Error IRQL_NOT_LESS_OR_EQUAL, ¿tiene solución?

Error IRQL_NOT_LESS_OR_EQUAL, ¿tiene solución?

Rodrigo Alonso

Los pantallazos azules o BSOD (Blue Screen of Death) son, por suerte o por desgracia, bastante comunes y bien conocidos por los usuarios de PC. Es molesto tener un BSOD porque significa que algo no va bien, pero la parte buena es que han sido diseñados para indicarnos precisamente qué es lo que no está funcionando como debe. En este artículo te vamos a contar qué es lo que puedes hacer si estás recibiendo el BSOD IRQL NOT LESS OR EQUAL, y por qué te aparece en tu PC.

Los pantallazos azules son la peor pesadilla de los usuarios de PC, pero como decíamos nos indican o al menos nos guían para que podamos descubrir qué es lo que está sucediendo en el PC para que el sistema no funcione como debe, así que antes de nada debes saber que este error puede aparecer de dos maneras diferentes: una es simplemente el habitual BSOD indicando arriba IRQL NOT LESS OR EQUAL, pero también puede aparecer como DRIVER IRQL NOT LESS OR EQUAL. En ambos casos se refiere a lo mismo, así que vamos a ver qué es lo que puedes hacer para solucionar el problema, pero antes aprendamos por qué ocurre.

BSOD IRQL NOT LESS OR EQUAL, ¿por qué sale este error?

Este pantallazo azul tiene que ver con las IRQ, las interrupciones del sistema, y como estas son asignaciones estáticas implica necesariamente que ha habido cambios en el equipo -sean de hardware o de software-, así que no es algo que sale porque sí o porque se haya estropeado algún componente de hardware del PC.

BSOD IRQ

Afortunadamente, y ya que no es un problema de que algún componente se haya estropeado, la solución a este BSOD es relativamente sencilla. En todo caso, antes de utilizar cualquiera de las técnicas que te vamos a enumerar a continuación, te recomendamos que trates de actualizar el sistema operativo a la última versión disponible, ya que esta es una de las potenciales soluciones que te vamos a presentar a continuación.

Cómo solucionar el BSOD IRQL NOT LESS OR EQUAL

Como decíamos, antes de nada asegúrate de que tienes el sistema operativo actualizado a la última versión; como hemos dicho antes, el problema puede venir por un cambio en el software, firmware o drivers del sistema y dado que las actualizaciones de Windows frecuentemente incorporan precisamente esto, siempre es una buena idea probar a actualizar Windows lo primero de todo.

Para ello, haz clic sobre el botón Inicio y selecciona Configuración (el icono de la rueda dentada). En la ventana que se abre, ve a «Actualización y seguridad» y comprueba que no tengas actualizaciones pendientes de descargar o instalar (obviamente si es así, la recomendación es instalarlas).

Windows Update

Interferencias por culpa de un software de terceros

Si tras actualizar Windows el problema persiste, deberías pararte a pensar: ¿cuál ha sido el último software que has instalado? Una de las principales razones por las que aparecen BSOD en el sistema es por la instalación de software de terceros; se sabe que el software antivirus en particular es una de las principales causas de los pantallazos azules, así que si el equipo es capaz de arrancar, prueba a desinstalar lo último que hayas instalado.

Si esto no es posible y si tienes la función de restaurar sistema activa (altamente recomendable, todo sea dicho), entonces se habrá creado un punto de restauración justo antes de instalar el software, así que no es mala idea restaurar el sistema para devolver el PC a la normalidad. Haz clic en el botón de Inicio y escribe «Recuperación» para acceder a esta utilidad, y en la ventana que se abre selecciona «Abrir Restaurar sistema». Esto también puedes hacerlo arrancando desde un pen drive de instalación de Windows.

Restaurar sistema

Se abrirá una ventana en la que te mostrará los puntos de restauración posibles, y desde donde podrás ver también los programas afectados.

Restaurar sistema programas

Simplemente selecciona el punto de restauración que te interesa y sigue el asistente. El equipo se reiniciará y realizará todo el proceso automáticamente, el cual normalmente no dura más de unos minutos (pero depende de la velocidad de tu PC, especialmente de su almacenamiento).

Problemas de drivers

Si tras esto sigues teniendo el BSOD IRQL NOT LESS OR EQUAL y muy especialmente si aparece con la palabra DRIVER primero, deberás pensar si has actualizado algún driver recientemente y, al igual que hemos explicado en el paso anterior, o bien desinstalar dicho driver y volver a la versión anterior que tenías antes, o bien restaurar sistema ya que cuando actualizas drivers también se crean puntos de restauración.

En todo caso, si estás seguro de cuál es el driver que actualizaste y a partir del cual empezaste a tener estos BSOD IRQL NOT LESS OR EQUAL, siempre puedes intentar reinstalarlo manualmente. Para ello, haz clic con el botón derecho del ratón sobre el botón de Inicio y selecciona Administrador de dispositivos. En éste, despliega la sección correspondiente para encontrar el dispositivo, haz clic con el botón derecho sobre él y selecciona «Actualizar controlador».

Actualizar controlador AHCI en Windows

También puedes seleccionar ahí «Desinstalar el dispositivo» y reiniciar el equipo; al arrancar de nuevo, el sistema operativo detectará que a ese dispositivo le faltan los drivers y los instalará de nuevo automáticamente, así que no tendrás que preocuparte de hacerlo a mano.

Cambios o mala configuración de tu hardware

Al instalar un nuevo hardware, es imperativo que antes de hacerlo investigues si es compatible. Se sabe que, concretamente, cambiar la RAM o pasar de una memoria de un solo canal a dual channel (es decir, pasar de 1 módulo a 2 módulos) puede causar el BSOD IRQL NOT LESS OR EQUAL. Además, la RAM es uno de los componentes de hardware que se actualizan con más frecuencia, lo que hace que lidiar con módulos de RAM antiguos pueda causar problemas reales.

Te recomendamos por lo tanto asegurarte de que el dispositivo de hardware que has instalado es, efectivamente, compatible con el resto de tu sistema. Si es el caso de la memoria RAM, te recomendamos probar a instalar los módulos en otros zócalos o a utilizar una herramienta de diagnóstico, como Windows Memory Diagnostic.