Si se va la luz en tu casa, ¿se te puede estropear el PC?

Nuestros PCs necesitan una corriente constante de electricidad para poder funcionar, pero sucede con frecuencia que se va la luz en el domicilio y, salvo que tengamos un SAI, el PC se apaga inesperadamente. ¿Esto puede causar daños en el PC? Vamos a ver cuáles son las consecuencias de los cortes eléctricos en el PC, y cómo puedes evitar que el equipo sufra daños.

La electricidad que fluye por la instalación de nuestros hogares no es constante, pues la corriente puede fluir y refluir con valores por debajo y por encima de los valores ideales. Además de esto, a veces también suceden los llamados apagones o cortes eléctricos, problemas que se escapan normalmente a nuestro control (averías, cae un rayo, etc.) y que en ocasiones pueden dañar aparatos eléctricos conectados a la corriente, incluyendo por supuesto el PC.

¿Los cortes eléctricos pueden dañar tu PC?

Los sistemas operativos para PC son complejos y deben pasar por una «secuencia de apagado» para asegurarse de que finalizan todos los procesos en ejecución antes de poder apagar el equipo. Una pérdida repentina de electricidad interrumpirá esta secuencia y puede dejar procesos «a medio terminar», por lo que existe la posibilidad de corrupción de archivos, dañando el sistema operativo.

El mayor peligro radica en los archivos de sistema; si el sistema operativo está ocupado editando un archivo importante cuando se produce el corte eléctrico (como una actualización del sistema), este archivo puede quedar inutilizable e impedir que el equipo pueda volver a iniciarse al toparse con este archivo corrupto en el proceso de arranque.

El PC sufre cuando hay cortes eléctricos

Incluso si tienes suerte y durante el corte eléctrico no se ha dañado ningún archivo de sistema y el equipo arranca con normalidad, puede que se hayan ido al traste otros archivos que estuvieras utilizando en ese momento, como una partida guardada de un juego o un documento en el que estuvieras trabajando.

Otro problema que suelen causar los cortes eléctricos está relacionado con los discos duros, y más concretamente con los discos mecánicos tradicionales. En éstos, el cabezal de lectura y escritura se mueve sobre los platos giratorios durante el funcionamiento y vuelve a su posición original tras la pérdida de energía. Ese movimiento repentino puede causar imperfecciones que se acumulan con el tiempo y aumenta la probabilidad de sufrir el llamado «head crash«, cuando el cabezal toca y raspa la superficie de los platos e inutiliza el disco duro.

Head Crash en un disco duro creado por cortes eléctricos

Los dispositivos de estado sólido SSD también pueden sufrir daños a causa de los cortes eléctricos, y los problemas pueden variar desde corrupción de datos hasta que se «mueran» y nunca más vuelvan a encenderse, si bien muchos SSDs modernos ya cuentan con mecanismos de protección contra cortes de corriente.

Finalmente, la fuente de alimentación es otro de los componentes que más sufre con estos cortes de energía, pero también es la que mejor preparada está para ello porque la inmensa mayoría de fuentes para PC del mercado incorporan mecanismos de protección contra cortes de luz, cortocircuitos, sobre voltaje, etc. Con todo, cuando hay un «petardazo» que produce que el PC se estropee por el corte, la fuente de alimentación casi siempre suele ser el elemento más damnificado (pero siempre es mejor que se estropee solo la fuente que todo lo que va conectado a ella, ¿no?).

Cómo evitar que se dañe el PC cuando se va la luz

Realmente, la única protección que garantiza la máxima seguridad ante los cortes de electricidad es tener un SAI para evitar que el PC se apague cuando se va la luz, dándonos margen de maniobra para poder realizar un apagado controlado del PC y evitar así que se dañe nada o que se queden cosas a medias, o bien dándonos el tiempo necesario para ir a levantar el automático que se ha bajado en el cuadro de luz.

Cómo funciona un SAI

Los SAI además cuentan con protecciones adicionales contra sobre tensiones, y si algún componente sufre con los cortes eléctricos es precisamente el SAI, pero no hay nada mejor preparado para ello (de hecho muchos de ellos incorporan un fusible, que será el elemento que se rompa si hay problemas y que es fácilmente reemplazable).

Lamentablemente, un SAI es el único elemento que nos puede ayudar y proteger contra los cortes eléctricos, y aun así tiene un tiempo de funcionamiento limitado ya que simplemente le estamos poniendo una batería al PC (además de filtros adicionales y demás). Con todo, es una compra de la que nunca te arrepentirás y que siempre recomendaremos, incluso aunque tu instalación eléctrica esté en buen estado y no tengas cortes frecuentes.

¿Merece la pena revisar la instalación eléctrica si sufres muchos cortes?

Enchufe en llamas

Si vives en una casa que ya tiene unos cuantos años serás bastante más vulnerable a los problemas eléctricos que si vives en una casa más moderna con una instalación nueva. Debes saber que si los problemas de cortes eléctricos son reincidentes tienes derecho a reclamar daños a la compañía eléctrica, y además también puedes solicitar una revisión de mantenimiento de la instalación que debería ser gratuita.

Ahora bien, si la instalación eléctrica está en tan mal estado que para solucionar los problemas debes cambiarla entonces eso es algo que deberás costear de tu bolsillo. El precio depende mucho de la zona donde vivas y del trabajo que haya que realizar, pero el renovar toda la instalación eléctrica de un hogar medio y cambiar todo el cuadro por un electricista profesional es una tarea que lleva varios días y cuyo precio suele partir de los 2.000 euros para arriba, repetimos que dependiendo del trabajo que haya que hacer y de los componentes que haya que cambiar.

Con todo, cuando los problemas y cortes eléctricos son tan frecuentes y graves que terminas teniendo problemas en los aparatos eléctricos de tu domicilio, es algo que deberías plantearte. Con un poco de suerte puede que tu seguro de hogar cubra estas cosas y que no tengas que gastar dinero, así que te recomendaríamos llamar a tu seguro para preguntar antes de nada, porque igual te llevas una grata sorpresa.

1 Comentario