Ozone BoomBox, review: tarjeta de sonido 7.1 externa USB para tus auriculares

Hoy os traemos el análisis del Ozone BoomBox, la nueva tarjeta de sonido USB con 7.1 virtual que Ozone ha lanzado al mercado, y con la que podremos convertir cualquier auricular que tengamos en gaming, además de poder disfrutar de sonido 7.1 virtual envolvente para ver películas o para tener experiencias más inmersivas en juegos.

Si tienes unos auriculares con conectividad jack y no quieres gastarte el dinero que cuestan unos auriculares gaming, el Ozone BoomBox es una excelente solución que te arreglará muchos problemas. Por ejemplo, es posible que, si usas la salida jack de tu caja, te encuentres con ruido de la tarjeta gráfica (coil whine) que te llegue porque la tarjeta de sonido de la placa no esté bien aislada.

Este tipo de tarjeta de sonido externa viene incluida en algunos auriculares, como en los HyperX Cloud II. A pesar de que esos son unos excelentes auriculares, en algunas ocasiones obtenemos un mejor rendimiento de unos auriculares si compramos unos buenos por separado y luego nos ocupamos de comprar una tarjeta de sonido adecuada.

En el caso de la Ozone BoomBox, tenemos todo lo que necesitamos para convertir en gaming cualesquiera auriculares que ya tengamos, u otros que tengamos intención de comprar.

Ozone BoomBox: características técnicas

La Ozone BoomBox es compatible con cualesquiera auriculares estéreo con salida jack de 3,5 mm que tengamos. La entrada es de jack de 3,5 mm, y en la salida tenemos una toma USB que podemos conectar a nuestro PC, pero también a consolas como PS4 o Switch.

La longitud del cable es de 2 metros, por lo que podemos llevar hasta la parte trasera de nuestro PC unos auriculares que ya tengamos. En la propia tarjeta tenemos la opción de controlar el volumen del micrófono y de los auriculares, así como silenciar el micrófono o activar y desactivar la emulación de sonido 7.1.

Unboxing y análisis externo

La caja del BoomBox es realmente compacta, lo cual es posible gracias a que el producto sólo incluye el propio cable con la tarjeta de sonido, además de un pequeño manual de instrucciones.

La tarjeta de sonido tiene una clavija de jack bastante sólida y que requiere hacer algo de presión para meterla, lo cual es de agradecer porque suele ser normal dar algún tirón sin querer y que el cable se acabe soltando. También podemos engancharnos la propia tarjeta de sonido en la ropa con la pinza incluida en la parte trasera. El cable, como decíamos, tiene una longitud de 2 metros, y está mallado, lo cual garantiza una excelente durabilidad.

Prueba

La tarjeta de sonido externa puede usarse tal y como viene por defecto. El sonido que ofrece por defecto es igual al de la tarjeta de sonido de los HyperX Cloud II, sin que haya notado ninguna diferencia jugando, escuchando música o viendo películas. Los controles de volumen son bastante sólidos y no vamos a accionarlos por accidente.

Lo más curioso de todo es que la emulación de 7.1 no funciona. Si presionas el botón, se enciende la luz, pero no se nota absolutamente ninguna diferencia en cuanto a la calidad de sonido, ni se genera ese efecto de “eco” que normalmente se oye con las emulaciones 7.1.

Esta función tampoco se activa con la suite de software que la compañía pondrá a disposición de los usuarios en su web en los próximos días. Como podéis ver en las fotos, no hay ninguna opción que nos permita activarla en el software, ya que además la función está pensada para funcionar sin que éste haga falta.

De todas formas, a nivel personal, la emulación 7.1 de este tipo de dispositivos deja siempre mucho que desear. Es mucho mejor tener una fuente estéreo 100% fiable, ya que en juegos como CS:GO vamos a poder identificar a los enemigos sin problemas de esa forma. Tampoco existe prácticamente ningún modelo que ofrezca 7.1 real, así que no estamos perdiendo tampoco gran cosa. Al final el botón lo único que hace es encender o apagar el LED.

Por último, la calidad de sonido del micrófono es idéntica también a la que ofrece la tarjeta de sonido de los HyperX Cloud II sin que podamos notar ninguna diferencia en ganancia o calidad. Un gran punto a favor de esta tarjeta.

Conclusión

El Ozone BoomBox nos permite usar cualesquiera auriculares que tengamos en casa con nuestro ordenador sin que vayamos a tener problemas de interferencias por otros componentes o ruidos si tenemos una tarjeta de sonido mala. Además, nos ofrece 2 metros de alargadera de cable, lo que nos permitirá usar los auriculares a una mayor distancia si tenemos la torre del PC lejos. El precio es también bastante ajustado, donde además no encontramos ningún producto parecido en el mercado.

Pros

  • Excelente calidad de sonido sin ruido ni interferencias
  • Control de volumen para auriculares y micrófono
  • Botón para silenciar micrófono
  • Cable mallado

Contras

  • El botón de 7.1 no hace nada

Por ello, el Ozone BoomBox recibe la medalla de oro, y nuestra recomendación por su relación calidad/precio.

Podéis comprarlo en el siguiente enlace.