Logitech Powerplay, así funciona la tecnología para no tener que cargar el ratón

Es posible que te hayas preguntado alguna vez cómo funciona el sistema de carga inalámbrica Powerplay de Logitech, mediante el que consiguen que nunca tengas que cargar la batería del ratón inalámbrico. El principio es muy sencillo pero el diseño no lo es tanto, así que te vamos a contar cómo funciona este sistema Powerplay de Logitech.

Realmente es el sueño de todo gamer: tener un ratón sin cables que molesten, con el rendimiento de primera línea de los mejores ratones gaming y que nunca tengas que conectar para cargar su batería.

¿En qué consiste la tecnología Powerplay?

Como decíamos antes, el principio para cargar el ratón es realmente sencillo, y de hecho no es una invención que Logitech haya tenido ahora, sino que es algo que existe desde hace más de 100 años. Pero claro, la dificultad radica en implementar esto en un periférico de alto rendimiento y en un formato ultra fino, lo que sí que resultó muy complicado de llevar a cabo.

La tecnología consiste en crear una malla en la base de la alfombrilla capaz de crear un campo de energía lo suficientemente grande para que podamos cargar la batería del ratón ya no solo cuando lo dejamos sobre la base, sino también mientras lo movemos en ella. El ratón obviamente tiene un receptor de carga inalámbrica capaz de recibir esta energía incluso a través de la superficie de la alfombrilla.

El sistema Powerplay incluye una alfombrilla dura, otra blanda (de tela), la base Powerplay, un cable de carga y datos y el módulo Powercore, que es precisamente este receptor de carga inalámbrica que, de hecho, tiene unas dimensiones bastante considerables. Se coloca en los ratones Logitech compatibles en lugar del sistema de pesas que suelen llevar integrado.

 

De esta manera, se consigue que la batería del ratón esté siempre al máximo y lista para funcionar, para que no tengamos que preocuparnos de tener que cargar nunca el dispositivo. Lo que es más, dado que los ratones inalámbricos compatibles también tienen batería -al contrario que el sistema Razer Hyperflux-, podremos utilizarlos sin la alfombrilla como un ratón inalámbrico convencional sin ningún tipo de problemas.

Powerplay también incluye Lightspeed

Esta tecnología de Logitech promete libertad total, y ésta no es solo para un ratón inalámbrico que no necesitas recargar. La alfombrilla Powerplay también incorpora un receptor Lightspeed que permite una comunicación instantánea con el ratón de manera automática, para que también podamos olvidarnos de receptores inalámbricos.

De esta manera, tan solo conectando el receptor de la alfombrilla por USB, tendremos no solo carga infinita para el ratón, sino también el receptor integrado y que funciona con una tecnología inalámbrica con menos de 1 ms de retardo, para que todos los movimientos que realicemos se registren al instante.

Para conseguir esto, los ingenieros de Logitech han realizado una optimización de todos los componentes: sensor, firmware, circuitos y antena:

  1. SPI: es la interfaz del sensor, que se ha optimizado para una máxima velocidad de procesamiento y eficiencia.
  2. MCU: es el «procesador» del ratón, que traduce los movimientos con máxima velocidad.
  3. RFIC: es el circuito de radiofrecuencia, que transmite los datos a la MCU de manera fiable y rápida.
  4. Antena RF: está diseñada específicamente para Lightspeed para lograr el mínimo de impedancia y que la señal viaje al instante.
  5. El receptor: está integrado en Powerplay y transmite a 1000 Hz (1 ms de retardo).

Ratones compatibles con Powerplay

Por el momento son solo dos los ratones compatibles con este sistema, y es que como deben tener el «hueco» para instalar el Powercore, Logitech irá ampliando el catálogo paulatinamente según vaya lanzando nuevos modelos.

Así, actualmente solo tienen el G903 y el G703 que sean compatibles con este sistema, mas la alfombrilla que se vende aparte.