubos de cobre, pero aletas de aluminio. Esta combinación es extraña hoy en día debido a las dificultades para soltar los fins de aluminio en el cobre con precisión, por lo que se suele optar por cobre en ambos casos.

El aluminio es la oveja negra en los radiadores

Radiadores-de-aluminio

Para hacernos una idea de los precios actuales de los materiales, un kilo de cobre cuesta de media 96 dólares, un kilo de aluminio sobre 22 dólares y un kilo de latón puro son unos 4 dólares de media. Si cogemos los datos de conductividad térmica y el precio por kilo de cada uno de ellos, la opción más rentable es sin duda el aluminio y por mucho, pero ¿por qué los fabricantes de refrigeración líquida y los usuarios huyen de él?

Hay varios motivos. En primer lugar, crea corrosión galvánica en un sistema de refrigeración líquida que no esté enfocado expresamente a proteger dicho material. En los sistemas custom, aunque los líquidos tienen protección para la corrosión de los metales, esto es solo una medida paliativa que con el tiempo perderá la partida frente a la corrosión que produce el aluminio con el resto de metales como cobre o níquel.

Por si fuese poco, el aluminio, aunque es menos pesado también es más débil ante los golpes o malos usos.

Radiadores-de-aluminio-pc

Por lo tanto, los fabricantes con reputación (salvo contadas excepciones como Aquacomputer) no quieren saber nada de este material en conjunto con el resto de sus componentes.

Entonces ¿por qué las refrigeraciones líquidas AIO tienen radiadores de aluminio? En primer lugar, por costes y peso, en segundo lugar porque consiguen optimizarlos muy bien debido al menor flujo de la bomba, por lo que le dan más tiempo a intercambiar calor con el aire impulsado por los ventiladores.

Por último, porque si quieren competir con un sistema All In One en un mercado donde los márgenes son muy pequeños, tienen que optar por este material y adaptar el resto de componentes a él. Esto implica líquidos especializados y específicos que poco tienen que ver con los usados en RL Custom, gases que ayudan a mantener la presión interna del circuito con los cambios de temperatura de dicho líquido y por último, un tratamiento en los metales, racores y tubería específico para usarlos en conjunto.

La calidad en los radiadores, como en todo, se paga

airplex_radical_2

En sistemas AIO, un radiador de aluminio puede tener un gran rendimiento y optimizarse de una manera brillante para sacar hasta la última gota de calor del sistema. Pero cuando hablamos de flujos más de 10 veces superiores, diámetros internos de más del doble y bloques mucho más restrictivos, un radiador de cobre no solamente va a ser mejor que uno de aluminio por su conductividad térmica, sino por su menor resistencia térmica al aire.

A fin de cuentas, el factor limitante es este para un radiador, ya que es el aire que lo atraviesa el que determina la temperatura del líquido. El compendio entre resistencia térmica y conductividad térmica del cobre es mejor que la del aluminio y la del latón juntas, por lo tanto, optar por este tipo de radiadores siempre será una garantía de rendimiento y debería ser la primera opción de todo aquel que pretenda adentrarse en el mundo de la refrigeración líquida custom.

Bien es cierto que hay fabricantes como Aquacomputer que incluyen radiadores con aletas de aluminio, pero en esos casos hablamos de un fabricante premium que hace verdaderas obras de arte (no usan soldaduras para las uniones) y que consigue exprimir el rendimiento de ambos materiales.

Pero esto no es lo habitual por desgracia, así que la opción de elegir el cobre como material a seguir siempre es un acierto, incluso dentro de la propia Aquacomputer.