Vcore, Vdimm, Vdrop y Vdroop: qué son y por qué importan en tus componentes

Escrito por Juan Diego de Usera

Seguro que más de una vez, leyendo por la web, os habéis encontrado con los términos Vcore, Vdimm, Vdrop y Vdroop. Todos estos términos están relacionados con los voltajes que emplean los diferentes componentes de nuestro ordenador para funcionar correctamente. En este tutorial os vamos a explicar qué significan estos términos y por qué hay que entenderlos.

Tanto si queréis adentraros un poco más en serio en el mundo del hardware informático, como si sois simples usuarios noveles, los conceptos de Vcore y Vdimm son básicos a la hora de conocer el funcionamiento de un componente. Dado que, un Vcore o Vdimm incorrecto puede hacer que vuestro equipo no arranque o no funcione correctamente cuando estéis realizando tareas con él (especialmente si estas tareas requieren un alto esfuerzo por parte del procesador o la memoria RAM).

Vcore

La expresión Vcore hace referencia al voltaje que la placa base le está suministrando al procesador. A diferencia del VID, que es el voltaje que le dice el procesador a la placa base que necesita para arrancar (y no se puede variar), el Vcore es el voltaje que, en realidad la placa base está suministrando al procesador, y sí puede ser variado. Por ejemplo, vuestro procesador puede tener un VID de 1,3 V, pero vuestra placa base podría estar suministrándole, en realidad, solo 1,2 V de Vcore, ya sea por un fallo de la misma o porque nosotros hayamos cambiado este parámetro en ella (esto es algo que se hace mucho cuando practicamos el undervolting al procesador).

Vdrop

Siguiendo dentro del procesador, la expresión Vdrop hace referencia a la diferencia entre el voltaje que debiera de emplear el procesador, de serie y sin ningún tipo de overclock, con el que realmente emplea. Por ejemplo (y siguiendo con el caso anterior), podéis tener un procesador que requiera un VID de 1,3 V para funcionar (en teoría), pero luego lo pueda hacer con la placa base suministrándole solo 1.28 V.

Vdroop

Si queréis hacer overclock a vuestro ordenador, este es un parámetro que deberéis de dominar a la perfección. El Vdroop es la diferencia entre el Vcore que le pedís a la placa base que suministre al procesador, con el Vcore que realmente le suministra. Una buena placa base, con un buen VRM, debería de tener un Vdroop muy bajo, mientras que las placas base de peor calidad pueden tener un Vdroop considerable. Esto implica que el voltaje que creías que le estaba llegando al procesador no es tal, sino que es inferior. Así que debes de calcular esa diferencia para tenerla en cuenta a la hora de calcular el Vcore que necesitas para el overclock.

Los fabricantes de placas base intentan compensar este hecho empleando el LLC (Load Line Calibration), que le suministra un pequeño pico de voltaje al procesador cuando este empieza a trabajar con alguna tarea. Sin embargo, ser muy agresivo con el LLC puede hacer que se suministre demasiado voltaje al procesador y se acabe calentando más de la cuenta.

Vdimm

El Vdimm es el voltaje que la placa base ha de suministrar a los módulos de memoria para que puedan alcanzar una determinada frecuencia. Por ejemplo, la RAM DDR4 es capaz de alcanzar los 2133 MHz con tan solo 1,2 V. Sin embargo, varios módulos requieren un Vdimm de 1,35 V para poder alcanzar los 3,2 GHz de frecuencia. Es en este punto donde los XMP de Intel son muy interesantes para los usuarios, porque gracias a ellos, el usuario solo ha de seleccionar el perfil adecuado y ya está: no ha de preocuparse por cambiar ningún parámetro en la BIOS de la placa base.

Continúa leyendo
  • Ó.M.

    El pico más peligroso es el que se produce (en cada core/hilo) cada vez que las tareas finalizan (constantemente), es decir el que dispara el voltaje hacia arriba y que de no ser controlado por el LLC supera el vcore máximo que seguramente hubiéramos establecido en la configuración OC.

    Con los procesadores actuales y su modo de funcionamiento automático y constante de auto OC, no disponer de estas medidas es absolutamente suicida ya que en pocas semanas o meses tendremos el controlador integrado del micro tocado por haber estado casi constantemente tocando o superando el máximo que el fabricante ha determinado como máximo (1.50/ 1.55V).

    Ojo con las medidas de los programas de benchmark y los sensores de la placa porque no proporcionn las medidas reales y aunque pensemos que estamos seguros al haber encontrado el punto óptimo de rendimiento del micro y queda estable, sin LLC – offset, si tomamos las medidas reales con un multímetro nos llevaremos una alarmante sorpresa al comprobar al maltrato constante al que sometemos a la placa y al micro.

    Si usamos XFrs / Turbo / Turbo Boost / Performance Boost y similares es obligatorio que las placas cuenten con medidas para reconducir el voltaje para que realmente quede dentro de la variación que queremos tanto en carga como sin carga de Vcore.

    Alternativamente, podemos buscar una configuraciñón tradicional en la que fijemos una frecuencia constante (como antiguamente), en la que el voltaje se comportará de una forma mucho menos exigente (y menos peligrosa), aunque el consumo y la disipación térmica no será precisamente la más eficiente y tendremos que despelgar medidas para controlar (eliminar) el exceso constante de temperatura que genera la cpu trabajando a la frecuencia seleccionada (aunque el sistema esté completamente desocupado).

    Las APU son los chips actuales más sensibles a todo este asunto, al duplicar el handicap al unificar los núcleos de cpu con los de gpu en un sólo chip y la misma VRM.

    No compreis placas con chipsets / bios que no os permitan gestionar el LLC, todos los procesadores actuales necesitan esta gestión incluso para funcionar en su modo stock (que es con auto OC).