¿Puedes tirar las cajas de lo componentes, o es mejor guardarlas?

¿Puedes tirar las cajas de lo componentes, o es mejor guardarlas?

Rodrigo Alonso

Cuando compras cualquier componente de hardware para el PC, o incluso cuando compras un PC completo, la gran mayoría de sus piezas (por no decir todas salvo los discos duros mecánicos) vienen con cajas. Mucha gente guarda un tiempo prudencial estas cajas «por si pasara algo» pero, ¿puedes tirar las cajas sin problema, o es mejor guardarlas? ¿Pasa algo si las tiras? Vamos a explicarlo.

Cualquier componente de PC viene en su embalaje original, en el que normalmente se nos da información del producto y cuenta con imágenes llamativas, pero cuya principal funcionalidad es la de proteger el componente para que no sufra daño durante su transporte hasta que llega a tu hogar.

Sin embargo, una vez que ya hemos sacado el componente y lo tenemos montado, ¿qué hacemos con las cajas? Porque evidentemente ocupan bastante espacio, ¿verdad? ¿Se pueden tirar estas cajas sin problemas?

Guardar o tirar las cajas de los componentes

El principal motivo por el que podrías querer guardar las cajas de los componentes que has comprado es por si se estropean, para poder enviarlos a garantía, motivo por el que el «tiempo prudencial» que comentábamos al principio suelen ser dos años. Pero claro, hablamos de tener estas cajas durante dos años ocupando espacio, y en realidad lo estaremos haciendo para nada.

Caja-Ryzen-9-3950X

 

Y lo hacemos para nada porque hoy en día ningún fabricante te pide que envíes el producto a garantía en su embalaje original, con una única salvedad: cuando devuelves un producto haciendo uso del derecho de desestimiento, que según la ley es de un periodo de entre 15 y 30 días como máximo.

Por lo tanto, si este era el motivo por el que guardabas las cajas, debes saber que ese tiempo prudencial es de como mucho 30 días, y no dos años, ya que para enviar un producto a garantía lo puedes hacer en cualquier caja, que no tiene que ser necesariamente su embalaje original.

Motivos por los que podrías querer quedarte algunas cajas

Si eres una persona que se lleva el PC de un lado a otro constantemente, o si tienes previsión de hacerlo próximamente, guardar la caja de la caja (o torre) del PC puede ser una muy buena idea para poder llevarla más cómodamente y mejor protegida. También puede servirte para guardar dentro tu anterior PC, si no quieres tirarlo. La parte mala de esto es que ésta es la caja más grande y que más espacio ocupa.

Otra caja que puedes querer guardar es la de la placa base. ¿Por qué? Porque tiene el tamaño ideal para guardar los «sobrantes» del resto de componentes, como los manuales de instrucciones, cables que no usas de la fuente, tornillería de la caja del PC, etc.

Por supuesto, si eres una persona que cambia mucho de hardware y planeas vender algún componente recién comprado dentro de poco, deberías guardar su caja porque eso le da un valor añadido en el mercado de segunda mano. Igualmente, otro motivo que podría llevarte a querer quedarte con las cajas es por mero coleccionismo.

Finalmente, otra caja que podrías querer guardar de manera indefinida es la del procesador en el caso de que éste venga con su disipador de stock y no vayas a utilizarlo por haber comprado otro mejor. Nunca se sabe cuándo puedes llegar a necesitar el disipador de stock, y siempre es mejor tenerlo guardado en su caja, ¿no?

Por lo demás, puedes tirar las cajas de los componentes de hardware tranquilamente. Eso sí, nuestra recomendación es que esperes 15-30 días por si acaso te arrepientes de la compra de alguno de ellos y quieres echar mano del derecho de desestimiento, en cuyo caso sí es necesario devolver el producto en su embalaje original.