¿Se puede conectar una consola y jugar en la pantalla de un portátil?

Como bien sabéis es necesario tener un monitor o una TV a la que conectar una consola para poder utilizarla y jugar con ella, así que es probable que muchos de vosotros os hayáis preguntado que si un ordenador portátil o incluso un All in One tienen pantalla integrada, ¿se podrá conectar una consola y usar esa pantalla para jugar? En este artículo vamos a abordar esto y os vamos a contar las alternativas que hay.

Si utilizas un PC tradicional consistente en el equipo con su monitor y periféricos, y el monitor tiene conexión HDMI, es muy sencillo conectar una PS4, Xbox One u otras consolas y utilizar el monitor del PC para jugar (de hecho, si el monitor tiene varias entradas de vídeo ni siquiera tendrás que estar conectando y desconectando uno y otro para cambiar entre PC y consola). Sin embargo, con los ordenadores portátiles y los AIO la cosa cambia, a pesar de que también cuenten con puerto HDMI.

No, no puedes conectar la consola en tu ordenador portátil

Seguro que habrás visto una entrada HDMI en tu ordenador portátil y has pensado en conectar tu consola de videojuegos y te has quedado con cara de tonto o extremadamente confundido por el hecho de que no se ve la imagen. Tu cabeza empieza a discurrir y piensa lo siguiente: ¿Por qué puedo hacerlo con cualquier puerto HDMI de mis monitores o televisores y, en cambio, con un ordenador portátil no puedo? Bueno, de manera literal, sí que puedes conectarlo en realidad.

HDMI en portátil

El problema radica en que los puertos HDMI de los ordenadores portátiles son puertos únicamente de salida de vídeo, es decir, que solo sirven para sacar la imagen del portátil a un monitor externo y no al revés. Por lo tanto, aunque puedes conectar la consola a un portátil, no servirá de nada porque ese HDMI no admite conexiones entrantes.

El HDMI de tu portátil es de salida, no de entrada

Para entender lo que ocurre hemos de tener en cuenta que la pantalla de tu ordenador portátil no se encuentra conectada al puerto HDMI, por lo que no va a recibir la señal y lo que se encuentra conectada a dicho puerto es la tarjeta gráfica del equipo. El problema es que a esto hemos de añadirle que dicho puerto es de salida y no es bidireccional. Es decir, para que la imagen se transmitiera desde la consola al portátil necesitaríamos un puerto HDMI In como el que tienes los monitores y que, por tanto, recibiera información, no la enviara

HDMI Monitor

A efectos prácticos, una consola es como un ordenador y su puerto HDMI es igualmente de salida y nunca de entrada. En consecuencia, tanto los puertos HDMI de las consolas como de los ordenadores portátiles son siempre de salida y solo sirven para conectar directamente un monitor o TV a ellos, así que salvo en el caso que hemos mencionado antes de algunas excepciones en ordenadores All in One, nunca podrás utilizar la pantalla del portátil para conectar una consola.

¿Qué ocurriría si mi portátil tuviese entrada HDMI-In?

Pues es una buena pregunta, lo primero y más sencillo es que en la placa base hubiese un conversor de la señal HDMI a eDP, para que así la imagen llegase de manera directa al monitor. Pero esto tendría que estar preparado para admitir dos señales de video y el usuario poder cambiar entre una y otra con una tecla o un botón.

Conector eDP

Claro está que en un ordenador portátil tener una entrada HDMI-in no significaría solo poder conectar la consola de videojuegos, sino también usar el puerto para capturar vídeo y es más que probable que los fabricantes optaran por esta opción. Entonces sería necesario integrar una capturadora de vídeo en el hardware. Claro está que podríamos utilizar también los códecs de vídeo por hardware de la tarjeta gráfica, el NVENC de NVIDIA o el VCN de AMD.

El problema es que este proceso, aunque ideal para la edición de vídeo en caliente, es horrendo para jugar a juegos por la enorme latencia que añade entre que vemos la imagen en pantalla y hacemos la pulsación del botón. Por lo que no nos serviría para jugar a videojuegos. Además, que la tarea de capturar vídeo ya lo hacen las capturadoras de vídeo externas y nadie se compra un PC para gaming con su potente tarjeta gráfica para acabar conectando una consola de videojuegos al mismo. Sería como usar un coche como sidecar de una motocicleta.

La excepción de los ordenadores All in One

All in one

Si nos fijamos bien, un ordenador All in One no es más que un monitor de sobremesa al que se le ha metido dentro una placa base de portátil. Sin embargo, algunos de ellos están construidos no con pantallas de televisor, sino con monitores y tienen entradas HDMI-In que nos permiten conectar una consola de videojuegos como si se tratase de un monitor o televisor normal. Suelen ser la excepción, pero si no tienes espacio puedes ser una solución.

El motivo por el cual estos ordenadores suelen tener una entrada HDMI-In no es para conectar la consola al portátil, sino para duplicar la pantalla o para extender el escritorio de otro ordenador. Aunque como ya hemos dicho, esto es producto de reciclar la circuitería de un monitor o televisor. Ya que para algunos fabricantes les sale más a cuenta hacer esto.

Por lo tanto, si tienes un ordenador All in One y pretendes aprovechar su pantalla como monitor para conectar otras fuentes de vídeo como puede ser por ejemplo una consola, deberás fijarte en que el equipo cuente con entradas de vídeo HDMI In, puesto que de lo contrario te encontrarás en la misma tesitura que con los ordenadores portátiles y a pesar de que físicamente puedas conectar una consola, ésta no funcionará.

Cómo jugar con tu consola en la pantalla de tu PC portátil

Por suerte, tanto SONY como Microsoft incorporan la capacidad de jugar a sus consolas en un ordenador portátil, aunque lo hacen con cierta trampa, ya que hacen usa de tecnología remota para transmitir. La trampa detrás de ello es que el hardware de las mismas consolas es el que se utiliza para sus plataformas de Cloud Gaming. ¿Y qué relación tiene con lo que buscamos? Simple, nuestra consola en casa se puede convertir en un servidor en la nube local, el cual puede transmitir nuestras partidas a otra pantalla.

En el caso de la PlayStation 4 de SONY existe PS4 Remote Play, mientras que en el caso de las consolas de Microsoft tenemos Xbox Play Anywhere. Ambos se basan en el mismo concepto que os hemos comentado antes. Eso si, con tal de evitar latencias indeseadas en la experiencia de juego, la calidad se verá reducida. ¿Nuestro consejo? Procura tener tanto el portátil como la consola conectados vía cable de red al rúter de internet para que tengan el mayor rendimiento posible.

Lamentablemente, en la actualidad estas son las únicas alternativas que tenemos para poder jugar a la consola en un portátil, salvo las raras excepciones de equipos que incorporan un puerto HDMI de entrada que, generalmente, son equipos profesionales y bastante caros.

Alternativas

Existen alternativas a poder jugar a los juegos de tu consola en el PC. La primera de ellas es el XCloud de Microsoft, el cual al contrario del Game Pass que es un servicio de juegos a la carta que se ejecutan en el sistema del usuario y como su nombre indica es un servicio de juegos en la nube que se incluye junto a Xbox Game Pass Ultimate. La otra opción es PlayStation Now, el cual se fusionará con PS Plus a partir de junio de 2022 y pasará a llamarse PlayStation Plus Extra y PlayStation Plus Premium.

Ambas opciones son excelentes si tienes un portátil de bajo rendimiento y quieres jugar a videojuegos.

¡Sé el primero en comentar!