DAS USB o disco duro externo, ¿qué tiene mejor rendimiento?

DAS USB o disco duro externo, ¿qué tiene mejor rendimiento?

Rodrigo Alonso

Cuando quieres conectar almacenamiento externo a tu PC, generalmente lo tienes fácil: un pen drive si no tienes necesidad de mucha capacidad, o un disco duro USB si tienes mayores necesidades de almacenamiento. Sin embargo, cuando buscas el mejor rendimiento, ¿es mejor opción un DAS de discos USB, o un disco externo individual? Vamos a verlo.

Desde luego, la opción sencilla es un disco externo, y generalmente los usuarios no recurrimos a dispositivos como los DAS si no tenemos grandes necesidades de almacenamiento y, además, queremos que este sea fijo (ya que un DAS lógicamente no tiene la misma portabilidad que un disco externo, y menos que un pen drive). Entonces, ¿es el rendimiento una de las ventajas de los DAS frente a los discos duros USB?

DAS o disco duro USB, ¿qué da mejor rendimiento?

Si partimos de la base que un DAS no es sino un disco duro externo, entonces la respuesta a la pregunta es muy sencilla: da lo mismo uno que otro. No obstante, una de las ventajas que nos dan los DAS es precisamente la posibilidad de combinar varios discos duros en un único volumen, pudiendo configurarlo -depende del DAS- en configuraciones RAID. En este caso, si hablamos de RAID0 y la interfaz del DAS lo permite, teóricamente tendríamos el doble de velocidad de lectura.

Tomemos como ejemplo dos unidades con un alto nivel de ventas. Por un lado, un disco externo Seagate Expansion Desktop que contiene un disco duro de 3,5″ de 6 TB de capacidad, con interfaz USB 3.0, y por otro un DAS TerraMaster D2-310 con capacidad para dos unidades de disco duro de 2,5/3,5 pulgadas y con interfaz USB 3.1.

DAS Terramaster sin disco duro

La velocidad del disco duro externo de Seagate es de unos 195 MB/s de lectura y 190 MB/s de escritura, mientras que la velocidad máxima teórica del DAS de TerraMaster es de 401,7 MB/s de lectura y 412,9 MB/s de escritura; como podéis ver a simple vista, la velocidad que ofrece el DAS es del doble que el disco duro, pero esto es por dos motivos: por un lado por la posibilidad de configurar un volumen en RAID0 que duplica la velocidad, y por otro porque el DAS es USB 3.1 y lo hemos comparado con un disco duro USB 3.0.

Si cambiamos este DAS por el modelo D5-300, que tiene 5 bahías pero la interfaz es USB 3.0, sus velocidades teóricas máximas pasan a ser de hasta 215 MB/s de lectura y 237 MB/s de escritura. Aquí vemos un ligero aumento de velocidad, pero tampoco como para echar cohetes, y además debéis tener en cuenta que estas velocidades son las máximas teóricas y siempre dependerán del disco duro que instalemos en el DAS, así como de la marca y modelo de éste.

Entonces, ¿no es mejor un DAS?

Los DAS proporcionan muchas ventajas frente a un disco duro externo USB, pero el rendimiento no es la mayor de ellas. Es cierto que si la controladora del DAS es buena podremos sacarle el máximo partido a la interfaz, algo que normalmente no sucede con los discos duros externos, pero realmente si te decides por adquirir un DAS en lugar de un disco externo debería ser para poder tener mayores tamaños de volumen y más versatilidad, renunciando eso sí a la movilidad, no por el rendimiento.

Sí es cierto que cuando hablamos de altas cargas de trabajo un DAS da mejor resultado en términos de rendimiento sostenido, ya que por norma general tienen su propia controladora, algo que alivia de carga al procesador, y por otro lado cuentan con un sistema de refrigeración propio que mantiene los discos instalados en él a una mejor temperatura de funcionamiento, prolongando así su vida útil.

Así pues, debes valorar qué es lo que más te interesa a la hora de escoger una u otra opción. Un DAS sale bastante más caro, pero te da mayores posibilidades en cuanto a capacidad, mayor versatilidad de uso y sí, mejor rendimiento. Un disco duro externo te da mayor movilidad y por supuesto es bastante más económico que tener que comprar un DAS y sus discos duros aparte.