Si se te ha roto el botón de clic del ratón, ¿cómo salir del paso?

El ratón es una de los elementos fundamentales para el trabajo diario con nuestro PC, y por tanto una pieza de hardware indispensable. El motivo es que la interfaz gráfica que utilizamos se ideó para ser manejada con este periférico de entrada. Pero, ¿qué ocurre si de repente se deja de poder hacer clic con el ratón? En ese momento nos podemos encontrar completamente vendidos, pero no desesperéis que con nuestra guía podréis salir de dicho apuro.

No es del gusto de nadie encontrarte en la tesitura de que de repente un botón de clic del ratón deja de funcionar, así que a continuación os damos unos pequeños consejos rápidos para que podáis solventar la pérdida del clic del ratón temporalmente, al menos hasta repararlo físicamente o adquirir un ratón nuevo.

Antes de nada, comprueba que el problema está en el ratón

Botón clic ratón

Cuando el botón del ratón deja de funcionar es posible que sea culpa del puerto USB que estás utilizando, así que si tienes un ratón de cable te recomendamos que primero pruebes cambiando el puerto USB al que está conectado. En el caso de que estés utilizando un ratón inalámbrico que utiliza un transmisor conectado vía USB prueba también a cambiar este de puerto.

También os recomendamos que reinicies el ordenador en modo a «prueba de fallos» donde se cargan los controladores básicos, ya que así podréis comprobar si es el controlador del ratón el que da problemas. En todo caso os recomendamos tener el controlador de ratón actualizado y en el caso de que utilices un ratón con drivers propios tenerlos al día es indispensable, en especial en aquellos que utilizan software especial para configurarlos.

Limpia el ratón en profundidad

Limpiar Ratón bastoncillo

El polvo acumulado y demás elementos de suciedad se pueden depositar en el interior del ratón y hacer que los botones ya no funcionen como el primer día, así que siempre es recomendable que primero le pases algo de alcohol con un algodón para limpiarlo por dentro. Para llegar a las partes más inaccesibles te recomendamos utilizar un bote de aire comprimido en combinación con un pincel y un bastoncillo para los oídos, y que obviamente hagas en la limpieza con el ratón desconectado del ordenador.

En el caso de que el ratón tenga mucha suciedad acumulada, toma un paño empapado de desengrasante, no rocíes el ratón con él o te podrías cargar por completo el sensor interno del ratón y entonces tendrías que romperlo. Con mucho cuidado vez limpiando el ratón por fuera, es decir, su carcasa externa.

Y por cierto, tampoco te olvides de limpiar la mesa en la que utilizas el ratón, que es por donde lo movemos y no hacerlo sería hacer la mitad del trabajo.

Utiliza el botón derecho del ratón como si fuera el izquierdo

Raton Configuración Windows

Aunque es una solución temporal y no del todo efectiva, es posible que el clic izquierdo del ratón esté roto pero que el derecho funcione correctamente, así que siempre te puedes plantear utilizar el botón derecho como medida temporal para reemplazar a su fallido hermano. Eso sí, esto significa perder todos los menús contextuales que normalmente se suelen invocar al trabajar. Por lo que vas a tener que tirar de comandos de teclado para dichas funciones, lo cual no es lo más cómodo si el dinamismo de tu flujo de trabajo depende de ello.

Solo tienes que pulsar la tecla Windows en tu teclado y de allí ir a Configuración → Dispositivos → Mouse y cambiar el botón principal del ratón.

Desactiva el bloqueo de clic ratón

Bloqueo de Clic

A veces los problemas pueden venir por parte de lo más nimio. Es posible que los problemas que estés experimentando sean por tener, de manera involuntaria, el bloqueo del clic de ratón, por lo que es recomendable que lo desactives. ¿Cómo podemos hacerlo? Es tan sencillo como ir a Panel de Control → Hardware y Sonido → Dispositivas e Impresoras → Mouse y comprueba que la casilla que pone «Activar bloqueo de clic» no esté activada.

Conflictos entre ratones en un mismo sistema

Administrador de dispositivos ratón

Si tienes un portátil pero prefieres un ratón de toda la vida es posible que, a veces, el ratón que hemos conectado por USB entra en conflicto con el Trackpad incluido en el portátil. Lo cual es molesto, en especial si el trackpad del portátil lo tenemos roto y nos hemos visto forzados a utilizar un ratón externo. Por lo que es algo que no es habitual, pero es una situación con la que algunos de vosotros, puede que os hayáis encontrado.

¿Cómo lo solucionamos? A través del administrador de dispositivos, cuya ruta es Panel de Control → Hardware y Sonido → Administrador de Dispositivos. Te recomendamos que solo lo inhabilites, ya que si lo desinstalas te vas a encontrar que en un periodo de tiempo o al reiniciar el sistema operativo que hace «barridos» para encontrar nuevo hardware te lo encuentre y te lo instale de nuevo, reiniciando la pesadilla.

Activa las teclas de ratón para poder hacer clic de ratón desde el teclado

Facilitar el uso del mouse

Para acceder a esta opción, deberás ir al Panel de Control -> Accesibilidad -> Centro de accesibilidad -> Facilitar el uso del mouse, y activar la opción llamada «Activar Teclas de mouse», que te permitirá utilizar el teclado numérico del teclado para poder mover el ratón e incluso hacer clic.

Usa esta opción si no tienes forma de conseguir un ratón de manera inmediata o si el que tenías está más allá de la reparación física y está para tirar a la basura. Es obviamente una solución temporal, ya que antes o después tendrás que reemplazar el ratón averiado si es el caso.

Cuando las «Teclas mouse» están activas, las teclas del teclado numérico están asignadas de la siguiente manera:

botón

Esto os permitirá mover el cursor del ratón con el teclado numérico, lo que lo utilizará para otras cosas y si además no tenéis uno en vuestro PC por utilizar un teclado compacto no es que sea la mejor solución. Tomad esto como el resto de soluciones de la guía como una solución temporal mientras buscáis un reemplazo en forma de nuevo ratón.

Esperemos que esta pequeña guía os ayude a salir del apuro de haber perdido la posibilidad de poder clicar con el ratón, y que con ella podáis solucionar el problema de no poder utilizar dicho dispositivo de entrada al completo. En todo caso, puede ser que vuestro ratón sea ya muy viejo y por tanto sería hora de darle su merecido retiro.