Evita los cuellos de botella: combinaciones de gráfica y procesador recomendadas

Evita los cuellos de botella: combinaciones de gráfica y procesador recomendadas

Rodrigo Alonso

Se conocen como cuellos de botella en PC al fenómeno que se produce cuando el rendimiento de los principales componentes (en este caso, procesador y tarjeta gráfica) no van parejos, haciendo que el bajo rendimiento de uno lastre el del otro. Dicho de otra manera, si tienes una tarjeta gráfica muy potente pero un procesador que no funciona en consonancia, la gráfica no podrá funcionar al máximo de sus posibilidades a causa de ello. En este artículo, te vamos a recomendar algunas combinaciones de procesador y tarjeta gráfica para garantizar que no tienes cuellos te botella en el PC.

Imagina un caso extremo: tienes una RTX 4090 pero la instalas en un PC que tiene un procesador de bajo consumo; por el contrario, podrías tener un procesador tope de gama pero una tarjeta gráfica de bajo rendimiento… estos son casos en los que se producen cuellos de botella, y por culpa de ello el PC no funcionará al máximo de sus posibilidades porque un componente lastra el rendimiento del otro.

CPU y GPU para evitar cuellos de botella

Antes de nada, debes saber que el tema de los cuellos de botella en PC es muy relativo, porque depende sobre todo del tipo de uso que le vayas a dar. Por ejemplo, en un PC gaming habrá un enorme cuello de botella con una RTX 4090 y un procesador Intel Celeron, ya que la CPU tiene tan bajo rendimiento que no permitirá a la GPU trabajar al máximo. Sin embargo, si estamos ante un PC pensado para bases de datos, da igual que tengas una gráfica NVIDIA GT730 con un procesador tope de gama, ya que en este ámbito importa bien poco la GPU y lo que de verdad interesa es un procesador, un almacenamiento y una RAM potentes.

cuello de botella PC

Dicho esto, a continuación vamos a recomendaros algunas combinaciones de procesador y tarjeta gráfica que tienen un funcionamiento adecuado juntos, de manera que evitarás los cuellos de botella en la mayoría de los casos (el rendimiento que vas a tener ya es otra cosa, lo que buscamos es una combinación que no tenga cuello de botella). Buscamos tener menos de un 5% de cuello de botella para poder decir que la combinación es adecuada.

Para jugar a 1080p

  • AMD Ryzen 5 3600X con una GeForce RTX 2060 SUPER: esta combinación tiene un cuello de botella del 0,3%.
  • Intel Core i7-8700K con una GeForce RTX 2060 SUPER: 0% de cuello de botella, combinación casi perfecta.
  • AMD Ryzen 7 5800X con una GeForce RTX 2080: 1,5% de cuello de botella.

Para jugar a 1440p o 4K

  • Intel Core i7-12700K con una GeForce RTX 3070 Ti: 1,5% de cuello de botella.
  • AMD Ryzen 7 5800X3D con una Radeon RX 6800 XT: 0,3% de cuello de botella.
  • AMD Ryzen 9 5950X con una Radeon RX 6950 XT: 2,9% de cuello de botella.

Para tareas generales a resolución 4K

  • AMD Ryzen 9 5900X con una GeForce RTX 3090 Ti: 0,2% de cuello de botella.
  • Intel Core i5-12600K con una GeForce RTX 3070 Ti: 3,1% de cuello de botella.
  • AMD Ryzen 3 3100 con una Radeon RX 6750 XT: 2,9% de cuello de botella.

Como puedes apreciar, combinaciones hay muchas, y depende mucho del tipo de uso que le vayas a dar al PC, ya que no es lo mismo un equipo diseñado para gaming a resolución Full HD que uno diseñado para resolución 4K. Con todo, al final del artículo tienes un enlace a una página web en la que podrás probar con distintas configuraciones e irás viendo el cuello de botella que puedes esperar tener, de forma fácil y rápida.