KROM Kumite, review: mando arcade de 8 botones compatible con PC, PS4 y Xbox One

Seguro que muchos de nosotros hemos echado muchas horas en las máquinas arcade en bares y salas recreativas. Por desgracia, cada vez es más complicado encontrar este tipo de máquinas en nuestro país, una verdadera pérdida del mundo de los videojuegos retro, cuando teníamos muchos más problemas que elegir entre jugar a Call of Duty o Fortnite. Por suerte, existen controles arcade que nos permiten recrear estas máquinas para jugar a nuestros juegos favoritos, y uno de ellos es el KROM Kumite.

Hoy en día todos podemos montarnos una máquina arcade y retro en nuestra casa con emuladores utilizando, por ejemplo, un Raspberry Pi y RetroArch. Y todos estos juegos podemos jugarlos con un mando cualquiera, incluso con teclado y ratón. Sin embargo, la experiencia de juego no es igual que si recurrimos a una mesa arcade, con su palanca y sus botones, como nos ofrece Kumite.

Índice

Especificaciones técnicas del mando arcade KROM Kumite

El mando arcade KROM Kumite está formado por una palanca y 8 botones pensados para poder sacar el máximo provecho a cualquier tipo de juego arcade o de lucha. Además, también tiene otros botones que nos permiten crear macros (para los combos de los juegos de peleas muy útil) así como un para activar un modo turbo. También tendremos los clásicos botones de menú de los mandos originales.

Este mando cuenta con una estructura muy resistente para poder jugar con total libertad y sin miedo a partirla al pulsar demasiado fuerte una tecla. Todos los botones tienen el mapeo correspondiente al mando de la consola donde vayamos a utilizarlo, botones que además están reflejados junto a cada pulsados.

El KROM Kumite es compatible con PC, PS4 y Xbox y se conecta a través de un cable USB al ordenador y a las consolas, aunque en este caso tendremos que hacer un puente a través del mando de la misma.

Análisis externo del mando arcade KROM Kumite

El mando arcade KROM Kumite viene en una caja de cartón con los colores naranja y negro característicos de este fabricante. En la parte superior de la misma podremos ver una foto del mando arcade como tal, mientras que en el lateral veremos sus principales características.

En la parte inferior nos encontraremos con una descripción mucho más detallada de este mando arcade.

Cuando abramos la caja nos encontraremos con el mando arcade, correctamente envuelto en un plástico para protegerlo durante el transporte de posibles arañazos y del polvo, así como con un sencillo manual que nos explicará a grandes rasgos el funcionamiento general del mismo.

Una vez sacado de su caja tendremos el KROM Kumite en nuestras manos y podremos probar ya su palanca y sus botones.

KROM Kumite - Review 7

El cable USB de este mando, aunque no es trenzado, es bastante largo y resistente, ideal para conectarlo al PC o a la consola y no tener problemas. El conector, además, está chapado en oro.

Este mando arcade tiene los colores característicos de KROM, negro para la estructura, gris para los botones secundarios y naranja para la palanca y los botones principales.

KROM Kumite - Review 14

En la parte superior derecha vamos a encontrarnos con una serie de botones adicionales que nos permitirán configurar las macros, habilitar el modo turbo o utilizar los demás controles del mando en cuestión.

KROM Kumite - Review 13

En el lateral de la parte superior encontraremos un puerto USB a través del cual podremos conectar el mando de la consola para hacer de puente, y por la parte inferior encontraremos 4 patillas de espuma para que ofrezca una buena sujeción y se amortigüen los golpes, así como los tornillos para acceder al interior.

Pruebas del mando arcade KROM Kumite

Qué mejor juego para probar un mando arcade en el PC que Metal Slug X. Hemos conectado el KROM Kumite a nuestro ordenador mediante el cable USB y Windows 10 lo ha detectado, instalado y configurado a la primera sin tener que hacer nada más. A continuación hemos ejecutado el Metal Slug X en Steam y hemos empezado a jugar.

La experiencia de juego ha sido excelente. No hemos notado apenas lag y el control del juego ha sido prácticamente igual que si lo jugáramos en una máquina arcade real. El tacto de los botones es muy bueno, así como utilizar la palanca para movernos. Eso sí, debemos tener en cuenta que este tipo de mandos no es para jugar en silencio; es muy ruidoso, y más cuanto más fuerte aporreemos los botones. Por suerte, KROM ha dotado al Kumite de una estructura resistente para aporrear sin miedo.

También hemos probado este mando en una PS4 utilizando el mando de la consola como puente, tal como se indica en el manual, y lo mismo, no hemos tenido ningún problema, ni para detectarlo ni para jugar al Soul Calibur y el Mortal Kombat.

¿Convertir el KROM Kumite en una máquina arcade autónoma? es posible, solo necesitamos abrirla y aplicar un poco de “modding” para colocarle en el interior un Raspberry Pi, habilitando salidas para el HDMI, la corriente y los puertos USB. Sin embargo, visto el interior, KROM no ha pensado en esta posibilidad, sino que ha diseñado su mando arcade para funcionar como tal, como un mando para PC o consola. Aun así, si queremos, se puede hacer sin problemas, ya que RetroArch detecta este mando sin problemas igual que un PC.

Opinión personal del mando arcade KROM Kumite

La variedad de mandos arcade que podemos encontrar en la red no es precisamente muy amplia, y los modelos que encontramos generalmente tienen un precio muy alto para lo que realmente nos ofrecen. KROM, una vez más, ha hecho lo mismo que con el KROM K-Wheel, traernos un periférico de gama alta, que generalmente suele ser caro, a un precio muy asequible y con un funcionamiento excelente.

Sí es verdad que podemos echar de menos algunas características, sobre todo lo mencionado del interior del mando para poder, por ejemplo, convertirlo en una mesa arcade autónoma, cambiar los botones o hacer modding al mando, sin embargo, dejando de lado esas pequeñas pegas (que implementarlas habrían incrementado notablemente el precio del Kumite), estamos sin duda ante un accesorio de gama muy alta a un precio muy competitivo.

Pros:

  • Calidad/precio.
  • Un accesorio imprescindible para los aficionados a los juegos arcade o de luchas.
  • Una palanca, 8 botones de acción y botones extra para macros.

Contras:

  • No tiene conexión directa con la PS4, depende del mando.
  • Cableado, no tiene Bluetooth para conectarlo ni al PC ni a la consola.
  • Imposible de personalizar e intercambiar pulsadores.

Por todo ello, hemos decidido dar al KROM Kumite nuestro galardón de oro.

Puntuación mando arcade KROM Kumite

Compártelo. ¡Gracias!